15 M, PSOE (socialdemócratas) y líderes del futuro —by j re crivello

Pedro Sánchez se dirige al 15-M en el Congreso del PSOE: “La regeneración insatisfecha va a llegar”

Pero los discursos huecos no solucionan ni abren caminos, para Z. Bauman: “Estamos en un estado de interregno, entre una etapa en que teníamos certezas y otra en que la vieja forma de actuar ya no funciona. No sabemos qué va a reemplazar esto. Las certezas han sido abolidas. No soy capaz de hacer de profeta. Estamos experimentando con nuevas formas de hacer cosas. España ha sido un ejemplo en aquella famosa iniciativa de mayo (el 15-M), en que esa gente tomó las plazas, discutiendo, tratando de sustituir los procedimientos parlamentarios por algún tipo de democracia directa. Eso probó tener una corta vida. Las políticas de austeridad van a continuar, no las podían parar, pero pueden ser relativamente efectivos en introducir nuevas formas de hacer las cosas”.

Aunque las dudas emergen, el progreso concebido en los términos del Mito de la Izquierda se ha acabado, le sustituirá el cambio que proviene de las grandes corporaciones, de la red y de la voluntad cooperativa de las empresas en red. Esta confluencia impulsa un nuevo paradigma social con otras leyes cuyas características son horizontalidad, rapidez, confluencia y creatividad entre diferentes espacios inter-culturales (1).

A colación de lo que manifiesta Z. Bauman, el 15 M español representó un movimiento a la defensiva que muestra la asfixia y la irritabilidad social de un periodo, pero sus límites aparecen en la incapacidad de incidir en la vida diaria de una manera emprendedora. Pero marca un antes y un después al romper el bipartidismo e incluir a una nueva generación como actor social. En cuanto a las políticas de austeridad, estas responden a la crisis del Welfare State (1), la globalización reduce los recursos de los Estados avanzados y transfiere a otros Estados –los emergentes- una parte de la riqueza social generando desigualdad en el centro, irritación social y variabilidad en las respuestas las cuales son imprevisibles. Nadie conoce el futuro personal, ni siquiera de su propia ciudad.

Las nuevas formas de hacer las cosas no surgirán desde el Estado sino de las empresas, privadas, la cooperación y la actuación en red.

El cambio —dirá Z. Bauman “de un partido por otro partido no va a resolver el problema. El problema hoy no es que los partidos sean los equivocados, sino que no controlan los instrumentos. Los problemas de los españoles no están confinados al territorio español, sino al globo. La presunción de que se puede resolver la situación desde dentro es errónea”.
Nada que agregar a lo que dice Z. Bauman, tal vez insinuar que la globalización y el crecimiento de la red es tan acelerado, que sus propios actores no pueden visualizar la destrucción del paradigma actual. Por ello los líderes en esta etapa son tan importantes, y debemos preguntarnos si poseen la visión, el sentido de riesgo y el capital emocional para abrir nuevos espacios.

 

(1) J re crivello. Mitos, modernidad líquida e irritabilidad social. Libro en preparación para editar a finales de 2017.

Anuncios