2bb1901e47866f96352dd2401434cc38

Artículo que he publicado en Mundiario y que plantea la próxima gran escapada. By j re crivello

Stephen Hawking llegó a decir, con su voz sintetizada emitida por un ordenador, que la vida inteligente es tan poco frecuente que aún no ha aparecido en la Tierra.

Esta larga frase aparecida en un periódico digital me puso en la pista de siempre. ¿Iremos o no iremos? Por casualidad hice la pregunta a mi ayudante digital de la Inteligencia Artificial con quién escribo los artículos para MUNDIARIO. Car Rawson tosió —ahora ha aprendido a toser como los humanos cuando no sabe la respuesta—, pero en unos segundos vacío toda la red y obtuvo una respuesta:

“La tecnología de vela solar que se está desarrollando con el proyecto Breakthrough Starship podría acelerar naves a un 20% de la velocidad de la luz y llegar a Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar donde el año pasado se descubrió un planeta potencialmente habitable, en unos veinte años” y cuál sería la sorpresa que era de Stephen Hawking. Por ello me dirigí a un profesor de física y mates que es mi cuñado y sonriendo respondió:

No será aumentando la velocidad, sino atravesando o curvando el espacio. Y si fuéramos a la velocidad de la luz, lo que viajaría es la luz no nuestra masa. Y me dio el ejemplo del haz de luz que crean los fotones al abrirse el ascensor y si intercedemos la puerta no se cierra. Salí de allí y tan solo mire por internet un proyecto de la NASA.

En el último simposio del NIAC (NASA Innovative Advanced Concepts), el profesor Phillip Lubin, científico de la NASA que trabaja en el programa Deep-In (Directed Energy Interstellar Precursor ha explicado que la propulsión fotónica se basa en un sistema de láseres que producirían la energía necesaria para impulsar una nave, por lo que se eliminaría el uso de los actuales motores a base de combustibles, que son pesados y ocupan gran parte de espacio en una nave y reduciría el viaje a Marte a tres días, pero… ¡ay! solo soportarían este viaje tan solo los robots.

Una risa nasal de Car Rawson y un ¡ahí! ¡Ahí decía yo! Mostro que la I. A. y Car Rawson podrán ir antes que nosotros. Pero fiel al estilo humano respondí: ¡pondré mi culo en Marte!

 

Nota;

Gracias, Juan Delgado por la clase de física.

Link al artículo

http://www.mundiario.com/articulo/sociedad/lleva-culo-marte-get-your-ass-to-mars/20170621201742092705.html

 

Anuncios