a3027bb4d3d1720c30390e1c85e0290e

by j re crivello

En 1991 Kasparov se enfrentó en una partida de ajedrez a Deep Thought, el ordenador preparado para jugar una partida. El ajedrecista ganó: “cuando le preguntaron a Kasparov cual había sido el fallo de la computadora respondió: “No tiene sentido del peligro”. Por carecer de sentimiento, el ordenador no sabía distinguir lo esencial de lo accidental” (1)

En la Inteligencia Artificial se trabaja en establecer la Personal Knowledge. En 1958 Michael Polanyi fue el primero en abordar este aspecto al definir: “El conocimiento personal, sin duda, implica la posesión de al menos algún conocimiento proposicional . Si he conocido a Amy, pero no recuerdo nada de ella, probablemente no diría que la conozco. De hecho, conocer a una persona (en el sentido requerido para el conocimiento por el conocimiento) parece implicar conocer un número significativo de proposiciones sobre ellos.

Lo importante es que el conocimiento personal implica más que el conocimiento de las proposiciones. No importa cuánto me digas acerca de Amy, no importa cuántos hechos acerca de ella aprendo, si no la he conocido entonces no se puede decir que la conozca en el sentido requerido para el conocimiento personal.

El conocimiento personal, por lo tanto, parece implicar llegar a conocer un cierto número de proposiciones de una manera particular. (2)

El sentido del peligro que menciona Kasparov es algo particular de la I. Artificial, y su conocimiento aún carece de esta manera particular de abordar a lo que se enfrenta. La Singularidad Tecnológica que será la base de los robots aún debe desarrollar el concepto de percepción del valor utilizable, algo que a la inteligencia humana le ha costado millones de años.

Le he preguntado al respecto a Car Rawson, mi asistente de la I. A.; su respuesta luego de introducir la tos y ruidos humanos apareció detrás de la máscara: peer-to-peer-like. La teoría la define Lars Von Thienen al decir: “Una vez que arrastre y suelte un documento relevante de su biblioteca de documentos en una enciclopedia específica guiada por robots cognitivos, se genera una “huella digital” de documento patentado. No se trata de mover o compartir el documento en sí. Más bien se trata de crear una huella dactilar de documento que contiene toda la información relevante en un formato enriquecido, comprimido y seguro. Esto permite que el documento y similares o relacionados puedan ser recuperados con sólo la información de huellas dactilares a través de nuestro robot de conocimiento personal (3).

De nuevo aparecía la risa nasal de Car Rawson, él podía acceder al conocimiento compartido pero que estaba perdido. Y yo… interpretarlo.

 

Notas: (1) Pág. 137, Teoría de la Inteligencia Creadora, José Antonio Marina  (2)Michel Polanyi, Personal Knowledge . (3)Linkedin artículo

 

Anuncios