4ec1a28979d2c782684c1f804f66cf5f

by j re crivello

Nos enfrentaremos a camaleones gigantes, ranas hinchadas, peces que vivirán sin agua, trenes que habrán dejado de rodar, nubes de color verde y masticable, redes cargadas de asesinos y perdedores clamando venganza.

¿Es el futuro? Tal vez si, impredecible y hueco. Diremos hueco, pues poseerá agujeros que asomarán a otras civilizaciones u otras civilizaciones visitarán al nuestro. Podemos citar que esta civilización Líquida tardía es la última que es previsible (la de este 2017), razonablemente construida. Lo que vendrá será el reino de la originalidad, del cambio, de la sucesión de descubrimientos que nos fascinarán y nos aguijonearán en dilemas complejos.

Podría citar de corrido los cambios, pero este artículo no trata de ello. De lo que tratamos es de los cambios que destruirán nuestro universo entendido como un sueño teológico de la vida y la muerte, la vida y el destino religioso de la salvación. Veremos nuevos humanos, robots y bios que competirán por el conocimiento de dos maneras, o agrupándose en talento por equipos, o trabajando individualmente asociados a maquinas capaces de emular recursos.

¿Y que pasara cuando regresen a casa?

Por las noches los emoticones saltaran a la velocidad de la luz mostrando soledades aisladas e irascibles. O felicidades ambiguas. Todo será un mundo ambiguo, tal vez canalla, construido por mentiras sucesivas apretando el botón de la imagen.

Líquido, si futuro líquido.

Nota:

10 Tecnologías que cambiarán nuestras vidas Link

Anuncios