b2d603bacd85458f3aace59f8825e18e

by j re crivello

¿Pizza? Buenos Aires huele a pizza, y tiene su catedral: Los Inmortales. Es un restaurante embudo, alargado, con retratos de artistas y soñadores. De percantas y choros (1). Y de gente normal.

Entran al templo 10 y salen otros 10, siempre lleno. Es una parte del corazón de la ciudad. Decidimos comer la Sra. C y el Sr A y quien relata. Nos traen kilos de pizza, esto no se acaba y reímos de una morocha y un morocho que en la mesa vecina comen como si fueran embajadores. Al retirarme un poco, veo que las piernas de la morocha son largas, dueñas del tango, del sabor a ejercicio de amor y sexo. La escena me aleja en polvorientos sueños, de meretrices, asesinos a sueldo, pajilleros que recrean señoras dotadas de atracción y pimienta.
¿Y el morocho? Es suave, con pelo duro y ojos de tigre. Le imagino como un sueco vernáculo que malcría a las señoras que le ven de noche, comiendo caramelos ácidos y bebiendo a solas en su sillón. Y… la pizza es un consuelo en este Buenos Aires dominado por los apetitos: ¿de ron?; ¿de queso?; ¿de carnes despiertas? Tal vez… elija estimado lector o lectora, convendremos que la sopa como elección sabe muy mal. ¿Pizza? ¡Si!

Notas:
Percantas: “percanta” en glosario de jergas y modismos de Argentina: (pop.) Mujer (LCV.), amante (LCV.), querida (LCV.), concubina.
Choro: Significado de “chorar”: tr. vulg. Hurtar, robar: le choraron el bolso en el metro.
morochos y morochas: Dícese de personas de tez morena pero subyace una subjetividad… No lo explico pues me meteré en camisa de once varas –j ré-

Anuncios