2862cb7a56f26567246b0916765838f5

by j re crivello

Este artículo está cargado de enigmas… mi obligación es escribir, los lectores situar y analizar

“En pocos días la Expedición Eldorado se internó en la inmutable jungla. Mucho después llegaron noticias de que todos los burros habían muerto. No sé nada del destino de los animales de menos valor. No pregunté. Cada vez estaba más agitado ante la perspectiva de conocer a Kurtz muy pronto”. (1) Apocalypse Now

Todos amamos y cuidamos de un kurtz interior. Y ese profundo foso de inseguridades y venalidades calcula fielmente los seguidores permitidos en la tribu que nos rodea. Fascinantes a veces, o en otros calculadores, siempre, el fantasma de Vietnam nos asola. Cuando un conflicto se apaga otro le sucede, a veces lo creamos agitando una diferencia, luego le agregamos una bandera y suponemos que nuestra especialidad es ser únicos e independientes. Solo nos queda inflamar la tierra –con consulta o sin ella. Ya antes de votar, de decidir, nuestra imaginación está dominada por este fuego por el conflicto. Nos domina Kurtz. El nos habla “como el fluir falso desde el corazón, de una oscuridad impenetrable”.

Las grandes decisiones surgen a partir de sentirse convencidos de una idea y dejar que esta sea dominada por “la emoción de Kurtz”, pero la historia nos señala que llevan a grandes fracasos. Y el tiempo perdido desgarra la sociedad en dos mitades que se abaten por un sueño.

 

Notas:

(1)Pág. 27 Apocalypse Now Edit La Vanguardia. El Corazón de las Tinieblas Joseph Conrad.

Solo la democracia y el respeto a las minorías alejan de nuestras vidas la “emoción de kurtz”

Anuncios