tumblr_m0gksk9crq1r07srvo1_500

by j re crivello

Ya estaba mayor, cada tanto le invitaban a soltar un monologo pero las arrojaba a un jarrón de metro y medio regalo de la Reina Sofía que estaba en su salón principal, pero aquel día su curiosidad innata le atrajo. Era para hablar en una sala de la Seat a los trabajadores invitados más. Aquello le recordó su monologo de 1951 a invitación de un grupo trotskista frente a la Fiat en Italia. Miro el reverso lo firmaba el director de Recursos Humanos de la empresa. Se armó de paciencia y con las gafas vio que era para dentro de dos horas. No dudo, sobre su pijama de franela y lentejuelas se puso una gabardina gris y se peinó con brillantina Floid que tenía en el botiquín desde hace 10 años.

Un taxi le dejo frente a la fábrica. Llego a un minuto de las 18. Un hombre tieso con dolor de almorranas le espeto: ¿Ud. es el Sr Chiquito? Si —respondió. Le llevaron hasta una sala inmensa que se fue llenando de trabajadores. Miró un papel que traía en blanco y lo desplegó como si alisara una servilleta de picnic antes de dormir la siesta bajo el árbol que todos deseaban. Su presentador repaso sus títulos, de Oxford y Cambridge y hasta gloso su arrojo de hablar frente a la fábrica de la Fiat en 1950. Luego le señalo y Chiquito cogió su hoja en blanco yendo hasta un atril, y garabateo con lápiz unas frases, para leer en voz alta:

“Acaba de conjurarme —dijo Don Quijote—, y pregunta lo que quisieres; que ya te he dicho que te responderé con toda puntualidad”. (1) En la sala reino el silencio. Al medio se levantó una mujer quien con voz fuerte y decidida dijo:

— ¿Cree Ud. señor Chiquito que conoceremos a otras civilizaciones? Chiquito se soltó la gabardina y su pijama brillante y de acrílico comprado en los chinos causo rumor. Luego dijo:

—Conoceremos dos civilizaciones, la que vendrá del espacio, de la cual aún no sabemos si serán cretinos o sabios y la de aquí. Luego bebió agua: Otro pregunto sin gran convencimiento luego de largar una parrafada sobre el poder obrero:

—La de aquí está sentada a su lado. ¡Son los jefes! Chiquito no se inmuto, su pijama brillo cual lentejuelas de bailaora de flamenco.

—En estos días Facebook ha tenido que parar un programa pues la Inteligencia Artificial que había implantado ya actuaba sola. La I. A. dominará a vuestros jefes y a nosotros —y levanto un poco la voz para agregar: la Revolución ya no llegará, pero asistiremos a la lucha entre humanos y robots. Vosotros sois los que metéis en los coches unas capsulas para que se dirijan solos —dijo con mirada inquisidora. ¿Qué pasará cuando una sola I. A. conectada diga a millones de coches que se dirijan solos? Mientras el rumor se agigantaba Chiquito anudo los tres botones de su gabardina y bajando del atril marchó en dirección a la salida.

— ¿A dónde va? —gritó uno a su espalda.

—Tengo hambre —dijo Chiquito y agregó—En vuestro comedor todo vale 1 Euro.

 

Notas:

Mañana La visita a la fábrica en 1950 a Italia.

Don Quijote, pág. 319, Edición de 1976

Cretino: [persona] Que es estúpido o necio.

“en las conferencias o mesas redondas en las que el público puede participar, siempre hay algún cretino que aprovecha para largar su discurso”

Anuncios