portada Planeta Zapatero

Ayer se ha despejado quien será el vicepresidente del Banco Central Europeo, han pasado ocho años desde que Luis De Guindos escribió este prologo para mi libro Planeta Zapatero, leerlo con el paso del tiempo permite observar que tal vez ha sido un buen ministro de Economía.

Le felicito Sr De Guindos. Un saludo cordial j re crivello

Luis De Guindos

Año 2010

La invitación por parte de Juan re crivello, para la elaboración del prólogo a su obra “Planeta Zapatero” coincide en el tiempo con una obra publicada de la que soy autor y coordinador “España, claves de prosperidad”, lo cual nos lleva a considerar el largo periodo de 2007/2010 que supone la aparición de la crisis en la economía y la sociedad española. La anterior crisis del año 1993/95 no ha sido tan complicada ni ha concitado tantos debates como la presente.

La obra Planeta Zapatero es una mirada mes a mes, desde una óptica de la sociedad inmersa en el fin del paradigma de los años del progreso ininterrumpido. También es una convivencia con las dificultades de un liderazgo político, del presidente Rodríguez Zapatero y la crisis que destapa las debilidades, fortalezas, insuficiencias y complicidades de la España de los años felices. Como la economía es una ciencia y a la vez una práctica, que establecen las personas y empresas entre sí, realizar un adecuado diagnostico, se me antoja tan necesario. Ante ello deberíamos considerar:

1. La crisis actual ha situado el PIB de 2009 en una caída del 4%. El desempleo supera la tasa del 18% y el déficit público ha sobrepasado el 10% con dificultades para remitir su elevado nivel probablemente hasta bien entrado el 2011. Observamos también, una fuerte contracción del crédito a las familias y empresas, cuyos niveles de endeudamiento están por encima de la media de los países de nuestro entorno; y el sector bancario deberá afrontar una reestructuración para reducir su exceso de capacidad.

2. La situación económica y social tanto en España como a nivel global es muy diferente a la de la anterior crisis de 1993-1995 y, por tanto, las recetas deben ser diferentes. Sin embargo, algunos de los principios en los que se basó el esfuerzo de los españoles por salir de la cola de Europa y alcanzar un crecimiento sostenido, pueden y deberían servir para orientar las reformas que necesita nuestra economía.

3. Conviene recordar que el origen de la crisis global está en la burbuja de activos que se originó en Estados Unidos. En dicha crisis comenzó un círculo vicioso en el que las dificultades para asignar un precio correcto al valor de los activos y la desconfianza de los agentes sobre el valor de las pérdidas de sus contrapartes, hicieron que el mercado de los activos se paralizara. Esta crisis en España ha supuesto una conjunción en el tiempo con desequilibrios que habían venido acumulándose en nuestra economía.

4. Entre los desequilibrios generados en la etapa alcista –los denominados por Juan Re-crivello, en la obra objeto de este prologo: “los años felices” , caben destacar: un aumento de los precios de la vivienda superiores al 10% de media anual durante más de cinco años, un nivel de endeudamiento de familias y empresas que paso del 80% del PIB en 1993 a superar el 200% en 2008, y una pérdida de la competitividad de nuestra economía, que se vio reflejada en un crecimiento de los costes laborales unitarios por encima de la media europea y en un déficit exterior cercano al 10% del PIB. Estos factores habían contribuido a un modelo de crecimiento fuertemente dependiente de la financiación exterior y con un importante peso del sector inmobiliario, de manera que una vez que han caído a nivel global estos dos pilares, la contracción y el incremento del desempleo han sido muy rápidos.

5. En Planeta Zapatero, el autor nos permite intuir de la lectura de los artículos situados en: “los sueños de la clase media y sus sentimientos”, que transcurren durante el año 2009, de los que podríamos citar: Miedo, 4 millones, El toro alado, o Dos tipos, sus fobias y la crisis,  observar un periodo donde estos cambios de expectativas, en la sociedad, se corresponden con la existencia de una percepción general de que nos estamos haciendo cada vez más pobres, y ello afecta de manera fundamental a las clase medias, sobre las que recaerá en gran medida el peso del ajuste. En España, un país donde el 80% del empleo lo proporcionan las PYMES, y en el que la clase media ha sido el eje   alrededor del cual se ha producido el espectacular progreso que hemos vivido, no podemos permitirnos el lujo de retroceder en lo logrado.

Si hay una lección clara que podemos extraer de nuestra historia de los últimos cincuenta años es que los periodos de prosperidad económica únicamente han sido posibles en nuestro país cuando, independientemente de las circunstancias concretas y el detalle de las recetas aplicadas, el espíritu reformista y la disciplina fiscal han sido los ejes de la política económica. Hablar del pasado inmediato, como un escenario sentimental o económico, es situar a una sociedad, que se enfrentara a decisiones que no la posterguen.

Luis De Guindos

Anuncios