03a7f345df2861d895a7f56d75b772cb

“Cuando vinieron los primeros para acá las cartas tardaban meses, ¡pobre gente! Cuando habrán sufrido ¡No?” Alicia Crivello

“Si, mucho. En aquellas épocas el no poder unir pasado y presente les hacía mucho más daño. Con los grupos de WhatsApp y la comunicación instantánea ahora podemos mirar hacia atrás y vivir el presente conociendo a cada uno de la familia a ambos lados del Atlántico”. J. re Crivello

“Cierto, que lindo es” Alicia Crivello

“En cierto sentido compartimos un acervo común familiar” j re crivello

“Se lleva el árbol familiar dentro” Alicia Crivello

 

A veces multitud de familias mantienen un cierto orden en los recuerdos y las jerarquías familiares y esta pauta alimenta el crecimiento de las generaciones futuras y produce un presente vivaz y lleno de intercambios positivos. El abandono o la desatención en otras familias de esta jerarquías o la cantidad de familias monoparentales que no cultivan estas relaciones tal vez porque implica una atención y la consideran una carga de situaciones desagradables, les lleva a asumir que su mundo esta reducido a pocos familiares.

Si probamos ampliar la familia recuperando aquellos olvidados o desatendidos y practicamos una actitud de integración sin que ello implique desatender nuestros valores descubrimos tal vez un mundo inmensamente rico.

Cada momento familiar se compone del último que comienza a amar la vida –en el dialogo de arriba es Vicky que llega a su primer día del colegio y de aquel que se marcha físicamente. Juntos suman escenas de vidas que inclinan la memoria familiar haciéndola densa y sabrosa como un pastel.

¿Ud. disfruta de estos dulces? No presumiré de mi familia, pero la componen seres excepcionales que comunican sus desaciertos, sus miedos y sus alegrías, por ello los casi 50 miembros son más ricos y fuertes.

Le invito a construir…

Anuncios