30118433_1245869785549975_737209777_n

by j re crivello

Regresa esta serie amigos que tantos días de compañía nos ha dado –j re

Abrí la ventana, fuera caía un agua de mil demonios, serían las tres de la madrugada. Mi gato se escurrió por la abertura dio un salto y en su viaje un libro cayó al suelo, dio un tumbo y se abrió en una página. Mi gato sin inmutarse se acercó para leer en voz alta:

“Presentaba en el cuello las mismas heridas minúsculas que en el resto de los casos. Se encontraba terriblemente débil y estaba muy demacrado. Una vez recobrado parcialmente, también este niño contó la consabida historia de haber sido engañando por la “señora ensangrentada”. (P 224 Drácula, Bram Stoker)

Mi gato me miro y levantó la pata para decir: “Ahora todos los días desaparecen niños” No sé a cuento de que venía esto, fuera el agua se llevaba hasta las almas y las hormigas sin casa y me obligaba a pensar en desapariciones de niños.

—Sí, parece que en algunos colegios los raptan, pero no está confirmado. Las redes lo amplifican todo. Él se limpió el bigote y agregó: “Veo padres que van delante de los niños con el móvil en la mano y a cuatro metros los pequeños imploran historias para hacerse oír”

—Sí, el mundo líquido es demasiado inestable para nuestras emociones de origen simio   —agregué. Tú eres gato. Los gatos aguantan siete vidas y más. He leído hace poco que unos científicos han probado la primera guerra a muerte entre dos grupos de simios en África. Él se mantuvo imperturbable: “Quiere eso decir que los simios sois inestables?”

—Sí —respondí. ¡Que manía esta la mía, de comenzar una respuesta con un sí! Nuestro mundo biológico es de guerra —dije para seguir—, la cultura nos protege. Por ejemplo esta historia de Drácula. De ella hemos hablado durante años y con ella hemos aprendido a proteger a nuestros pequeños de desapariciones extrañas.

—La leeré —dijo, mientras bebía el plato de leche que le había dejado. Me marché a dormir. Mañana debía corregir un libro de economía, o uno de cuentos de una autora de Texas. Aquí mi gato no haría más que ronronear.

Anuncios