bocetos de Vant Gogh

Esta semana intento esquivar estos temas, pero vuelven a dirigir mi escritura, lo siento amigos –j re crivello

59

En los terremotos que habrá, mi esperanza

es no dejar apagar de rabia mi cigarro.

Yo, Bertolt Brecht, llegado a las ciudades de asfalto

desde los bosques negros, dentro de mi madre, hace mucho. Breviario doméstico y otras poesías, Berlín. Bertold Brecht

Los breviarios domésticos pueden esconder, o una carta antigua, tal vez fotografías en papel, o hasta una factura o recibo que nos avisa de una entrega hace años. En todos esta una diminuta porción de memoria. En todos los rasgos del recuerdo familiar aparece como explicando nuestra conducta, o nuestros comportamientos. Muchos miramos en esa dirección, hasta inclusive deslizamos alguna pregunta, alguna queja. Otras personas parecen construir desde cero.

Hace unos días entro en mi empresa un vecino, llevaba en sus manos un libro recién comprado donde aparecían una abuela y una tía, las dos asesinadas en la Guerra Civil. Estaban desaparecidas. Él me dijo: “estoy construyendo mi árbol genealógico”. Me consultaba como acceder, como conocer a través de la red. Le escuché, tal vez su breviario domestico incluía la ausencia, el vacío. Ni los muertos podían hablar. Este vecino tal vez buscaba darle voz a la violencia que les había hecho desaparecer.

Sin distraernos del tema, diremos que “Los orígenes y la evolución de nuestra especie están manchados de sangre. El hecho de pertenecer a un grupo de mamíferos especialmente violentos nos incita a conductas agresivas que podrían causar dos de cada cien muertes. Esta cifra es hasta seis veces más alta que la de otras especies, según una investigación que ha estudiado la violencia interpersonal desde la perspectiva de la evolución”. (1)

Por ello a veces, los breviarios están llenos de cariño, de esperanza, como el Diario de Anna Frank, o una agenda de mi madre plagada de recetas de cocina escritos de su puño y letra, pero en otras aparece lastrado por la ausencia, el vacío. Mi vecino en sus manos tenía tan solo las partidas de nacimiento, ahora buscaba sus cuerpos.

En la ruta de la memoria tener los recuerdos acomodados da paz, da sentido y consistencia vital.

¿Ha hecho Ud. su trabajo personal de memoria?

Notas:

Breviario doméstico y otras poesías, Berlín. Bertold Brecht

(1)La vanguardia, Ciencia