Esta serie de artículos nacen de la lectura de los libros que hay en la habitación de uno de mis hijos en nuestra casa. El Sr. I, ya es independiente y vive en Madrid  -j re crivello

En la conspiración de los números, de Olga Roig (1) aparecen interesantes aportaciones sobre la relación entre los números y las creencias. Al abordar el 1, nos recuerda que este número pertenece al ámbito de lo divino, algo tan diferente del cero (0) al que pudimos acceder a través de su ausencia, y los primeros en descubrirlo fueron los mayas, quien utilizaban una concha en el año 36 A. de J.C.

Pero regresemos al uno, en el libro cita a la Biblia en Gálatas 3,28: No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque sois uno en Cristo Jesús” (2)

Este número es un comienzo, un acercamiento a la idea de Dios, recordemos que Kant sostiene que solo poseemos pocas pre-ideas, una es Dios, la otra, la idea de libertad. Pero no puede existir la unidad sin la dualidad. El dos es un número moderno, es el que pertenece a la Sociedad Líquida. Aquel que nos solicita compromiso y se aleja a la vez. Aquel que permite vivir sin angustia pues sabemos que es nuestra piel moderna. Pero, ¿qué pensaban los mayas con respecto al cero?: “según la mitología maya, los señores de la Noche (o Señores del Infierno) estaban comandados por la Muerte, también llamada cero (3)

Es un mito moderno, en Juego de tronos, ya observamos a los señores de la Muerte que llegan para acabar con la sociedad construida sobre la envidia, los celos, el hambre del poder. En suma, vienen en busca de la duplicidad, de esta capacidad de los humanos de inventar la cultura, la competencia, la emulación.

¿Aceptamos que la sociedad pueda estar gobernada por los números? Los mayas todo lo contaban. En la sociedad líquida donde la Inteligencia Artificial y los robots se basan en algoritmos tal vez estemos a un paso. ¿Un ejemplo?

La Unión Europea quiere introducir en 2020 el radar que mide la velocidad dentro de nuestro coche. Viajaremos regidos por un algoritmo…

¿Follaremos también?

O como hacían los mayas “cada año a modo de ritual, se organizaba una pelea a muerte entre dos hombres, uno de los cuales representaba el Cero, que siempre tenía que perder. Si ganaba, lo arrojaban por una escalera, y así garantizaban que el mundo seguía existiendo”(4)

Notas:

(1)La conspiración de los números Olga Roig, Libros Cúpula

(2) (3) (4) Ibídem obra pág. 194