“Lo que sugiere la ciencia moderna no es, simplemente, que el desamor desentierra los miedos que de niño empapaban la ansiedad de la separación de la madre […] sino cuando somos adultos no disponemos de más herramientas para hacer frente al desamor que las que teníamos de niños para combatir la ansiedad de la separación” (1)

Una separación es regresar a aquellos espacios donde construimos nuestra personalidad. Es la caverna de los miedos de niño. Ud. y yo vivimos allí, ese espacio que sentíamos nuestro pero que sabíamos que algún día llegaría el momento de traspasarlo, de abandonar la relación con nuestra madre. Es el apego, y su contrario la muerte por abandono.

“De cada cien mujeres asesinadas, casi la mitad muere a manos de su marido, ex marido, novio y ex novio” (2)

¿Que despierta en los hombres el abandono, que a algunos les lleva hasta el asesinato? Es aquel momento de su niñez que se separaron de su madre. Diremos que en el adulto podría haber desarrollado, haber interaccionado con otras u otros.

Dirá al respecto Eduardo Punset en su libro que “los adultos enamorados tampoco cuentan con estas interrelaciones […] la inhibición y desconexión emocional desencadenadas por la pasión les impide ver otra cosa que no sea su bien amado” (3)

A veces me pregunto ¿Cómo pueden existir tantos asesinatos por maltrato en la sociedad española? Tal vez detrás late esta antigua ansiedad de la separación de la madre. La mayoría de los adultos poseen las mismas herramientas que cuando niños para enfrentarse, y está en la base del apego familiar y como este fue vivido.

Y en esto también las mujeres y los hombres somos diferentes. Pero Punset nos advierte, el desamor surge más nítidamente en aquellas personas que separan nítidamente el amor del deseo. ¿Existe esta gente?

Yo siempre fui muy enamoradizo ¿Y Ud.?

Notas

Eduardo Punset El Viaje al amor. Pág. 241 (1), (2) (3) Editorial Book.net