logo de MasticadoresdeLetras

Crear un paradigma creativo, es acercar creadores a la sombrilla del talento (esa es mi tarea en MasticadoresdeLetras –j re crivello

Esta mañana decidí caminar por la playa en dirección al final donde una roca gigante aparecía varada en el mar. Me preguntaba que abría detrás. El día estaba removido y se alternaba el sol y unas nubes que amenazaban tormenta. Casi en la cima pude ver otra playa sucesiva y un cañón de agua que entraba pegando con fuerza. Nadie era posible que me descubriera, pero nadie me salvaría de aquel espacio apartado y sometido al control de la naturaleza y la soledad. Pude sentarme y recordar una frase de Max Planck:

 “Una nueva verdad científica no triunfa por medio del convencimiento de sus oponentes haciéndoles ver la luz, sino más bien porque dichos oponentes llegan a morir y crece una nueva generación que se familiariza con ella” (1)

En esta soledad se veían las cosas más claras, para que surja una nueva teoría científica -me dije- es necesario que esa isla creativa germine y luego sea aceptada.
Las islas creativas son espacios que uno sumerge su ambición, sus deseos de explicar algo percibido por otros pero que pocos se atreven a dominar. En ese momento aparece con fuerza un impulso que intentamos escuchar pero que multitud de distracciones atraen para apartarnos del foco. Los escritores -y ese es mi caso aunque este varado en esta isla- descubrimos hilos finos que asoman. En la vida real el bistec puede estar salado, o la paella subida del sabor al marisco, y nosotros reaccionamos como la infinitud de mortales. Pero en las islas creativas que nos sumergimos nada nos dice, ni nos dirá que aquel pecado, o aquel marido celoso, o aquella señora que trabaja de mujer policía, no sean caras hambrientas que están dispuestas a vivir con nosotros hasta que les demos un espacio en un papel y el lector le anime en su imaginación.

Una isla creativa supone, como dirá Max Planck que ellos no aceptaran que sus miedos les impiden ver nuevos caminos, y la tarea es parte de una intuición ante algo que late pero nadie ha recogido.

#Nadie#


Notas:


La Estructura de las revoluciones científicas. Thomas S. Kuhn, Edit. Fondo de Cultura Economica pág. 235
Max Planck: “En 1900, descubrió una constante fundamental, la denominada constante de Planck, usada para calcular la energía de un fotón. Esto significa que la radiación no puede ser emitida ni absorbida de forma continua, sino solo en determinados momentos y pequeñas cantidades denominadas cuantos o fotones. La energía de un cuanto o fotón depende de la frecuencia de la radiación: donde h es la constante de Planck y su valor es 6,626 por 10 elevado a -34 julios por segundo o también 4,13 por 10 elevado a -15 electronvoltios por segundo.
Un año después descubrió la ley de la radiación electromagnética emitida por un cuerpo a una temperatura dada, denominada Ley de Planck, que explica el espectro de emisión de un cuerpo negro. Esta ley se convirtió en una de las bases de la mecánica cuántica, que emergió unos años más tarde con la colaboración de Albert Einstein y Niels Bohr, entre otros. Fuente Wickipedia.

¿Qué es un paradigma?
Thomas S. Khun: “El término «paradigma» designa todos los compromisos compartidos por una comunidad de científicos. Por un lado, los teóricos, ontológicos, y de creencias y, por otro, los que hacen referencia a la aplicación de la teoría y a los modelos de soluciones de problemas. Los paradigmas son, por tanto, algo más que un conjunto de axiomas (para aclarar su noción de paradigma Kuhn invoca a la noción wittgensteiniana de los «universos de discurso»)” Fuente Wickipedia