“Siempre habrá nuevos espacios que colonizar —ya sean físicos y mentales— y siempre habrá algún anuncio capaz de vencer la última sombra de escepticismo de los consumidores. No está pasando nada nuevo, se dicen los cazadores entre sí: los publicitarios siempre han extraído símbolos y signos de los movimientos de resistencia de la época” pág. 352 Naomi Klein (1)

¿Vamos o venimos? Este es el signo de nuestra época. Las tendencias dominantes son atrapadas por las modas sucesivas creando un cierto cansancio mental. Un fastidio que suma día a día la última bobada de las redes. Antes parecía que despertábamos a cambios, participábamos de gestas que se inclinaban ante el peso de la historia por ejemplo. La conquista de la Luna, o el mito de Kennedy, o la absurda Guerra de Vietnam. Los años de este nuevo siglo son sucesivas olas de búsqueda de lo cool pero sin más que un consumo desproporcionado de su sino. Los videos y los videojuegos dirigen esta expansión hacia lo instantáneo. Lo cool es lo instantáneo. Es capturarlo, Es consumirlo, es rapear con su encanto que dura segundos.

¿Dónde ha quedado la civilización slow de nuestras abuelas?

Muerta, enterrada, es una memoria frágil de aquel encanto provinciano y sutil donde las cotillas hablaban bajo como susurrando los males del alma de los vecinos, donde el sexo se practicaba encerrado y con orgasmo rápido frente a la atracción hacia el sexo con artificio actual. Eran tardes en las cuales la tele emitía una hora de dibujos, y luego desaparecía. Eran tardes donde el coyote intentaba la violación del pajarraco que corría y le ponía trampas sucesivas. Una historia de sexo, amor y violación que mostraba la vida de pareja de los años 60.

¡Todo ha saltado por los aires! Los cazadores de lo cool producen en China lo más efímero y carca que podamos desear. Tele 5 es lo efímero. Es lo cool pues vampiriza los deseos de sexo o adrenalina de los televidentes.

¿Qué vendrá luego? Tal vez una nueva guerra de Vietnam. Este mundo post moderno es cansino y esta tan lleno de excitación y por tanto se meterá en una guerra para saldar sus cuentas con los excesos.

¿A Ud. le agrada lo cool? Puede decirlo en los comentarios…

Notas

  • NoLOGO, El poder de las marcas Naomi Klein

Ahora voy