Amigos, comienzo una serie que no sé donde nos llevará, si desean acompañarme, Bienvenidos. ¿Qué tripa se te ha roto? regresa por la tarde j re crivello

Explica Lou Marinoff una anécdota en su libro Más Platón y menos Prozac que un monje encontró la explicación de su depresión al considerar que los diez años pasados en el Monasterio le suponían un peso que le impedía hacer lo que muchos encuentran significado: tener una familia biológica, relaciones sexuales o una vida integrada en la sociedad. Al cambiar de vida superó su depresión

Todos pasamos por etapas en las cuales nos encerramos en decisiones que suponen una cierta alegría espiritual pero tal vez esconde una gran prisión. Si a ello le conectamos con que a veces no sabemos nuestro significado último en la vida puede llevarnos a errores. Winston Churchill hizo en su vida todo lo que deseaba hacer pero se sentía insatisfecho, solo encontró su momento a partir de los 65 años cuando tuvo que dirigir la Guerra y enfrentarse a Hitler. Allí y solo allí su vida encontró el significado.

A veces reflexiono (y le ruego que Ud. lo haga) si hemos encontrado ese destino que nos permite explicarnos. En mi caso cumpliré 65 años y padezco del sentimiento de Churchill. Dirá Marinoff, si: “piensa que está perdido, quizás es porque todavía no ve la pauta que debe seguir. Quizá se dirige sin saberlo hacia algo (o ya está implicado en algo)”

Tal vez en mi caso así me siento. El proyecto MasticadoresdeLetras me lleva a territorios desconocidos. Los espacios que intentamos fundar son escasos por más que parezcan que son millones y necesitan estar dotados de proyecto, persuasión, auto exigencia y compañeros fiables ante la adversidad.

La sociedad solo admite un crecimiento mediante saltos, o interacciones entre grupos e individuos. Vivimos una época donde aparecen más preguntas que respuestas, a pesar de estar más conectados que nunca las islas de soledad a veces impiden saber dónde estamos.

A mis 8 años intuía que mi vida no sería fácil y al conocer el asesinato de Kennedy (con 10) todo cambio para formar cadenas donde me parecía atrapar mí destino y en otras escapar de él.

¿Dónde está Ud.?

ahora voy