Ayer tuve la oportunidad de hablar con el pirata que roba nuestros libros en @elbazardigital. Solo pude acceder a él insultándole en su Twitter. Diremos que se protegen. Para ellos el robo es un ejemplo para el acceso de nuestros libros a su sociedad. Como Amazon no está presente en Argentina, el compra nuestros libros, lo pone a la venta, y gana su beneficio. Los escritores y los ciudadanos nos dividimos en dos bandos, los que defendemos al pirata y los que no. Me toca estar en el bando de los que no nos sometemos al pirata.

Hace unos años un amigo alemán me decía que hacían una maquina sofisticada, venia el chino compraba una y la copiaba y luego le compraba tan solo alguna cosa muy barata y ellos se la vendían a precio de oro. Con ello los alemanes se veían impelidos a crear cada vez más tecnología nueva en una carrera sin fin.

Hace unos días editamos un libro de Awilda Castillo, escritora que vive en Venezuela. En dos días el pirata de @elbazardigital &Mercado Libre Argentina lo vendía en su web.

Los escritores argentinos (y algunos españoles) con quien he tenido la oportunidad de conversar ven esta actividad como algo normal. El pirata entregará un libro que ha comprado a otro y hará de intermediario. ¡No roban! —dirán a coro. Lo que no dicen es que el pirata anuncia 10 millones de libros en su web. Lo que no dicen es que la editorial (y amazon) pagan impuestos, trabajan duro con el autor, le convencen de cómo elaborar su mejor libro, etc. y el pirata en dos horas licua su esfuerzo.

¿Licua? Esa es la palabra. Entiendo por esto el arte de sacar beneficio sin respetar los derechos ni los esfuerzos de los demás. Seguiré solo, o con los 509 firmantes de la carta en Change.org. Los que valoramos el esfuerzo. No afanamos como dicen los argentinos. No somos más vivos que los demás como dicen los argentinos. Una cultura basada en el arribismo y la falta de conciencia moral construye gigantes como China. Y… ¿qué es China? Una sociedad dominada por una elite de 5 millones que explota a sus ciudadanos. Sí, soy de Hong Kong. Soy de las sociedades que defienden a sus creadores y la ley.

¿Qué haré con mi pirata? Decirle cada día a su email lo que le dije ayer: ¡Eres un ladrón! Solo me queda insultarle cada día. (o su whatt app +549112290-6553)

Su respuesta (la del pirata) la de @elbazardigital se condensa en esta larga frase en los 42 e mails que intercambiamos, y sin firma, que reproduzco tal cual:

“Disculpame, vos sos representante de alguien? Yo me voy a ocupar de informarle a la gente que representas que cambien de representante porque no solo sos un maleducado si no que tenes faltas de ortografia.

Por otro lado, si no fuera porque nosotros importamos los libros que acá no se venden, en argentina no tendrian ningun tipo de llegada y por cada libro que nosotros vendemos, el autor recibe sus regalias como corresponde, si sos representante de alguien, en primer lugar dirigite con respeto y en segundo lugar fijate lo que reclamas”.

Saludos