Esta ilustre lista de 30 escritores invitados me sustituye. Buenas vacaciones a todos!  Pueden ver la lista al final. J re crivello

MURIENDO BAJO LA LLUVIA     by   Elloboestaaqui (Rafael lopez Vilas)                                                                     

    La lluvia empapaba las medias arañadas de carreras que surcaban de un lado a otro sus piernas. Las gotas rebotaban sobre sus zapatos rojos de tacón al caer como paracaidistas suicidas desde la cornisa del edificio que alojaba el Red Harvest en sus entrañas. Era incapaz de precisar el tiempo que había pasado colocada tras inyectarse la dosis de heroína que necesitaba. En ese momento, Peta Divine tenía la sensación de caminar por un abismo de nubes. Su cuerpo se contrajo en un violento espasmo, pero no tuvo fuerzas suficientes para voltearse, y un fogonazo de vómito se escanció sobre su pecho. Aun así, no se movió. Se sentía agotada, abandonada a su suerte en la soledad de aquel callejón. La señorita Divine se reconoció en el despojo humano en que se había convertido, reflejado en los charcos de la lluvia que moteaban el suelo. Sintió asco de sí misma, un asco más repugnante que el vómito que manchaba su blusa, y se maldijo en silencio por estar de vuelta otra vez en el infierno. Unas escaleras de incendios se erguían sobre su cabeza a tres metros sobre el suelo, y la lluvia y la herrumbre de la vieja estructura se desangraban en un charco oxidado por debajo de ésta. Los párpados de Peta Divine comenzaban a despegarse cuando, de repente, algo cayó provocando un sordo estruendo sobre el aguazal que la enfrentaba, salpicándola en el vestido y en la mancha de vómito que estarcía su pecho. Peta Divine contempló el cuerpo de aquel hombre sin emoción, mientras escuchaba las gotas de la lluvia repicando en sus zapatos y sobre los restos mortales del señor Muriel Martle tendidos en el suelo, calientes, defenestrados. Luego consultó su reloj de pulsera y, muy lentamente, consiguió ponerse en pie. Peta Divine pasó por delante del cadáver de Muriel Martle y de su charco de sangre sin mirarlos, como si en realidad uno y otro nunca hubiesen estado allí. Resopló al pensar en lo que todavía le esperaba esa noche. Peta abrió de nuevo la puerta trasera del bar y entró. Fue como morir un poco más. La música del interior le golpeó en la cara con el mástil de una guitarra. Muddy Waters. No puedes perder lo que nunca has tenido. Una grabación de 1966 en el auditorio de Fillmore. La gente bebía en la barra. Risoteaban. Gritaban. Nada más verla, Jack Hardy le hizo una seña con la cabeza. Ella suspiró largamente, casi sin amargura. Se abrió paso entre los borrachos que orbitaban en la barra y, unos segundos más tarde, cerró tras de sí la puerta de los retretes y contempló a Jack Hardy, su barriga oblonga corcoveando bajo los faldones de la camisa, y una erección resplandeciente y púrpura, apuntándola.

 02: Antonio Caro Escobar 2 Agosto 03: Verónica Boletta 3 Agosto 04: Pedro J. Guirao 4 Agosto 05:  Melba Gómez 5 Agosto 06: Diana González 6 Agosto 07 Felicitas Rebaque 7 Agosto 07: Marisa Doménech 8 Agosto 10: Elloboestaaqui Rafael Lopez 10 Agosto 11: Felix Molina 11 Agosto 12: Ricardo R. Martí 12 Agosto 13: Marie Estelle Picouto 14 Agosto 14: JJ Zaratruciano 15 Agosto 15: Jorge Aldegunde 16 Agosto 16: Lucas Corso 17 Agosto 17: Carlos Usín 18 Agosto 18: Claudio Nigro 19 Agosto 19: Diego Sergio Miranda 20 Agosto 20: María José Moreno 21 Agosto 21: Romanticismo Rafael R. Costa 22 Agosto 22: Una Fingal 23 Agosto 23: Victor Chamizo 23 Agosto 23: Arturo NG 24 Agosto 24 F J Martín 25 Agosto 25 Awilda Castillo 26 Agosto 26 Victoria de la Fuente 27 Agosto 27 Francisco Peregrina 28 Agosto 28 Paloma Grandon 29 Agosto 29 Jean Carles Cacay 30 Agosto 30 31 Agosto j re crivello ¡De regreso!