Hoy no escribo, protesto.

Si no soy capaz de protestar yo, con 65 años ¿quién lo hará? No necesitamos legislar sobre la sexualidad. Esta es una superchería de izquierdas como las ha habido cuando Franco legislaba sobre no besarse en público en las Ramblas de Barcelona.

Prou! Basta Ya! Esta vicepresidenta de Igualdad rescatará los peores años del Franquismo en temas de moral.

Podemos cambiar el Código Penal, pero eso no se llama Ley de libertad, sino tan solo… ¡has violado y te cae el marrón!.