Tras aquel día de absurdo y horror, Lenina consideró que se había ganado el derecho a unas vacaciones completas. En cuanto volvieron a la hospedería, se administró seis tabletas de medio gramo de soma; se echó en la cama y al cabo de diez minutos se había embarcado hacia la eternidad lunar pág. 173 Un mundo feliz, Aldous Huxley.

Nunca pude comprender porque mi padre se convirtió en alcohólico. Mirando atrás, aquellos años fueron de desidia, de alejamiento con cortos periodos de amor paternal. Me ha costado mucho perdonarle, o considerar que su pérdida era una enfermedad. La vida te puede demoler antes de salir de paso por ella. Te cautiva, pero también te somete a pruebas. No tengo material de su vida, más que episodios oscos, o su itinerancia por cientos de pueblos donde construía su subsistencia, o los amores esquivos u ocasionales. ¿Muchos se obsesionan por los legados paternos?. De, él tengo dos hermanastras y un hermanastro, de los cuales una se acerca intermitentemente para recordar que compartimos genes.

Un alcohólico deja al su alrededor un espacio vacío, como si hubiera estallado una bomba. Mi prima casi hermana Mónica le enterró junto con su hermana mi Tía. Ella acuño la frase “los genes de Mingo” para referirse a él.

Algunos coachs y psicólogos nos dicen que hay personas que regulan sus vidas desde la Prenomía, es ese periodo de 0 a 2 años cuando tú no eres amado, cuidado, o querido por tus padres. En las adicciones… ¿Qué se esconde?

Mi padre y sus turbulentos días dejaron una senda en los que le rodeaban, por omisión, por su propia repetición de errores, o por la intensidad dramática de las crisis con el alcohol. Pero tal vez cuando a alguien le rodea un familiar en esta condición uno recuerda la auto mentira como método para resolver la vida.

Y ello marca.