Comencé esta serie hace 13 días y no pensaba pero intuía que esto no sería fácil. Aún recuerdo ir  a la farmacia hace un mes y dos semanas para comprar una mascarilla y estaban agotadas. La empleada cuando le pregunté me contestó, a nosotros no nos pasará.

Mi espíritu guerrero fue ponerla de vuelta y media. Al salir pensé: -estamos perdidos, si el Bicho cae aquí ¡nos iremos a la mierda!

Y llegó, y ya ha llegado a México. Una profesora de una Universidad de allí me explica, con seudónimo Sandri Gp:

Así tristemente es Juan Re Crivello. En mi amado México comienza el fúnebre conteo, hasta este viernes ya se registran dos descensos. A partir de mañana las medidas para quedarse en casa, serán más estrictas. Sin embargo hay necesidades básicas que tenemos; como los benditos alimentos y, aquí hay millones de compatriotas que viven al día para conseguirlo, a través de sus trabajos en del comercio informal y formal. Aquí siendo un país tercermundista nunca se ha implementado que se le dé un salario al desempleado – como en los países del primer mundo- Esta es una gran tarea y preocupación que queda pendiente considerar, como sociedad. Aquí también los médicos se han solidarizado y se sumaran: La Armada y Ejercito a crear condiciones de atención- en caso de ser necesario- Siempre es bueno saber que aún seguimos siendo la mayoría; gente buena y solidaria. Sin embargo algo bueno nos dejara esta experiencia, y me quedo con una de tus expresiones de este texto-realidad que nos compartes “#Cada guerra deja una enseñanza y un perfil. Los sanitarios en su compleja lucha nos están enseñando el camino, no es ser público, es ser genio que trabaja en equipo”. Gracias por compartir “mi vida con el virus…”

#Ahora el virus tiene encerrados a 1000 millones. Como gotas iguales, las personas nos protegemos de esta pandemia que asalta nuestras vidas.

Parece hasta irreal, días sucesivos unos tras otros donde vivir no es más que aguantar para que nuestro contagio aparezca lo más tarde posible.

Ser genio en un equipo, esta frase que menciona Sandri GP es difícil de aplicarla, nuestro humor y optimismo se resiente. Esta mañana al levantarme frente al espejo me decía: Vamos!

#los próximos días atacaran nuestro humor. Nuestras resistencias. Miro la ciudad desde el estudio –balcón donde escribo y los edificios están semicerrados. Mi vecina de la casa de enfrente con 80 años no está, se la habrán llevado sus hijos.

#Es difícil mantener el ánimo. Ahora se ha corrido una cortina y una cara se ha movido. Tampoco es bueno las algaradas de balcón pues luego traen un largo día.

#Joder! ¿Cuál es el punto medio?

#Mi vecino que trabaja en la construcción acaba de salir para su trabajo.

#Pase lo que pase, seguiré escribiendo esta serie hasta el final.