“Todos conocemos el viejo chiste acerca de un tipo que ha perdido la llave y la busca debajo de una farola; cuando le preguntan dónde la ha perdido, admite que ha sido en un rincón sin luz. ¿Por qué la busca debajo de la farola, entonces? Porque la visibilidad es mucho mejor”. Fuente Mis chistes mi filosofía, Slavoj Zizek.

En estos días buscamos en lugares con poca visibilidad. Buscamos certeza. Y esta ha saltado por los aires. Solo disponemos de una (que hay 100000 infectados) y no estamos entre ellos, ni entre los fallecidos. Pero todo lo demás raya en el despelote, porque aunque esta tregua nos tenga en casa y cocinemos, hagamos deporte, chateemos con tranquilidad o leamos un libro que no teníamos tiempo o veamos series.

La certeza es que estamos alejados de nuestras actividades ligadas a la supervivencia. Al trabajo y su remuneración. Y por más que papa Estado saque millones con letra pequeña para acceder, seguimos deseando el regreso a la normalidad. Ya no somos ni cazadores ni recolectores pero esa memoria antigua de mono está allí dentro golpeándonos. Recordandonos.

#Necesitamos salir para restaurar nuestras vidas productivas.

Ante ello hoy tenemos una certeza, Kiko Llaneras en El País nos sirve muchas estadísticas, pero rescato una de su cálculo matemático, la tasa de reproducción del virus ha bajado de 3 a 1, ya estamos casi como en China, por debajo de 1 aparece una palabra mágica:

#Remite

¿Qué harás cuando vuelva la normalidad? Amarás mejor? Trabajarás con más fuerza y talento para tu empresa? Le dirás a tu hombre o mujer que le quieres? Llamarás a tus padres y saldrás a pasear y hablarás de estupideces alegres.

#Remite