Hace unos días hablando con alguien me dijo que llevaba tres días con la misma camiseta. Este confinamiento es así, va sacando de nosotros pequeñas actitudes para enfrentarnos al paso de los días, como una amiga, ayer que me envío una foto de mi madre, con el subtítulo: “del baúl de los recuerdos”. Como nos pongamos a hacer limpieza de los objetos personales aparecerá el rio de la vida. No es que debemos negarlo, ¡vaya Dios!, en mi caso como escritor siempre mezclo lo real con la memoria y lo imaginario. Pero destapar el rio de la vida con tanto encierro puede dejarnos varias noches sin dormir. No sea que nos ocurra como al Sr Blume de Oliver Twist que razonaba: “¡Y todo esto en dos meses!, decíase, abrumado de tristes pensamientos. “¡Dos meses! Hace tan sólo dos meses yo era no sólo dueño de mí mismo, sino de todos los demás, en cuanto se refería al Hospicio parroquial, ¡y ahora…! Oliver twist, Charles Dickens

No nos convirtamos en un sr Blume, aceptemos que esto es transitorio y revolver en la memoria puede traer consecuencias. Es más fácil lo que hace una parte de la sociedad salir al balcón o a las redes a cantar. No paran de hacerlo, este país está lleno de pájaros/as ¡horror! No paran de trinar viejas canciones arrugadas.

#prefiero la camiseta olorienta de mi conocido. No causa problemas, hasta el olor avisa de que el paso de los días nos sacará de este encierro.

#Olamos! #Apestemos!