Escribir & ficción ¿Qué pienso sobre ello? By j re crivello

el
By Erika Khun

“Nuestra vida es ordinaria y al mismo tiempo mítica. Vivimos y morimos, envejecemos maravillosamente o nos llenamos de arrugas. Nos despertamos por la mañana, compramos algo de queso y esperamos tener en la cartera lo bastante para pagarlo. Y al mismo tiempo el corazón, máquina perfecta, sigue latiendo a través de todos los dolores y todos los inviernos que vivimos sobre esta tierra” Pág 77 El Gozo de Escribir, Natalie Golberdg

Anoche en una conversación familiar, apareció el tema de Netflix y los grupos que emiten cientos de series (HBO, Prime Disney) En la conversación deslice la pregunta: ¿Por qué consumimos tantos millones de horas en ficción? No hubo acuerdo en las respuestas, en mi caso esboce una salida, pero no intentaba que fuera rígida, ni cargada de teoría: tan solo antes no existían y ahora producir sueños es una fábrica aceitada que nos recuerda al Hollywood de los años 40. Pero detrás están cientos de trabajadores de la imagen. Pero la idea primigenia ha salido de la cabeza de una mujer o un hombre que se llama escritor.

En esa conversación otro familiar que me conoce, preguntó: ¿Cuándo escribes estás pensando en los lectores? Tal vez apuntaba al odioso rin tintín de algunos escritores que dan la lata con lo que han hecho.

Pude decir, (y creo que puedo hablar después de años de Taller de Escritura, editorial y ahora el auge de Masticadores) que un escritor escribe pues quiere sacarse aquello que tiene dentro (no piensa en el lector) luego practica y perfecciona un automatismo que tiene normas y reglas. Es un acto íntimo en el cual uno se desdobla en su ser y en aquel que es el personaje o el coro de personajes (en esto nos parecemos a otro gremio el de los actores/actrices)

Por ello escribir es un acto de ternura con nosotros mismos, y con los que nos rodean. Al escribir damos fe de las carencias o de las posibilidades, dejamos que escape nuestro talento como si fuera un acto de lujuria, o de miedo, o de acecho ante la imaginación.

Y aquí regreso a los grandes Carriers de Netflix y demás, ellos no serían nada sin este acto íntimo que crea de la nada aquel éxito. Se ve en Harry Potter, su autora lo ha creado y hay un antes y un después en la iconografía de comienzos de este siglo.

Por ello cuando me llega el clásico e mail: “juan, te lo envío para que lo publiques” detrás veo esa persona que ha creado un mundo y yo soy el destinatario para publicarlo. El nexo, la unión entre los lectores y ese mundo. Si soy un Netflix en pequeñito. Y orgulloso de serlo. Hoy por ejemplo publicaré a un autor de 76 años que vive en Madrid.

Consumimos ficción, pues producimos ficción. Al dejar de ser monos y convertirnos en humanos, hicimos miles de kilómetros que nos alejaron de la estepa original, ello fue posible pues nos guiaba un sueño, una ficción.

Los humanos nos guiamos por la ficción y repetimos cientos de veces en nuestra cabeza lo que haremos en un futuro. Netflix tan solo nos cobra para acceder a ello.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy bueno Juan y muy cierto

    Le gusta a 1 persona

  2. Tal cual…como dijo alguien por ahí: Cuando no nos sentimos cómodos en este mundo, nos inventamos el propio! Saludos Juan!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .