X0 = 1 ¡Fantástico! Ello fue descubierto por “Al-Samawal nacido en Bagdad en el seno de una familia judía. Comenzó a desarrollar su pasión por las matemáticas a los trece años. Al cumplir dieciocho años ya había leído toda la literatura matemática de la época”(1)

En al-Bahir fil´-jabbr (traducido al castellano como Lo asombroso) es su libro más conocido y da un paso importante para su época, además fue el primero en comprender las multiplicaciones con números negativos.

A veces un descubrimiento nos abre un mundo desconocido, y es en este periodo aparece el camino para hacer cálculos pero con objetos no numéricos. De la geometría y la aritmética agregamos a nuestro pensamiento el álgebra.

Surge la reintegración y la comparación. Algo que usamos normalmente en nuestra sociedad. Las comparaciones nos permiten acotar espacios en los cuales surge un tercero con capacidad de síntesis. Los algoritmos que cada vez inciden en nuestras vidas señalando caminos comparativos (suponiendo que no sean sesgados) y expresan un descubrimiento que comenzó con Samau’al al-Maghribi.

Nuestro matemático, ¿se imaginaria que la algebra estaría en el límite entre de lo privado y lo público? Tal vez no, pero podríamos resumirlo de la siguiente manera: una mujer que llamó a Tesco (la cadena de supermercados) para protestar, pues comprobó al comprar que su oferta de bonos descuento sugería: condones. Tesco se disculpó pues era un error informático, aunque surgía desde su algoritmo. Pero los escritores sabemos que detrás de una compra de condones hay historias asombrosas, desde una infidelidad hasta un próximo asesinato. Y cada vez más la brujería de datos condiciona nuestras vidas creando una sutil red construida sobre datos que parecen correctos e imparciales pero se fundan en algoritmos.

Y hemos llegado tal vez al final de esta gran historia, un chaval de 13 años, que nació judío y acabo pasándose al Islam, en su desarrollo espiritual crearía la capacidad (la algebra) de hacer cálculos con objetos no numéricos. La base espiritual y tecnológica de este siglo XXI.

¡Casi nada!

Notas:

Al-Samawʾal ibn Yaḥyā al-Maghribī Al-Samawʾal ibn Yaḥyā al-Maghribī (Arabic: السموأل بن يحيى المغربي‎, Hebrew: שלמה בן יחיא אלמוגרבי‎; c. 1130 – c. 1180), commonly known as Samau’al al-Maghribi, was a mathematician, astronomer and physician.[1] Born to a Jewish family, he concealed his conversion to Islam for many years in fear of offending his father, then openly embraced Islam in 1163 after he had a dream telling him to do so.[2] His father was a Rabbi from Morocco.[3]

  • El libro de las matemáticas, Cliford A. Pickover