Barcelona Secreta: Casa Amatller by j re crivello

el

–Hola. El industrial chocolatero saludo al arquitecto. Su interlocutor traía una maqueta de madera muy fina en la que se veía una fachada pintada en papel y pegada con cola de harina. Los grumos de aquel desperfecto permitían ver que era un sueño plantado rápidamente antes de visitarle. Pero le sorprendió aquella fachada que acababa en recortes cuadrados. No quiso interpretar, solo fue hasta una alacena y retiro de allí una abundante pila de chocolate hecha con el mejor cacao de Cuba. Luego la recortó con un cuchillo fino y duro traído de su último viaje a la India. Los cortes -en cuadrados- de no más de 10 centímetros y recios, los puso uno encima de otro hasta imaginar en un papel aquella figura que su colega enseñaba. Luego girándose al plano que adjuntaba, contó una a una las cerámicas que aguantaban esos cuadrados imaginarios y la coronaban. Descubrió que siempre concluía en el 6, miro a Josep Puig i Cadafalch y pregunto:

–¿Seis? El genial arquitecto contesto.

–Contiene dos veces al tres: la verdad y su reflejo.

Impresionado el industrial chocolatero, llego a conectar con su segunda afición, la fotografía -y se preguntó: ¿Qué buscaba en sus largos viajes al fotografiar? Tal vez la verdad y su reflejo. Esa sería su casa. Una impresionante villa burguesa que no pasaría desapercibida, expresaría el genio del mundo burgués; diáfano; alegre y, una suma de números que conducía a su íntima pregunta. Dijo:

–Me gusta. Si es una majestad –refiriéndose a la casa, formada en un lenguaje que mis contemporáneos detestan. El arquitecto rio, él sonrió. La vida mundana y descarada odiaba esa geometría. Luego el arquitecto dijo:

-Me permite –y extrajo una libretita: en ella leyó con voz intensa pero suave: el seis es para nosotros: “algo que nos identifica por sentir un gran horror por la vulgaridad en todas sus formas. Nuestro lado perfeccionista no deja nada al azar y nos muestra muy exigentes, por poseer un sentido muy elevado de las responsabilidades”.

–Es verdad, se reafirmó Antoni Amatller. La casa será un bocado —continuó hablando, que partiremos en trozos y, luego fue hasta un cajoncito y extrajo dos tabletas envueltas, una en papel de oro –muy fino, y otra en plata. Para agregar: “en el futuro existirá un material que envuelva estas deliciosas creaciones del alma”.

Notas:

Como llegar

Link imagen de la casa Amatller

Notas de interés

  • Dirección: Paseo de Gracia, 41, Barcelona Teléfono: (+34) 93 496 12 45
  • Transporte: Autobuses: 7, 16, 17, 22, 24, 28   Metro: L2, L3, L4 (Passeig de Gràcia)
  • Visitas: Sólo se puede visitar la planta baja, donde hay una oficina de turismo.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .