Mis abuelas Italianas: -03 La magia by j re crivello

“Mi Nona Domenica puso un plato hondo cubierto hasta la mitad, luego cogió un trozo de hilo fino de cocer, con la tijera corto aquellos 15 centímetros, en pequeños rectángulos, dejándoles caer dentro. El contacto con el líquido les hizo bailar y entre tocarse. Una vez acabado aquel movimiento, mi Nona miro dentro y se volvió hacia su demandante. Sin más tradujo su experiencia en consejos sobre el futuro y la salud. Allí acabo todo. Le ayude a recoger sus herramientas. Un hilo se pegó en mis dedos, le desate y le mire. Parecía vivo e inquieto. Le metí en mi bolsillo. Pase todo el día jugando pero sentí mi pantorrilla dura y seca, es como si el peso de la arena del desierto estuviera pegada a mi vida”.

Cada vez que recuerdo aquel momento no puedo menos que decirme si es posible que un hilo de algodón pese tanto en mi bolsillo como si el mundo estuviera contenido en él. Nunca hable de esto con mi nona Domenica. Ella tal vez me hubiera dicho que entre su Dios y este mundo mágico no encontraba explicación. O que los Alpes, tan gigantes, tan altos se licuaban en esta Pampa rasa, dura, de labradores antiguos y tercos.

Los que le rodeaban —a ella, tan solo ponían su vida en sus manos y los hilos que se movían en el plato devolvían una paz que ella transformaba en un halito para su visitantes.

¿Cobraba por ello? Nunca, era como si la vida pasara por sus manos y ella la descifrara. ¿Qué sintonía teníamos? Ella era mi abuela, la mujer que era tierna y que su sonrisa me decía dónde estaba el mundo.

Años pasaron en que nos alejamos. Me fui de su lado, torpe, muy torpe guiado por el rencor familiar que bailaba entre las dos familias y cual estúpido decidí asumir como propio.

La magia, —he aprendido con ella. Es extraña, rara, se escapa o regresa. Solo seres geniales conviven con esta inusual destreza que les provee de energía. Ella curaba almas. Curaba sueños. De ella pocos recuerdan su vida. Pareciera como si no fuera necesario que le recordaran.

Abrí una de las cinco cartas que durante años había guardado en un cofre desde que visité a su hermana, en el Norte de Italia. Vi, que era la letra menuda de mi Nona, y me hablaba:

“Il fiume della vita è inafferrabile. Solo l’ascolto attento ci aiuta ad imparare ad amare, ad essere amati”

Traducción:

“El rio de la vida es esquivo. Solo escuchar atentamente nos ayuda a aprender a amar, para ser amado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .