La boda de la Sra. C. y el Sr. D.

Esta semana escribo sobre la casa, tal vez estoy influido por la boda de mi hijo el Sr D. y la señora C. que se realizará mañana viernes. Todos vivimos inmersos por esta tradicional realidad de crear nuestros espacios de calidez, lo hacemos a lo clásico, de a dos, o con la cantidad de variantes que nuestra sociedad ha comenzado a aceptar. Me pidieron que diera un mini-discurso y para ello he preparado una mini poesía, no he practicado su lectura, prefiero que se note la espontaneidad y el amor que siento por ellos. Si he puesto Word varias veces y que lo leyera en voz alta.

Por ello hoy quiero hablar de otra casa, es espiritual, todos pertenecemos a alguna de ellas, y todos deberíamos consultar a nuestros ancestros si alguno la ha visitado. La que explicaré a continuación es la Casa 37. ¿Magia? Es probable… pero vivir, es una magia química y espiritual a la vez. Con ustedes…

La casa 37

Un viaje es un encuentro inesperado que a veces deseamos y otras veces no. Hace unos años me entregaron un jarrón de cristal tallado en claros y morados y que se utiliza para guardar en su interior caramelos. Durante 80 años ha pertenecido a mi abuela, luego se alojaría en casa de mi madre y alguien le rescato (le llamaremos L) conservándole estos años.

Diremos que siempre me acompañan unas letras mágicas que pertenecen a La Casa 37, por ello decidí abrir el espacio de cuero que las alberga y preguntar; no lo hago seguido, sino en momentos puntuales, luego ellas se despliegan dando respuestas a mis dudas.

“El jarrón les pertenece y debes cuidarle”, surco la frase desplegándose. Mi intriga iba en aumento, mire hacia una estantería y después de viajar 11.000 kilómetros aquel esperaba su nuevo cometido.

¿La historia acaba aquí? Aquel que ha seguido la lectura hasta aquí puede abandonar o reconsiderar cual es el sentido mágico de esta cita. En mi caso he logrado descubrir la cara de su historia; las letras a veces predicen el futuro, en otras avisan de cambios en las relaciones emocionales, en otras una enfermedad. El otro aspecto de La Casa 37 –y ello es su nueva faz- permite que personas que están en coma, puedan liberarse y acceder a un espacio vital diferente. Mi decisión fue inmediata, solicite que un familiar en el hospital y grave libere su alma.

En suma si hablamos de viajes esta es otra forma de pasar de un estado a otro. El jarrón sigue su camino. El me protege ¿o yo a él? La fuerza espiritual migra –deduje. Y la Casa 37 siempre incorpora a quienes debe proteger, ahora ingresarán la Sra. C y el sr. D.

Notas:

La Casa 37
Creer… A veces la Casa 37 es un sofisticado espacio temporal al que pertenece la rama de mi Nona Domenica. No he llegado a entender este espacio hasta hace poco, pero le sitúo hace 52 años cuando en esa relación profunda de amor pude ver como mi abuela curaba a quienes le solicitaban su ayuda.

Ver explicación de la Casa 37 Link

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .