Charlas con mi gato by j re crivello

el

Jasón consultó el oráculo, que le animó a que dispusiera de un barco y realizase la expedición.8​ Así pues, tuvo que ser construida una nave a la que se llamó Argo, en honor de su constructor, que se llamaba Argos.(​nota 3​)

—¿Las cuatro? Ese ruido me decía que mi gato estaba de regreso. Me levanté y llegué hasta el comedor. Fuera el frio acechaba y aun había restos de la tormenta. Pude verle estirado, leía algo, la intriga me atrajo hasta él y le acaricie. Pude ver y leer de soslayo:

“La nave Argo fue construida bajo la dirección de Atenea, con madera de los bosques del monte Pelión, en Tesalia. Tenía cincuenta remos. La proa del barco, construida con madera de Dodona, tenía el don del habla y de la profecía. Jasón envió heraldos por toda la Hélade para anunciar la realización de la futura expedición​ y llegaron numerosos héroes que deseaban formar parte de la misma. Hay diversas fuentes literarias que recogen los nombres de los integrantes de la expedición, que por el nombre de la nave recibieron el nombre de «Argonautas»”. (Fuente Wickie)

—Que interesante —exclamé. Y fui hasta la nevera y saqué cacaolat. A mi gato le pirraba este chocolate urbano. Puse el plato en el suelo. Y dio un salto y bebió con placer. “Una nave con una proa que tenía el don del habla y la profecía” —repetí

—A mí me gusta de esta historia que a Jasón se lo quieren quitar de encima y le envían a una tarea imposible –dijo él con el plato limpio. Pedía más pero en esto era muy estricto. Estaba a régimen. Que sería el mundo sin argonautas –pensé.

—Los que son capaces de misiones imposibles son los que cambian nuestras vidas. Parecía que recitaba de una manera hueca. Mi gato, a estas salidas en falso las intuía enseguida y me afiné. Kant dice que la razón es la que unifica las experiencias sensibles –aquí ya iba mejor y el asentía-, con lo cual aquellos que son Argonautas parecen aventureros o arriesgados pero solo dirige su instinto el entendimiento. Al dejar deser animales tuvimos rachas de oscurecimiento mental.

—La religión —dijo él.

—O el nazismo, o el maoísmo. Pero los ratos de luz son viajes increíbles guiados por la razón   —agregué. Los dos nos fuimos a dormir, era viernes. Mi gato solo salía de noche de martes a viernes, con lo cual mañana dormiría a gusto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.