Marilyn —04 ¿Frío o caliente?: Los Kennedy by j re crivello

el
Marilyn y Lee Strasberg (su mentor)

Mañana y viernes aparecen los dos últimos capítulos, el jueves textos escritos por ella, y el viernes: “la intrahistoria de como escribí Marilyn”. —j re crivello

“Fue un primer contacto frío, pero escandaloso. Marilyn estaba sentada en un sillón de terciopelo y el Kennedy entro por un lateral. La gente se arremolinaba, nadie dejaba paso al séquito. Él, miro hacia el final de la sala y desde ese espacio detrás de una copa de Martini con una aceituna, dos ojos le correspondieron. Marilyn le observaba como rasgando el espacio y separando lo interesante de lo estúpido. Llevaba un vestido apretado con flores pequeñas, y unas gafas de nácar y curvadas. Se las quito, e hizo un gesto cursi. Una bomba había estallado. Sus amigos, cercanos a la Mafia, la habían situado casi a la entrada para atraer al presidente. Fuente: Kennedy (Obscenity) j re crivello

Otros lo explican de esta manera: “Marilyn conoció a Kennedy en 1954, en una fiesta en casa del productor Charlie Feldman. Una fiesta a la que acudió con su marido Joe Di Maggio, en la que bailó acaramelada con su admirado Clark Gable y en la que deslizó un papel con su número de teléfono en la chaqueta del entonces joven senador norteamericano. Durante ocho años se sucedieron los encuentros entre ambos. (1)

Hablar de los hermanos Kennedy es hacerlo sobre un periodo tumultuoso de la sociedad americana, de aproximadamente el año 1955 hasta el año 1962, en la cual el poder se escondía en las alianzas de diferentes familias políticas, la CIA y La Mafia trabajaban por resolver las cuestiones surgidas después del asesinato de un presidente que encarnaba el poder civil. Y prueba de ello son los cientos de testigos asesinados en extrañas circunstancias como si este pecado político (asesinar a un presidente) se debiera guardar más allá de la lógica evolución de esta sociedad.

Y Marilyn en esos años mantiene una relación inexplicable (con altos y bajos), con los dos hermanos que le permitirán conocer, intuir o escuchar en sus encuentros: el sexo, las mentiras, lo abrupto del poder que esconden estos dos demócratas que poseen zonas oscuras en sus comportamientos. Pero nos llega hasta hoy, como un intento de la sociedad americana referido a los Kennedy, de mostrar la parte perfecta de aquella monarquía civil.

Y toda parte perfecta, tiene un juego de intrigas y atracciones para justificar algo inexplicable: ¿Cómo es posible que asesinaran a dos hermanos de una misma familia y en ambos no exista una explicación clara de su magnicidio?

La pregunta no corresponde contestarla aquí, pero hay abundante bibliografía que casi está muy cerca de la verdad. Pero a nosotros nos interesa Marilyn.  Pero cuando preguntamos a la I. A. Google, no salen más que links que nos hablan como los Kennedy asesinaron a Marilyn. Con lo cual es mejor abandonar esta vía muerta.

Y descubrimos hacia 1955: Will Success Spoil Rock Hunter? (¿El éxito arruinará a Rock Hunter?) Es una comedia “en la que su doble Jayne Mansfield interpretó a una actriz tonta que inicia su propia compañía de producción” (2) Estamos ante un esfuerzo de Marilyn por establecer su autonomía respecto a los estudios cinematográficos y liderarse a sí misma. Prueba de ello es su trabajo con Lee Strasberg, o su comienzo a trabajar en la terapia psicoanalítica.

Hacia 1956 firma contrato con otro estudio, “anunciando su victoria sobre 20th Century-Fox. La prensa ahora escribió favorablemente sobre su decisión de luchar contra el estudio; Time la llamó una «mujer de negocios astuta» (3)​ y Life predijo que la victoria sería «un ejemplo del individuo contra la manada en los próximos años»”

Vemos a una mujer que consigue liberarse de sus dificultades y encara un nuevo ciclo vital.

¿Qué ocurrirá entre este año de finales de 1956 y 1958 cuando filma Con faldas y a lo loco? La frase siguiente nos explica su lucha interior. Y su decadencia a través del consumo de alcohol y barbitúricos.

[Pero] ¿Por qué debería preocuparme? No tengo ningún símbolo fálico que perder

—Monroe hablando sobre Some Like it Hot.(Wickipedia)

Con ello muestra toda su potencia, al transformar lo vulgar en algo reconocible, se interpreta a sí misma y sortea esa identidad adjudicada a las mujeres en los años 50 como poco inteligentes, por ello no dejamos de reinventar su legado que reaparece desde aquella sociedad que debatía entre moralidad y sexualidad.

Y los hermanos Kennedy ¿dónde quedaron? (4)

Notas:

Fuente: JFK: Los culpables Escrito por Carlos Arias Puerto Link

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.