Buscar

Barcelona / j re crivello

Escritor y Editor

Autor

juan re crivello

Escritor & Editor Autor que publica en diferentes blogs: Masticadors de Letras España, MasticadoresUSA, MasticadoresEROS. Colabora con el periodico digital Mundiario con 10 millones de lectores. Su blog oficial es Barcelona & j re crivello https://bcnexpres.wordpress.com/ En sus diferentes blogs ha superado la barrera de 1 millón de visitas. Dirige la Editorial Fleming Ha publicado en los blogs de El País, Le monde, Clarín Ha editado 12+1 libros disponibles en Amazon Dirige el Taller de Escritura FlemingLAB por el que 50 escritores han dado voz a su propio estilo.

La isla -02

Desperté y el sol estaba fuerte y grande. Había decidido dormir en una cama hecha a media altura encima de un árbol, intente seguir los consejos de un tipo que se mataba cada día en la televisión. No fue tan difícil construir el manto de hojas verdes; al mirar a mi alrededor me encontraba varado en una explanada de unos 50 metros, hacia atrás el camino con el riachuelo que iba al mar, por delante otro ascenso que suponía atravesar un bosque para dar con el comienzo de la base del volcán y en los laterales se abría un antiguo sendero que corría cerca del riachuelo. De comida, en esta zona nada, ni siquiera los famosos cocoteros, pero llevaba aun algunos de ellos y desayuné, también pude cargar con agua mi cantimplora. Aquel tipo de la tele, que regresaba a mis recuerdos continuamente, insistía siempre que llevar agua era fundamental. Pero no tenía donde poner más. Puse pie en el comienzo de aquel camino y vi que se abría paso con soltura hacia la derecha, pero su ascenso era lento en dirección a la cima, aquello me recordó, un libro sobre la cocina de El Quijote. Cuando uno más cocos come, más recuerdos alimenticios crecen —pensé-. Era una copla que referida a algo así:

Hago yo mi olla
con sus pies de puerco
y el llorón judío
haga sus pucheros (1)

Y camino a un paso de un volcán, sus estrofas sonaban raras, ni había judíos, ni pies de puerco, aunque algunos cerdos del monte pude ver correr arriba y abajo. Pero ¡como matarlos! Como acercarme a un bicho que corre como un demonio, con un cuchillo pequeño, ni siquiera en los programas del tipo de la tele pude ver cómo hacerlo. ¡Lo bien que vendría un puchero ahora! Era mediodía y el final del camino me dejaba en otro rellano, abierto, sin muchos árboles y al final pude ver una choza. No era muy grande, estaba en un lateral, desde allí un precipicio abrupto permitía ver el mar. Di un par de vueltas y no había nadie, me acerque con cuidado, todo estaba abandonado. Dentro tres camastros antiguos, una cocina de leña, y ¡cuchillos! Por primera vez alguien estaba aquí, o algún naufragio anterior los deposito. Mire y pude ver una fotografía con tres personas, una pareja y una niña, la clásica foto de familia que era tal vez antigua. Decidí instalarme. Desde la puerta a la izquierda se podían ver dos tumbas. ¿Y el otro miembro?
Algo no encajaba. En el interior de uno de los camastros encontré una libreta, muy cerca de una especie de ventana, la abrí en el último día y señalaba diez años atrás; ¡imposible! -pensé-; de nuevo se alejan los posibles habitantes de esta isla en el tiempo. La cerré y la abrí en la primera página, en lápiz con letra alargada y ruda, decía:

Hemos llegado a esta explanada. Estamos bien. Con grandes esfuerzos hemos arrastrado hasta aquí lo que teníamos en el barco.

Nota:

(1)La cocina del Quijote, Lorenzo Díaz, página 57, cita de Quevedo. Edit. casa del Libro

La isla -01

Me levanté casi al alba. Mi hora física distaba de seguir la horaria, en la isla todo estaba en otro mundo. Me lave un poco en un hilo de agua que desembocaba en el mar. Luego opte por mi desayuno exclusivo, cocos mañana, tarde y noche. Estaba todo listo para emprender un largo viaje, decidí caminar hacia la derecha, cargaba tan solo una bolsa ligera y un saco de dormir. Me preguntaba si seria capaz de llegar hasta la montaña donde crecía una fumarola negra y viscosa. Opte por seguir el riachuelo pues suponía que me llevaría hasta la zona alta. ¿Viviría alguien en este espacio en medio del océano?. Intuía que estaba solo y alejado de espacios de comunicación y transporte. El riachuelo si no se moría, era la primera linea que me llevaba de la playa hacia la montaña del humo.


En mi cuaderno de 100 paginas donde antiguamente apuntaba los gastos familiares, decidí quitar las hojas y dejar un gran espacio en blanco.
La subida en los primeros 3000 metros fue suave y tranquila, gane altura y desde allí pude divisar los contornos de este lado de la isla, por detrás del volcán no podía imaginar que podía encontrar. Me senté, era mediodía, estaba fatigado. El sol desapareció y una violenta tormenta regó el paisaje hasta dejarme empapado. En aquel espacio de soledad las ideas navegan con fuerza, sin proponerlo recordé una frase de Ortega y Gasset:
“no hay creación estatal si la mente de ciertos pueblos no es capaz de abandonar la estructura tradicional de una forma de convivencia y, además imaginar otra nunca sida” (1)

“¿A que venia esta historia?” -me pregunté. En esta soledad, el Estado era una desaparición astuta y cruel al triunfar la naturaleza. Los humanos nos protegíamos por estos castillos de miseria artificial para no ser sometidos por el más fuerte. Pude abandonar mi pensamiento… pero recordé que un ideal más longevo, más antiguo tal vez, sería el futuro de la Humanidad: las ciudades interconectadas. ¿Volveríamos a las tribus? O esas serian el símbolo de la fe en la convivencia, ya más ajustadas a las necesidades del ciudadano. Levante una piedra y la tire en dirección a una arboleda que despejaba un camino hacia arriba, vi que rebotaba y se perdía detrás de unas delicadas flores tropicales.

#A veces ni en una isla estamos libres del ataque que nos pide un escarmiento#

Notas.

(1) Pág. 201 La rebelión de las masas. Ortega y Gasset

Recetas & la Misión Apolo: Los Ñoquis de mi madre

Delicious (2) Recetas y Relatos está a la venta en papel y durante 5 días gratis Link ¡bajatelo! Clasificación en los más vendidos de Amazon: n°47 Gratis en Tienda Kindle (Ver el Top 100 Gratis en Tienda Kindle)

Houston vuelve a hablar:

-60 segundos.

Les queda un minuto de combustible. Armstrong sigue buscando un lugar más o menos seguro y cree ver un espacio. Es la ladera de un cráter. Imposible.

Sigue bajando. No hay lugar para aterrizar.

Y Houston dice:

-30 segundos

Silencio. En la Tierra, miles de técnicos de la NASA esperan. En la Luna, dos astronautas callan.

Y de repente: – Luz de contacto. Ok. Motor parado.

La misión a la Luna mostro que los sueños pacíficos también merecen un espacio en nuestras vidas. Diríamos que aparecen e iluminan generaciones enteras. Cuando llegaron a la Luna tenía 15 años. La edad que ahora un adolescente ha conocido la sexualidad, las drogas, las redes que le ocupan la mitad de su vida y le apartan de los sueños. Recuerdo que vivía en una ciudad de provincias de pocos habitantes, aburrida, de tardes insoportables y aquel fogonazo cambió mi vida. Estos hechos marcan la vida de millones de personas que despiertan en su búsqueda, no es que se transformen, no, diríamos que alumbran un piloto apagado que les transporta y globaliza. Es la fuerza que mueve a la ilusión del talento. Nos imbuye de un espíritu de competitividad que nos permite reducir los miedos y las venganzas sociales de odio, amor o envidia ante la posibilidad de participar de algo gigantesco.

400.000 técnicos e ingenieros crearon el alma del proyecto Apolo. Hoy no reunimos esa masa de talento para ningún proyecto que despierte la fuerza creativa de nuestros jóvenes.

¿Hemos fracasado los de mi generación?

Tal vez no, tal vez hemos creado las herramientas que alumbraran un cambio gigantesco. ¿Qué cual será? La Segunda Singularidad le llaman algunos, algo más sencillo, ya no estaremos solos, estarán los robots y la I. artificial.

¿Bueno? ¿Malo? Tal vez mi madre y otra de sus recetas tenga la respuesta…

Ingredientes para Ñoquis de patata. Receta italiana

  • 1 Kg. de patatas (os recomiendo patata gallega, son especiales para cocer)
  • 200 g. de harina de trigo
  • 2 yemas de huevo
  • Sal y nuez moscada rallada o en polvo (al gusto)

Cómo hacer ñoquis o gnocchi italianos.

Un tipo de pasta italiana que se elabora principalmente con patata y unos ingredientes básicos que siempre vamos a tener en casa: un poco de harina, yema de huevo y sal.

Partiendo de la receta básica admite además una gran variedad de ingredientes como el queso ricota, espinacas, calabaza, plátano, yuca, etc…

A la hora de degustarlos, se suelen acompañar de la salsa que más nos guste. Las más frecuentes son las salsas de tomate, y las elaboradas con algún tipo de queso.

Cuando hablamos de cocina italiana todo el mundo piensa en pasta fresca italiana, el risotto o la pizza, pero los ñoquis son también un plato tradicional en el país transalpino.

Hoy en día encontraremos ñoquis ya preparados en las tiendas y supermercados, listos para cocinar. Pero es preferible hacerlos nosotros mismos porque, como siempre se dice, “no hay color”.

Se elaboran de manera sencilla, con ingredientes básicos y tampoco son necesarios utensilios especiales.

Una gran ventaja de esta receta es que es perfecta para hacer con niños. Los más peques de la casa se divertirán de lo lindo haciendo la masa para los ñoquis, y además los iremos iniciando en el mundo de la cocina.

Antes de empezar con los ñoquis. Las patatas

  1. Cuando vayamos a comprar las patatas es preferible que las escojamos de un tamaño similar, porque así luego se cocinarán de igual manera, estando todas en el mismo punto.
  2. Ya en casa el primer paso será lavar bien las patatas, para quitarle la tierra o suciedad que puedan traer.
  3. Las cocemos sin pelar en abundante agua hirviendo, durante 20-25 minutos, dependiendo de la dureza de las patatas y su tamaño.
  4. Se cocinan con su piel para evitar que absorban agua durante la cocción.
  5. Pasado el tiempo, pinchamos las patatas con un tenedor o similar para comprobar si están ya hechas. Lo sabremos cuando al pincharlas, entra y sale el utensilio con facilidad (lo mismo que hacemos cuando horneamos un bizcocho).
  6. Retiramos de la cazuela y las dejamos reposar 10-15 minutos, para poder manejarlas sin riesgo a  quemarnos.
  7. En cuanto podemos echarles la mano, las pelamos y volvemos a ponerlas a enfriar otros 10 minutos más.
  8. Es importante que la carne de la patata esté templada, lo que nos facilitará manejar la masa con facilidad.

Preparación de masa y amasado de los ñoquis o gnocchi de patata

  1. Con un pasapuré o con un tenedor, machacamos las patatas para convertirlas en un puré homogéneo, es importante que no queden grumos.
  2. Enharinamos la tabla o la encimera donde vayamos a trabajar con los ingredientes.
  3. También echamos un poco de harina en nuestras manos para que no se nos pegue la masa de patata.
  4. Con el puré hacemos un volcán y en el hueco echamos la sal, un poco de nuez moscada molida (al gusto de cada uno, pero no os paséis) y las yemas batidas de dos huevos.
  5. Vamos mezclando con los dedos poco a poco, incorporando harina  en cantidades pequeñas.
  6. Seguimos mezclando y amasando con las manos añadiendo la harina que necesitemos.
  7. Dependiendo de la humedad de las patatas podremos necesitar más cantidad de harina para lograr la textura final.
  8. Debemos de conseguir una masa homogénea, sin grumos o partes duras, que sea flexible, blanda y no encontremos dificultades para amasarla. Tampoco se nos pegará a los dedos. Hacemos una pelota y dejamos reposar 10 minutos.
  9. Separamos un poco de masa y con la ayuda de las manos la extendemos haciendo un cilindro, que cortaremos en porciones (que serán los ñoquis) de 2 cm. de tamaño.
  10. Repetimos el proceso con más porciones de masa, hasta terminarla por completo.

Forma de los ñoquis o gnocchi de patata

  1. Los ñoquis podemos dejarlos lisos tal cual o darles su típica marca rayada.
  2. Hay un utensilio de madera especial para esto, aunque si no disponemos de él podemos hacer algo similar con la ayuda de un tenedor.
  3. Cogemos un ñoqui, presionamos contra la parte de los dientes del tenedor y lo hacemos girar, quedando un hueco en su interior y unas estrías o rayas en su parte exterior.
  4. Si os gustan más redondos, bastará con bolear cada ñoqui y luego darle la forma definitiva.
  5. Terminado todo el proceso vamos a darles el sencillo toque final.

Cocción de los ñoquis o gnocchi de patata

  1. En una cazuela con agua hirviendo y sal (en las proporciones habituales para la pasta: 10 g. de sal por litro) vamos echando ñoquis en cantidades pequeñas. Por ejemplo de 10 en 10, para que tengan espacio suficiente y no se peguen entre ellos.
  2. En un primer momento se irán hacia el fondo de la cazuela. Pasado un rato, comprobaremos que se elevan y comienzan a flotar en la superficie.
  3. Ese es el punto ideal de cocción. Retiramos con una espumadera y repetimos con el resto de los ñoquis.

Y ya estarán listos para añadirles la salsa que más nos guste.

Recetas & Política: Pollo al Curry de mi madre

Delicious (2) Recetas y Relatos está a la venta en papel y durante 5 días gratis Link ¡bajatelo!

Parece que a los políticos de nuestra pequeña galaxia se les han acabado las recetas para gobernar juntos. No soy un experto en la cocina, pero si un observador, cuando un buen cocinero le apetece comienza por saborear la compra, es decir va al mercado político y conoce cuál es el producto de temporada, cual es el que está de baja y lo regalan y cual es tan fino que una buena comida durará en la memoria de sus comensales.

Pues bien nuestros políticos antes de cocinar ya saben lo que ofrecerán, ya saben a quién le dejaran ver la patita del lobo y si le dejaran entrar. Pues bien cocinar es combinar texturas, paciencia, desahogo mental y estar en camino de una cierta paciencia. Nuestros políticos están rodeados de amantes del tacticismo, el Ivan Redondo ese de Sanchez, o el argentino de Pablo iglesias y los demás. Les susurran los guiones y juegan partidas de ajedrez imaginarias para acabar quedándose con todo el pastel. ¡Con Todo! O sea cocinan para que la cena o la vianda ofrecida solo tenga sabor a su preparado.

Y así llevamos 80 días sin gobierno construido por aquel que tumbo a Rajoy para darnos un mejor gobierno.

A todos ellos les brindo la receta de mi madre, que no era cocinera, sino bio-quimica y sabía que las mezclas solo son posibles con cantidades homogéneas pero de distinta cantidad.

Receta de pollo al curry -de la antigua agenda de mi madre Lydia Crivello-
Curri-coco en sobres
Cocinar cebolla cortada bien fina, 1 diente de ajo. Agregar pollo cortado en trozos pequeños (aceite hasta que estén los dorados, agregar curry (y pimienta, canela, etc)
Preparar leche un litro en fuego tibio, agregar el coco rallado (llevar al 1º cocción)
A continuación agregamos al pollo el arroz y sofreímos el conjunto. Agregamos el caldo de pollo hasta que cubra todo y removemos bien para que el curry se distribuya por el arroz.
Tapamos la sartén y cocinamos a fuego suave hasta que se seque el arroz, este proceso puede tardar unos 20 minutos.
Si vemos que se seca pero que el arroz no está hecho, agregamos un poco más de caldo. Cuando se haya consumido casi todo el líquido apagamos el fuego y dejamos reposar.

Ingredientes
4 Taza de Agua
200 Gramos de Arroz
1 Unidades de Pechuga de Pollo
2 Cucharadita de Curry
50 Gramos de Cebolla picada
2 Taza de Caldo de Pollo
2 Cuchara sopera de Mantequilla
1 Cuchara postre de Aceite de oliva
1 Pizca de Sal
1 Pizca de Pimienta
1 Pizca de Perejil picado

Delicious (2): Como cocinar un Pionono by j re crivello

Delicious (Dos): Recetas & Relatos de [Re Crivello, Juan, Castillo, Awilda, Aldegunde, Jorge, Gómez, Mel, Boletta, Verónica, Nigro, Claudio, González, Diana, Ruiz, Conchi, C., Scarlet, Corso, Lucas]

Esta semana disfrutamos de la publicación (ayer tarde) de Delicious (dos) Recetas & Relatos. Estará gratis a partir de mañana, sus autores se divierten y Fleming Editorial les acompaña: Awilda Castillo, Jorge Aldegunde, Mel Gómez, Verónica Boletta, Diana González, Claudio Nigro, Conchi Ruiz, Scarlet C, Lucas Corso , J re crivello Link para bajarlo gratis a partir de mañana kindle y papel

  “¿Por qué quieres impedirme ir al cielo?”, preguntó con una sonrisa Pio IX (Pio Nono)

Detrás de  los platos aparecen las historias, el popular Brazo gitano de España en Sudamérica es llamado Pionono. Para ello consulte a la antigua agenda de mi madre (con cientos de recetas escritas a mano en una letra pequeña donde mezcla la letra de imprenta, la cursiva y el chafarderismo) y el sábado 24 de abril de 2011, a las 8:00 apuntaba esta tradicional elaboración:

Pionono

4 huevos, batir con 4 cucharaditas pequeñas de azúcar. Agregar vainilla, 40 grs. De harina. 2 cuch. de miel. Poner a 180º 8 minutos y extender sobre un papel en mantecado. Rellenar con salado o dulce. (Ver diferentes recetas al completo)

Intentando profundizar en la unión del nombre de esta receta,  pude descubrir que nos referimos a un Pio, a la persona que es muy religiosa y lo demuestra con sus actos, y el Papa IX es quien más se opone al Jansenismo en el siglo XIX,  e impulsa la visión de un gran teólogo de la Iglesia Alfonso María de Ligorio,  quien afirma:

“Con el fin de obrar lícitamente, en las cosas dudosas deberemos buscar y seguir la verdad: allí donde la verdad no pueda ser claramente hallada, estamos obligados a abrazar al menos la opinión que más se aproxima a la verdad, que es la opinión más probable”. (1)

Bruno Forte señaló que algunos rasgos de la moral propuesta por Ligorio coinciden con el espíritu nacido de aquel movimiento cultural e intelectual europeo denominado Ilustración:

—La promoción de la razón, dando más importancia a la argumentación intrínseca que a los argumentos de autoridad;

—La aceptación de los datos objetivos de la «experiencia» en oposición a los «prejuicios» como criterios de orientación humana;

—La inclinación hacia el valor de la libertad cuando la ley no es cierta.

 Llegados a este punto, ¿aún deseamos cocinar un Pionono? Tal vez una buena receta debe ser acompañada por los datos de la razón y la libertad, sin este Papa IX, el Jansenismo hubiera triunfado devastando nuestra sociedad con las normas y sus regulaciones.

#Detrás de una receta hay un cumulo de traiciones o descubrimientos.

Nota:

  • Fuente Wickipedia

Tierra del Fuego: Karukinka

By J re crivello

Así llamaban los indios selk´nam a la Tierra del Fuego. Traducido significa “la última tierra de la gente”, fueron asesinados a finales del siglo XIX por los primeros colonos europeos. No es mi propósito hablar de ellos, pero si del concepto de la última tierra.

En la dispersión que la civilización ha producido en los últimos dos siglos hemos llegado a los confines más alejados. Los pueblos Ona eran 4.000 individuos que dominaban una isla donde parecería imposible que existiera interés por explotar un territorio desértico y sometido a unas duras condiciones ambientales. Pero los colonos europeos introdujeron las explotaciones de ovejas y el territorio en su esencia desapareció, y con ello, desaparecer sus pobladores originales.

Karunkinka fue domesticado por la fiebre del dinero y la extensa explotación ganadera. El último poblador Ona murió en 1980. Una vez más constatamos, como la última tierra ha sido incorporada a esfuerzo globalizador, como multitud de territorios alrededor del Planeta.

A veces observamos como las antiguas fronteras -de atrevidas e inestables formas- ceden su espacio a nuevos estilos. Con lo cual, las buenas gentes que le poblaron sin poder explicar los cambios que están sufriendo caen en la disolución espiritual. Los selk´nan nos han dejado algunas imágenes de su forma de ver la vida. En su sencillez se observa como al pintarse los cuerpos de una manera tan excitante, hablan de su fin. Es la cultura occidental quien somete a la imaginación. Pero detrás de aquella está el paisaje de unos individuos que sienten la pérdida de su civilización, sin poder convivir con el nuevo poder.

Luego un gran silencio y unas fotografías rellenarán el hueco espiritual.

Es la globalización en su intensa y atrevido desarrollo quien unifica y destruye las sentidas y vibrantes propuestas culturales, de civilizaciones humanas, que al desaparecer nos sumen en el esclavo calor de hamburguesa, cola y rock and roll.

Ruta 66 -04

Los Cadillacs  están  chafados al suelo

Un gigante paso por aquí –para maniatar

A los años 50. A aquella venérea

A aquella liberación,

Elvis cantaba rock y nosotros follabamos

O, Elvis follaba y nosotros cantábamos rock.

La recta se estira con una suave subida

Al fondo dos moles de petrificadas

El viento las ha reducido a redondez ausente

Solo el coyote se atreve a correr en este cemento que lleva al Oeste

Y nosotros,  metidos en un deseo

Abandonamos el Este –y los pecados.

Notas

For the traveler going west on Route 66, Texas is Cowboy Country. It is here that some of the most wonderful Route 66 icons reside. For example, a museum dedicated to barbed wire, all-you-can-eat steak, and a ranch of antique Cadillacs in the middle of the wide-open Texan range. Link. http://americandrivingvacations.com/trips/route66/route6605.html

 “The 66, the long asphalt path that crosses the country, laying gently upon the map, from Mississippi to Bakersfield, past red earth and gray earth, winding uphill across the mountains, then along the bright and terrible wilderness, reaching the ridges that end in the rich valleys of California…” Link: http://www.knok.com/knoleskine/2013/07/30/get-your-knoks-on-route-66/

Ruta 66 -03

1

Gas Station

Desgastada y fría. Es un canal intenso que transita América. Para escapar de nuestro destino. Para implorar a una bestia antigua. De soledad y ceniza

2

En la tibia noche. El vehículo devora kilómetros. Hace frío. La mueca del conductor ha desposado una doble ansiedad. Por conocer o admirar. Ante el viejo pasado que se suma sin arte. El fin, de este siniestro conflicto. Frente a la voluntad de vivir, frente a la impaciencia.

3

La carretera es un inmenso presagio. Donde tú o yo escribimos una página de aliento. Vemos el futuro como se encoge hasta partirse. De pronto le presentimos detenerse: una nube de ajonjolí nos dejará su marca.

4

Muda, sin estirpe. Un gallo, dos cuernos, una sentida cascada humana. Han parido América. Le han vaticinado su caída. Por este cúmulo de cemento y fatiga –han pasado. Caminando sobre sus sueños.

5

Marilyn le presentía. El clan de los Kennedy. O los Rockefeller. El dinero, la ambición, la muerte. Desde el tomate a la lechuga. Siempre han abandonado su sueño en dirección al Este. Siempre en una alfombra recta y sedienta. Sin pasado, sin preguntas.

Notas:

Google maps: Ruta 66

NAT KING COLE ROUTE 66 canción 3.542.392 visualizaciones

Ruta 66 -02

La historia en esta serie televisiva trataba de dos tipos embutidos en un coche descapotable que se desplazan en esta vía, en busca de aventuras. En su momento me sorprendía esta forma de vivir que descansaba en una constante: viajar en dirección a ninguna parte.

Sin dejar escapar la idea, cogí un cuaderno del lado de mi cama. Era una bitácora clásica, de papel blanco, decidí ayudarme con un bolígrafo de color negro. Hacia unos minutos que el médico me había visitado, con el fin de explicarme mi próxima operación. No sé por qué razón asociaría rápidamente, la ruta, la búsqueda de la felicidad y esta convencional trampa quirúrgica.

Pero si me permite, nada es tan inseparable de nuestra fantasía que los mitos de América en nuestra soledad.

En ambas proyectamos desde el regusto amargo de la ensalada con buena rúcula, hasta la fatiga diaria del trabajo. Es más, la rutina se impone demoledora en nuestra conciencia. Nada es tan poco imaginativo que el día a día. Por ello un paisaje televisivo de los 70 nos lleva a abordar lo clásico. ¿Es limón? ¿Es menta? A veces en un quiebro defensivo, nos atrevemos a desplazar en dirección a pequeños territorios de amor construidos alrededor de la pareja. Pero si observamos un poco más, cerca de la línea de fuga que representa dicha posibilidad aparece  siempre al acecho los compromisos y lazos de amor.

Ruta 66 -01

Me marcho a la carretera. El viaje es de ficción o de verdad, nadie sabrá si voy en busca de asfalto o atravesado por el final de julio, el calor insoportable me envía a beber cerveza y reducir mi vida a un despelote.

La carretera tiene algo de vía muerta donde nos anestesiamos. Ahora pagas y subes o bajas del autocar o te guía una señor o señora que te cuenta cual es la última roca y quien piso, o meo en ella. Hace poco hice la ruta salamanca – Madrid. En un coche del 2010 que bramaba sin parar, a 140 de promedio. Y conducía. Mis colegas, eran cuatro y regresaban de ver piedras e historia. El machacón sonido de la fiebre por llegar al final me recordó aquellos viajes de los 70. No era naif, era cemento y agua ardiente, era juventud de veinteañero y coches o camiones que me guiaban con autostop, tren bus o caminando.

Nada es más vibrante que viajar sin saber dónde acabará tu vida. Fueron dos años. Puedo decir que ¡yo lo hice! No miento. No cuento viejas renuncias. Vi parte de Europa, México, Colombia, Bolivia, Brasil y Argentina.

Cuando uno cuenta esos espacios conquistados por la ansiedad de sumar historias, necedades, sorpresas y algún amor uno reduce su conocimiento a lo explosivo.

Explosivo que generan las personalidades que nos acompañan segundos, días o meses.

Del material explosivo se cuece la vida. ¿Se cuece?

Con ustedes en los próximos días: Ruta 66

Las ciudades que nos fascinan: Dublineses by James Joyce

“Los muertos”, Dublineses

(Fragmento) Traducción de Edith Verónica Luna

Su propia identidad se fundía en un inasible mundo gris; aquél mundo sólido en el que alguna vez estos muertos se habían criado y en el que habían habitado se disolvía y menguaba.

Los breves golpes en el cristal le hicieron volver los ojos a la ventana. De nuevo, había comenzado a nevar. Observó, adormilado, los copos titilantes que caían en diagonal a contraluz frente al farol. Le había llegado la hora, debía iniciar su viaje hacia el ocaso. Sí, los diarios tenían razón: nevaba en toda Irlanda. La nieve caía en todos los rincones de la sombría planicie central, sobre las colinas pelonas; caía delicadamente sobre la ciénaga de Allen y más allá del ocaso, delicadamente caía en las oscuras y sinuosas olas del Shannon. Caía también en todos los rincones del solitario camposanto de la colina, donde yacía el cadáver de Michael Furey. La nieve yacía densamente acumulada en las desvencijadas cruces y en las lápidas, en las lanzas de la pequeña verja, en los estériles espinos. Su espíritu se desvanecía despacio mientras escuchaba la nieve que caía débilmente a través del universo y débilmente caía, como el descenso hacia su destino final, sobre todos los vivos y muertos.

Editaremos a Marisa Doménech…

Presentamos la portada del 7 autor que editaremos este mes: Marisa Doménech. ( y son 12 que editaremos) -j re crivello & Fleming editorial

Tienes un manuscrito en el cajón, ¡Que esperas! Envialo a fleminglabwork@gmail.com

¿Salud? Fleming editará en julio 12 autores (presentamos 6)

El mes de Julio traerá 12 títulos editados por Flemingeditorial.es, de ellos hoy presentamos 6. Todos irán a Amazon, todos irán a nuestros dos clubes de lectores, todos irán a nuestros poderosos grupos de Facebook, todos encontrarán una segunda oportunidad en papel al distribuirlos en 2020 en la red de cafeterías y todos estarán en Sant Jordi y en nuestra web.

Y todos son autopublicados pero… editados, corregidos, y con portadas por el equipo de Fleming. Los autores son Amira Armenta, Andrés Badillo Camargo, Héctor Medina, Delicious II, Martina Matteucci, Victoria de la Fuente y siete más en producción.

Dice al respecto El Confidencial: “Puede que para las editoriales tradicionales estas novelas no sean lo suficientemente literarias, pero para miles de lectores han resultado ser más que suficientes. Entre 2010 y 2015 el número de títulos con matrícula ISBN aumentó de 152.978 a 727.125, un 375% más y todo gracias a la maduración del mercado autopublicado. La mayor parte de ese aumento perteneció, cómo no, a Amazon y su servicio de autoedición CreateSpace. Y luego está Kindle Unlimited, una especie de Netflix literario donde uno puede enchufarse todas las novelas sci-fi o románticas que quiera abonando una tarifa de 9,99 euros al mes. Esto ha abierto la puerta a muchos autores desconocidos, cuyos libros uno nunca compraría si no fuese ‘gratis’ hacerlo”. Ver polémico artículo

Nos encontramos ante una nueva manera de producir y distribuir la cultura y quien sea capaz de adaptarse y llegar al gran público combinando diferentes plataformas logrará que el autor sea leído. Y quien entre a una cafetería y el libro de papel este en un expositor por (5,6,7 Euros) lo comprará…   —j re crivello Fleminglabwork@gmail.com (¿Nos has enviado tu manuscrito?)

Nace en YouTube: Masticadores de Letras

Los cuatro de MasticadoresdeLetras que hacemos reunión cada lunes entre Barcelona, Granada y Texas. El reloj de j re crivello marca siempre la misma hora (20:15) pues no tiene pila y es supersticioso, falta en el grupo Antonio Caro Escobar (MasticadoresColombia & YouTube, Jean Carles Cacay (Educación), Victoria de la Fuente (MasticadoresEros)

Ayer ha nacido el canal en Youtube de Masticadoresdeletras link, para nosotros llegar a más lectores es una prioridad, con ello creamos redes de confianza que comparten contenidos de calidad. No es sencillo y depende de muchos colaboradores que entienden el proyecto y brindan desinteresadamente su esfuerzo. Antonio Caro escobar, escritor y que edita Masticadoresdecolombia es su responsable, nosotros nos sumamos.

Pero ayer fue otro día hito en el proyecto, hasta ahora uno iba a un restaurante o una cafetería o al chiringuito de moda por la noche y ahora encontrará un expositor con libros de nuestros autores a un precio reducido. No sabemos cómo acabará esta experiencia pero están en siete espacios donde muchísima gente pasa y disfruta de su ocio.

Los dos proyectos hacen grande a nuestro equipo, y a los 44 escritores que colaboran. Pero además, este mes aparecerá la Web que venderá hasta 80 escritores. Inclusive de autoeditados ¡y gratis! Sumate.

Y a nuestros seguidores y lectores. Sin ellos no habría proyectos e iniciativas. Como siempre, Gracias y estamos a vuestro servicio.

J re crivello Fundador de Masticadores

Puedes seguirnos en:

MasticadoresEspaña, USA, Latino, Colombia, Educación (10.000 lectores mes)

Masticadoresdeletras en YouTube (19 seguidores)

Grupos de Facebook, Escritores Indies, Escritores 3.0, MasticadoresdeLetras (31000 seguidores)

Clubs de Lectura en Messenger: masticadores y Líneas Paralelas (150 lectores)

Canal en Telegram (21 seguidores), en Pinterest (300 seguidores)

Y… 7 cafeterías o restaurantes que venden nuestros libros

La ultima socialdemócrata —04

Escribir La ultima socialdemócrata me lleva a un gran trabajo de documentación, cada día paso cerca del precipicio con la tentación de abandonar la historia amigos —j re crivello

La correspondencia da un salto, para Fred Law leer es adentrarse cada vez más en una atmosfera que le obliga a intentar comprender la vida de esta revolucionaria apasionada pero que a su vez sufre por su amado. Inclusive por las largas separaciones, esta carta de septiembre del 1905 muestra ese momento en que ambos se alejan

“Aquella vez, en la estación, vislumbré durante largo  rato  tu  ventana  iluminada,  hasta  que  el  tren tomó la curva. Yo me había puesto intencionalmente debajo de la luz de la linterna para que tú me pudieras ver. En los últimos instantes quise  parecer  mejor  y  más  alegre  pero  no  lo  logré.  ¡Tú  tenías  un  aspecto  horrible!  Ahora  debes  tener  un  aspecto  distinto.  ¡No  olvides!  ¡Valiente,  valiente  Dziudzius!  Lo  más  terrible  ya pasó. Ahora sólo hay tranquilidad y trabajo intenso. ¡Cuánta necesidad tengo de descansar! (1)

La carta siguiente ya le muestra con su nuevo compañero, el hijo de Carla Zetkin, 15 años menor que ella.  Kostia Zetkin, a él dirige sus misivas donde Fred Law observa una gran necesidad de amor, de ser correspondida. Fred deduce que esa es una larga relación que comienza en 1906 para acabar alrededor de 1914, pero serán amigos mucho tiempo, se mezcla un amor maternal y las preocupaciones por su formación. Lo demuestra el fragmento donde ella le comenta su pasión por la pintura y que pone la fecha de junio de 1908.

“Pero  basta  de  mostrar  mi  desconsuelo.  Además,  el  agua  del  lago  cambiaba  a  cada  momento y también el cielo (hoy hay una tormenta). Al regreso a casa estaba a punto de llorar. Pero aprendí algo más. No tengo idea de cómo superar estas dificultades ¿cómo llevar el caballete y por lo menos una cartulina más grande? Ah Dudu, podría vivir dos años solo entregada a la pintura. Me absorbería. No estudiaría con ningún pintor, ni preguntaría a nadie. Sólo aprender pintando y ¡preguntándote! Pero esos son sueños alocados, no puedo hacerlo, pues mi lamentable pintura no le sirve ni a los perros y mis artículos sí los necesita la gente. El cuadrito que hice hoy te lo mandaré mañana, pues creo que ya estará seco. Y esta vez ¡tiemblo que te desilusione!” Fred Law se detiene, es hora de visitarle. Teme que al verle este desatino de internarse en su vida privada le traicione. Guarda aquellas misivas y decide ir a visitarle. ¿Estará aun? O su presunción referida a su inestabilidad en sus derechos políticos, en medio de esta Alemania que se debate entre imitar la revolución de octubre en Rusia o dar un golpe de timón e implantar una dictadura derechista le habrá hecho cambiar de domicilio para escapar. No lo sabrá sin situarse frente a esa puerta gris.

¡Esta aun allí! La puerta al abrirse, alguien ha respondido, su sonrisa le devuelve aquella intuición. ¿Has leído? —pregunta ella. Su profesora es muy exigente.

—Sí, —solo dice intentando obviar cualquier referencia a su vida privada. No puede explicar lo que sabe lo de ella hacia alrededor de 1908. Es como un juego temido ante la verdad y que cada vez se acorta en el tiempo hasta atraparle en este diciembre de 1918. Pero recuerda que: “en 1907 se reúne con Lenin, en Londres, durante el congreso del partido ruso, y en el de la Internacional en Stuttgart, cuando Uliánov insiste en que la principal tarea de los militantes obreros es prepararse para una nueva revolución, tras la de 1905, inmerso en esos años en las disputas con los mencheviques, con Bogdánov y con Trotski, que culmina con la división en dos corrientes en 1912.

Atenta a la actualidad internacional, a las huelgas escandinavas, a la tensión en los Balcanes, a la huelga general de 1909 en Barcelona (denominada Semana Trágica por la derecha), Luxemburgo trabaja sin descanso. Pasa ese año casi tres meses en Italia, vive de su trabajo como periodista y, después, durante unos años, como profesora en la escuela de formación del SPD”(2). Pero estamos casi a finales de 1918, intuye que cada vez se está convirtiendo en su biógrafo, una pregunta le atrae a la realidad.

¿Has leído? —dice ella.

Notas:

(1) (1)  Cartas de amor de Rosa Luxemburgo Cartas de Amor de Rosa Luxemburgo Traducción: Rosa Dubinski y Guillermo Israel Diagramación: Salvador López Portada: Vanessa Cárdenas3ª edición Buenos Aires, 2015Gracias a Isabel Loureiro Reimpresión Quito, 2017 Esta  publicación  fue  apoyada  por  la  Fundación  Rosa  Luxemburgo con fondos del Ministerio Federal para la Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ).

(2)Rosa Luxemburgo: La llama ardiente de la Revolución

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: