Buscar

Barcelona / j re crivello

Categoría

agosto

Agosto 18

ecdf6f9d10ebe4206ae8ccc0d7850900

De pulpa fresca y rojo, les deseamos durante el verano, con rayas o sin ella. Una parte va a la mesa y otra le empujamos con esmero en neveras que aguantan ese calor extraño que forma la barrera de los 32 grados.
Pero podríamos decir, que cada vez que mencionamos este fruto es para desdecirnos de aquel invierno gris y correoso que no se acaba nunca. Vemos a través de ellas los futuros sujetadores –si somos hombres, o si mujeres, las nalgas de brillo que algunos señores mezclan en el agua, casi cuando esta penetra desde abajo y los que miran imaginan un sueño sensual, atrapado en ese espacio frío y cálido a la vez.
Nube de oreja y sarao.
Remo corto y fino
Un ¿lago o un pajar?
Territorios del sueño
Y la delicadeza. Luego hambre, y sed. (1)
Juan re-crivello, Los genes de Mingo (poesía en preparación para publicar)

Anuncios

Agosto 17

7bfb5cd77a401eb41338691f36ffaf1f

Tenía escrito el agosto de hoy hasta que un WhatsApp de uno de mis hijos se cruzó. ¿Te llevo un libro de kruschev? Se había comprado diez libros usados. Mi respuesta fue ¡sí! Y agregué, ahora leo el Mundo de Sofía que es tuyo. Lo que abrió mi cabeza y corazón en los minutos posteriores en una larga hilera: la cultura. Para eso escribo, para jóvenes sedientos de una sociedad futura. De sueños. De genialidades, de ex -patrias, de amarillos y negros. De mujeres que anhelan ser dueñas de sus vidas. No como en el Golpe de Turquía donde los manifestantes que se oponían eran solo hombres.

En suma, escribo para que mis manos y mi cerebro sean un vehículo para otras almas que anhelan un mundo lleno de libres e iguales. Líquido, si líquido.

Gracias, Sr Isaac por salvarme de la inopia y la estupidez.

Agosto 16

887957b537dabeef9e383ecc24a66e79

Zenón fue honrado con una cruz de oro y un monumento en Kerameikos. No espero tal beatificación. Mientras pase la carroza fúnebre a través de las calles de Jena, me alegraré si ninguna ventana se abre y no vacían ningún orinal. F. Nietzche Mi hermana y yo.

En mi caso, al pasar por las calles los nacionalistas vomitarán encima de mi cadáver, los sátiros reirán con sabiduría, el teléfono 048 se colapsará por demandantes de más cuento y las panaderas con quienes cotillo sobre mis vecinos echaran una lagrimita mientras beben sorbitos de anís marca: “Viejos soldados”

En suma, la muerte me acompañará con su risa: #OtraAlma se va, otra alma ocupa su deseo de ser. Ego, suma de ego.

Agosto 15

f45d05149cdb626a098d5d6fb4e8307c

Cuando los colonos escandinavos tomaron posesión de Islandia, land-náma, y la rozaron no consideraron ese acto ni como una obra original ni como un trabajo humano y profano. La empresa era para ellos la repetición de un acto primordial: la transformación del caos en cosmos por el acto divino de la creación. Pág. 19 Arquetipos y repetición. El Mito del eterno retorno, Mircea Eliade.

Ya hemos abandonado lo divino, la razón crea mundos paralelos y en un futuro los robots crearán estadios tecnológicos. El caos se ha disuelto en un cosmos que se reanuda por una vocación de alejarnos del mundo animal, estamos obsesionados por sustituir nuestra base biológica errática, vital y con final (¿de 80 años?) por otra intercambiable, infinita y con piezas de recambio.

Todos los humanos nos acercamos a una nueva Islandia. La intriga se adueña de nosotros al pensar cómo será este futuro Arquetipo.

¿Pistas?

Nuestra conciencia vivirá en un robot; habremos abandonado la Tierra; Nos comunicaremos por la mente y existirán diferentes Humanidades. En las colonias extractivas los esclavos-robots trabajarán día y noche; en las colonias de seres despojados de la ciudadanía, el mal estará catalogado por colores; en las colonias de humanos ricos el sado calentará el aburrimiento; en las colonias de los confé tramarán una ruta para alejarse y fundar otro cosmos.

Agosto 14

ae852f0395aca1618e4583577bb33d10

Los jubilados sin perra gorda se han metido en los clásicos hogares de las caixas o bancos, ahora allí hay timba, ordenadores con internet, calefacción gratis y alguna cosilla más. Faltan eso sí, las carnes ambiguas, ¡ellas daban mucho atrevimiento!

Si algún día soy jubilado elegiré un centro de viejos para jugar a las cartas y hacer trampas, o me sentaré en un banco a charlar de las guerras pasadas. O a lo mejor me apunto a un club de resultones, tipo gimnasio para mayores que se resisten a abandonar el coito. Pediré servicio de masajes, llamadas pecaminosas, geles para calentar los sobacos y las diagonales, y libros de j. a. Ordiz para destornillarme. Dicen que antes de entrar te dan una pastilla para las flatulencias (de color verde); otra para no sentir dolor (de color rojo) y el cubata es sin alcohol. A las 8 me llevarán a casa (pagado por el estado) y una sopita caliente con música potente de Los Panchos.

¡Una maravilla! Y si llega Podemos al poder nos darán nata en el café ¡E Vero!

Agosto 13

58bc5c15f9f9f4e63c216f6860bac150

Y no bien había sido quemado el mandinga en plaza pública, cuando Holanda tenía que reunir un ejército de mercenarios europeos para combatir, en las selvas de Surinam […] Cuatro campañas agotadoras no pudieron acabar del todo con un mundo secreto, entendedor del lenguaje de las maderas, pieles y fibras, que se esfumó en sus poblados ocultos… pág. 300, Alejo Carpentier, El siglo de las Luces.

Escuché hablar de mandinga desde muy pequeño, aunque mis abuelas eran religiosas de vez en cuando incorporaban este acertijo espiritual que nos refería al Diablo. Él aparecía si hacíamos algo mal, o se presentaba envuelto en un castigo que asolaba las tierras de los habitantes de la bondad. Siempre explico, que al leer y fabular en la Biblia a los 8 años, Mandinga no aparecía, es más… el trueno de Dios y sus mandamientos conducían mi vida, más que la desolación de este Diablo gaucho que aparecía cuando la repetición de la vida se alteraba y los presentes invocaban una frase: “¡Esto es cosa de mandinga!”

Y ¿Lamiae? Es la única diabla, un verdadero demonio que nace con los griegos y llega hasta nuestros días, me imagino que a quien se les aparece más seguido es a los… sacerdotes.

Pues no quedamos con Mandinga, un diablo que surge en #la catarata espiritual de nuestros deseos#

 

Notas

Curiosidades: Ratzinger que, incluso antes de ser llamado a más grandes destinos, elaboró como cardenal un inventario concreto. Afirmó que había 758.640.176 demonios diseminados por el mundo.

Mandinga:(man’dinγa)
sustantivo masculino

Nombre que en ámbitos rurales se da al diablo “¡Esto es cosa de mandinga!” es una expresión común en el campo.

Agosto 12

150817082aa473daadcc968af9eb53a7

Estoy de vacaciones… -j re

“No quiero jubilarme sentado en una montaña de dinero sin hacer nada”   Erich Sixt —dueño de la alquiladora de coches –empresa familiar- que nunca ha perdido dinero.

Las montañas de dinero son el cumulo del atesoramiento, o de una buena inversión, o de una venta rápida de aquella empresa que construyo alguna generación precedente. Pero no hablaremos de las generaciones que han sabido hacer dinero, sino de aquellas que se han endeudado por estar órsay. Es decir situarse en una parte del campo y pegarle al balón y quedarse frito ante el pitido del árbitro por estar un metro adelantado.

Ayer en uno de mis encuentros alrededor del asado que preparo cada tanto, apareció varias veces el tema del trabajo y una parte de la mesa insistía: debes afiliarte al sindicato y tener un padrino. No puedo revelar la fuente, pero es una forma de entender la técnica del orsay. Cuando llega una decisión de ascenso y de subida de salario se preparan para meter el gol y si es posible de offside, sin que te pite el árbitro. Luego está la otra parte del país, la que se forma, la que intenta mejorar y la de los emprendedores (pero cuando hablamos de estos últimos no piense en un empresario). Los emprendedores son aquellos que aceptan los retos, rompen con la banalidad, no dejan que algo se pudra por que opinar le traerá problemas, son creativos, no tienen miedo al suceso (f1 + f2 + f3 = fx).

Muchas veces das un ejemplo: el tío de Mercadona se gasta 50 millones cada año en un proyecto para emprendedores de PYMEs y desde la bancada resucitan con:

¡Seguro que algún lio tiene…!

¿Dónde está Ud.? ¿Ama el offside o juega en equipo aceptando los riesgos?

 

Agosto 001

 

Comienza la serie agosto, está vez en julio. Y por ello he regresado a un artículo de cuando comenzó la serie en 2011. Hasta comienzos de agosto voy solo, después me acompaña un elenco de escritores a quienes he invitado, Veronica Boletta, J. a. Ordiz, Antonio Guillán –Icástico-; Melba Gómez, Ana Fernández, Lucas Corso, Javier Naranjo, Frank Spoiler, Úna Fingal, María Jiménez, Pedro J. Guirao Marco:

Cuando comenzó esta serie decíamos allá por 2011:

F. Rodriguez: “Juan, cohones, se huele, en el cuello, en el pecho, en… De una mujer. Inclusi hay. Quien le gusta ese olor. Decía Coco Chanel que una mujer va suficientemente vestida si lleva tacones y unas gotas de Chanel 10. ¡Vaa frio!”

Juan re-crivello: “De tanto ejercicio de la ironía nos convertiremos en sátiros y nuestras almas vagaran por esas tierras”.

Pues así será este agosto encontraremos almas vagando por las playas, las tumbonas, los chiringuitos y conectándose cada día para saber que viene en el artículo. Y si…, permitidme un poco de ego.

Agosto 001

by j re crivello

La excelencia o virtud sería tan sólo el resultado de ejercitar nuestros dones. Joan Garriga p. 145 La llave de la buena vida.

A veces corremos apresurados e inquietos durante años, sin espera, sin cabeza, sin aplicar el fuego interior a nuestros verdaderos deseos. ¿Quiere detenerse? Recorte este papel y péguelo en su nevera y luego agregue: cambiare en mi vida lo siguiente: ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¡Suerte!

 

Esta serie se publica simultaneamente en el blog Agosto de FlemingLAB

 

¿Niños? Infancia, astucia y aventura

Este artículo aparecerá en mi nuevo libro en diciembre “The Pizza” -j re-

Le podríamos considerar un territorio sobrevenido, tal vez una instancia que aparece como un juego y se desarrolla sin complejos en la aventura.

¿Quién no ha atravesado un puente guiado por un mayor? Detrás se escondía la fiera intriga al acecho. Aún recuerdo el agua verdosa y triste de un pueblo de nombre Tulumba. La cicatriz del océano era pequeña al visitar un riachuelo que se defendía ante nuestras pisadas en aquella lejana aldea. El puente tal vez siempre aparece en nuestros recuerdos

¿Y un perro? ¿Quién no recuerda el hambre de nuestro compañero? En Tulumba jugábamos en las calles, en las pendientes de la sierra, en los trasteros de las viejas casas. Tal vez debamos confesar que las tardes se estiran en estos antiguos remansos de juventud.

¿Llevábamos pan, o galleta? La coca cola era el lujo que nos invitaba los fines de semana. El caracol estaba al acecho, la hormiga era tan engreída que picaba con fuerza. Al remontar el río entre las piedras alguna tarde, una víbora nos procuraba su temida intriga. Nos acercábamos para verle desde el alto del montículo. Y ella se retorcía y jugaba su papel de cínica bruja.

Notas:

La foto se llama “Children of Andes”. Publicada en 1985

La cultura nos hace ricos…

_ ¿Será hecha la revolución por el proletariado, o por los… estoicos?

_ ¿Por qué no lo sería por los hombres más humanos?

_Porque los hombres más humanos no hacen la revolución, querido amigo: hacen las bibliotecas o los cementerios. Pág. 223 la Esperanza, André Malraux.

 

Si hacemos las bibliotecas, estimado André: construimos catedrales que guardan el saber pero su acceso mantiene la ignorancia en las calles.

Si construimos cementerios, estimado André: el pasado se desdobla en nombres de gentes amadas pero inexistentes. Estos grandes depósitos de almas solo conservan con el paso del tiempo un aire gélido, un cubo vacio, ¡millones de cubos vacios! Abandonados al paso del fuego de la memoria.

¿Qué podemos hacer?

Reemplazar las bibliotecas y los cementerios por la vida y apasionarnos por la cultura. 2 millones de gramos de saber ocupan poco espacio y dejan en las gentes ilusión.

Y… ¿4 millones de gramos?

 

Estimado lector… deme su opinión

 

Ultimo artículo de la serie Agosto: (80) Los españoles (o… Pinti y los argentinos)

 

by j re crivello

Fuera llueve y dentro llueve. En esta Barcelona anudada a los compromisos, la soledad es tranquila y austera, pero amenaza con evaporizar la risa. He escogido un libro de Pinti, un tipo que se sube al escenario en Buenos Aires y uno se destornilla de risa, pero me ha parecido horriblemente argentino, lleno de huevos, cagadas y boludeces.

El discurso de risotadas está lleno de epítetos referidos a la mierda. Este es un libro de los que uno encuentra  detrás de otros libros. Lo encontré al cambiar mis estanterías a una escalera que sube al cielo, hecha de madera de verdad y por carpintero, muchos libros de la segunda hilera han reaparecido.

Constituyen ¿Minas o bombas? O un rosario de historias que se funden. Dice este Pinti (1), que los españoles lo hacemos todo a lo grande, años y años de Monarquía, y un día nos levantamos en Republica y venga hablar de ella, hasta que para sacarle nos tuvimos que inventar una Guerra Civil con millones de muertos. Y, de los cuarenta años de la Dictadura de Franco, oscura, degradada y llena de soflamas referidas a la verdad y ausentes de contenido, ¡que también hicimos lo mismo! hasta llegar la democracia y erre que erre. Pero este Pinti siempre habla en clave argentina, digamos que les dice los inútiles y descarados, o faltos de honor que son. Tal vez la ropa se lava en familia, y cuando la gente le ve en el escenario solo y descalzo, le perdona su ansiedad por el estilo español. Pero al leerle uno no puede menos que inventarse una segunda estantería donde guardar esta fe mezquina en un país –o dos países tan latinos y llenos de amarguras. Pero tan vitales.

¿Pero de que hablábamos? De los doscientos años de errores o de la frescura que supone el reírse de uno mismo. Los españoles más sobrios –que los argentinos, diríamos de nosotros fabricamos la ciénaga cada “x” años y en su interior insistimos en poner o guardar con maestría tanto los objetos personales como las alucinaciones. Todo empaquetado y preparado para aparecer a la superficie mediante la envidia, quien destila nuestras fobias. Y si aquello no nos salva, amamos, cantamos, creamos fiestas o procesiones donde nuestra pasión desborda con tanta clase que 50 millones de turistas nos visitan cada año. Pero puestos a hacer, somos: buenos, imaginativos y eficientes. Mezclamos esa alegría con la técnica. Para ello, algún ejemplo: la nueva cocina, las multinacionales de estos últimos años, o la soberana paliza de invertir nuestros ahorros en una industria que hizo tantos pisos como Alemania, Francia e Italia juntas, o la adecuada y limpia manera de juntar 55 bancos en 15 en tan solo seis meses, o en despedir a Rodríguez Zapatero, con media sonrisa y mascullando nuestra ira.

Soberanos –y elitistas

Los años han construido una nueva sociedad

Latina, rabiosa y exigente

Cuando pase la crisis -florecerá una excelente cosecha

De cuáqueros amantes de la buena vida.(2)

Notas

(1)Palabras de Pinti. Los argentinos de la A a la Z, Editorial Sudamericana.

(2) Los Genes de Mingo Libro prohibido de j re crivello

 

Agosto 14 (56): ELVIS PRESLEY

by j re crivello

 

Se ha dicho mucho sobre este cantante. Que si lo de las caderas, que cantaba como un negro, o el tema de las drogas. Pero la intemporalidad de su mirada de tipo montado en el tren suena a:

El oso frito,

La nariz del águila

O, el enfermo del piso de urgencias.

Simple nada y recuerdo, retenidas en la barriga naif del 60`

 

La foto pertenece a Alfred Wertheimer

portada definitiva

Agosto 14 (46): Venecia

 

 

by j re crivello

 “Los peldaños de mármol de una iglesia se perdían en el agua; sobre ellos, un mendigo acuchillado reafirmaba su miseria tendiendo el sombrero y mostrando el blanco de sus ojos como si fuera ciego. De pie ante su tenducho, un anticuario invitó a entrar al pasante con ademanes rastreros, esperando, sin duda, estafarlo. Ésa era Venecia, la bella equívoca y lisonjera, la ciudad mitad fábula y mitad trampa de forasteros” Fuente: Thomas Mann La muerte en Venecia pág. 105.

Las grandes ciudades nos atrapan en una atmosfera de incierto resultado. Es una calle, una vida que está comprometida, una señora de polvos blancos y crema en la cara, o aquella plaza que al sentarnos nos vacía de calor y nos repone su frescor. Por ello regresamos a ella, a sus vidas ajetreadas, al profundo estilo urbano que nos muele de frio o nos supone la cultura. Ni siquiera en la guerra desaparecen estas renovadas esencias.

Venecia es una de ellas, olvidada, metida en un traje de humedad y desequilibrio nos invita a su sueño. Cada cierto tiempo, un señor de traje doblado y bambas rojas compra un billete y le visita. Allí hay un cementerio antiguo, luego una cancela y una lápida con un nombre Iris P 1850/1893. Deja unas flores, reza una vieja canción y demora su partida media hora. No es nada siniestro, ni siquiera una amante. Le podríamos situar de manera breve, como una hermana que no le pudo acompañar. De lo que deducimos que esta visita anual es un frio misterio que terminara con la biología de su visitante. ¿Y luego? Iris P esperara una caja de chocolate o unas flores del siguiente de la zaga.

Los compromisos se mantienen en esta ciudad que es mitad fábula y mitad trampa de forasteros.


 

Fin de la serie Agosto y su transformación en un libro

 

 

by j re crivello

Amigos, cuando acaba Agosto sentimos un pellizquín. En este intenso mes he escrito la serie Agosto, y será libro. Agradezco a los lectores y amigos, y a los escritores que participaron en ella: Frank Spoiler Sánchez Olga NMNuñez Carmen Martínez Gimeno Julio G. Castillo Miguel Ángel MorenoRafael R. Costa Carmen Villamarín Gianni Allegra Lola Mariné Carmen Cervera María José Moreno Me lo he pasado francamente bien y las visitas no han superado el millón, pero la calidad no se mide ¿O si se mide?

La serie de Agosto del año pasado la terminamos con el siguiente dialogo:

 

Santiago Fernandez Rodriguez “Juan, cohones, se huele, en el cuello, en el pecho, en… De una mujer. Inclusi hay. Quien le gusta ese olor. Decía Coco Chanel que una mujer va suficientemente vestida si lleva tacones y unas gotas de Chanel 10. ¡Vaa frio!”

Juan re-crivello: “De tanto ejercicio de la ironía nos convertiremos en sátiros y nuestras almas vagaran por esas tierras”.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: