Buscar

Barcelona / j re crivello

Categoría

agosto

¿Niños? Infancia, astucia y aventura

Este artículo aparecerá en mi nuevo libro en diciembre “The Pizza” -j re-

Le podríamos considerar un territorio sobrevenido, tal vez una instancia que aparece como un juego y se desarrolla sin complejos en la aventura.

¿Quién no ha atravesado un puente guiado por un mayor? Detrás se escondía la fiera intriga al acecho. Aún recuerdo el agua verdosa y triste de un pueblo de nombre Tulumba. La cicatriz del océano era pequeña al visitar un riachuelo que se defendía ante nuestras pisadas en aquella lejana aldea. El puente tal vez siempre aparece en nuestros recuerdos

¿Y un perro? ¿Quién no recuerda el hambre de nuestro compañero? En Tulumba jugábamos en las calles, en las pendientes de la sierra, en los trasteros de las viejas casas. Tal vez debamos confesar que las tardes se estiran en estos antiguos remansos de juventud.

¿Llevábamos pan, o galleta? La coca cola era el lujo que nos invitaba los fines de semana. El caracol estaba al acecho, la hormiga era tan engreída que picaba con fuerza. Al remontar el río entre las piedras alguna tarde, una víbora nos procuraba su temida intriga. Nos acercábamos para verle desde el alto del montículo. Y ella se retorcía y jugaba su papel de cínica bruja.

Notas:

La foto se llama “Children of Andes”. Publicada en 1985

Anuncios

La cultura nos hace ricos…

_ ¿Será hecha la revolución por el proletariado, o por los… estoicos?

_ ¿Por qué no lo sería por los hombres más humanos?

_Porque los hombres más humanos no hacen la revolución, querido amigo: hacen las bibliotecas o los cementerios. Pág. 223 la Esperanza, André Malraux.

 

Si hacemos las bibliotecas, estimado André: construimos catedrales que guardan el saber pero su acceso mantiene la ignorancia en las calles.

Si construimos cementerios, estimado André: el pasado se desdobla en nombres de gentes amadas pero inexistentes. Estos grandes depósitos de almas solo conservan con el paso del tiempo un aire gélido, un cubo vacio, ¡millones de cubos vacios! Abandonados al paso del fuego de la memoria.

¿Qué podemos hacer?

Reemplazar las bibliotecas y los cementerios por la vida y apasionarnos por la cultura. 2 millones de gramos de saber ocupan poco espacio y dejan en las gentes ilusión.

Y… ¿4 millones de gramos?

 

Estimado lector… deme su opinión

 

Ultimo artículo de la serie Agosto: (80) Los españoles (o… Pinti y los argentinos)

 

by j re crivello

Fuera llueve y dentro llueve. En esta Barcelona anudada a los compromisos, la soledad es tranquila y austera, pero amenaza con evaporizar la risa. He escogido un libro de Pinti, un tipo que se sube al escenario en Buenos Aires y uno se destornilla de risa, pero me ha parecido horriblemente argentino, lleno de huevos, cagadas y boludeces.

El discurso de risotadas está lleno de epítetos referidos a la mierda. Este es un libro de los que uno encuentra  detrás de otros libros. Lo encontré al cambiar mis estanterías a una escalera que sube al cielo, hecha de madera de verdad y por carpintero, muchos libros de la segunda hilera han reaparecido.

Constituyen ¿Minas o bombas? O un rosario de historias que se funden. Dice este Pinti (1), que los españoles lo hacemos todo a lo grande, años y años de Monarquía, y un día nos levantamos en Republica y venga hablar de ella, hasta que para sacarle nos tuvimos que inventar una Guerra Civil con millones de muertos. Y, de los cuarenta años de la Dictadura de Franco, oscura, degradada y llena de soflamas referidas a la verdad y ausentes de contenido, ¡que también hicimos lo mismo! hasta llegar la democracia y erre que erre. Pero este Pinti siempre habla en clave argentina, digamos que les dice los inútiles y descarados, o faltos de honor que son. Tal vez la ropa se lava en familia, y cuando la gente le ve en el escenario solo y descalzo, le perdona su ansiedad por el estilo español. Pero al leerle uno no puede menos que inventarse una segunda estantería donde guardar esta fe mezquina en un país –o dos países tan latinos y llenos de amarguras. Pero tan vitales.

¿Pero de que hablábamos? De los doscientos años de errores o de la frescura que supone el reírse de uno mismo. Los españoles más sobrios –que los argentinos, diríamos de nosotros fabricamos la ciénaga cada “x” años y en su interior insistimos en poner o guardar con maestría tanto los objetos personales como las alucinaciones. Todo empaquetado y preparado para aparecer a la superficie mediante la envidia, quien destila nuestras fobias. Y si aquello no nos salva, amamos, cantamos, creamos fiestas o procesiones donde nuestra pasión desborda con tanta clase que 50 millones de turistas nos visitan cada año. Pero puestos a hacer, somos: buenos, imaginativos y eficientes. Mezclamos esa alegría con la técnica. Para ello, algún ejemplo: la nueva cocina, las multinacionales de estos últimos años, o la soberana paliza de invertir nuestros ahorros en una industria que hizo tantos pisos como Alemania, Francia e Italia juntas, o la adecuada y limpia manera de juntar 55 bancos en 15 en tan solo seis meses, o en despedir a Rodríguez Zapatero, con media sonrisa y mascullando nuestra ira.

Soberanos –y elitistas

Los años han construido una nueva sociedad

Latina, rabiosa y exigente

Cuando pase la crisis -florecerá una excelente cosecha

De cuáqueros amantes de la buena vida.(2)

Notas

(1)Palabras de Pinti. Los argentinos de la A a la Z, Editorial Sudamericana.

(2) Los Genes de Mingo Libro prohibido de j re crivello

 

Agosto 14 (56): ELVIS PRESLEY

by j re crivello

 

Se ha dicho mucho sobre este cantante. Que si lo de las caderas, que cantaba como un negro, o el tema de las drogas. Pero la intemporalidad de su mirada de tipo montado en el tren suena a:

El oso frito,

La nariz del águila

O, el enfermo del piso de urgencias.

Simple nada y recuerdo, retenidas en la barriga naif del 60`

 

La foto pertenece a Alfred Wertheimer

portada definitiva

Agosto 14 (46): Venecia

 

 

by j re crivello

 “Los peldaños de mármol de una iglesia se perdían en el agua; sobre ellos, un mendigo acuchillado reafirmaba su miseria tendiendo el sombrero y mostrando el blanco de sus ojos como si fuera ciego. De pie ante su tenducho, un anticuario invitó a entrar al pasante con ademanes rastreros, esperando, sin duda, estafarlo. Ésa era Venecia, la bella equívoca y lisonjera, la ciudad mitad fábula y mitad trampa de forasteros” Fuente: Thomas Mann La muerte en Venecia pág. 105.

Las grandes ciudades nos atrapan en una atmosfera de incierto resultado. Es una calle, una vida que está comprometida, una señora de polvos blancos y crema en la cara, o aquella plaza que al sentarnos nos vacía de calor y nos repone su frescor. Por ello regresamos a ella, a sus vidas ajetreadas, al profundo estilo urbano que nos muele de frio o nos supone la cultura. Ni siquiera en la guerra desaparecen estas renovadas esencias.

Venecia es una de ellas, olvidada, metida en un traje de humedad y desequilibrio nos invita a su sueño. Cada cierto tiempo, un señor de traje doblado y bambas rojas compra un billete y le visita. Allí hay un cementerio antiguo, luego una cancela y una lápida con un nombre Iris P 1850/1893. Deja unas flores, reza una vieja canción y demora su partida media hora. No es nada siniestro, ni siquiera una amante. Le podríamos situar de manera breve, como una hermana que no le pudo acompañar. De lo que deducimos que esta visita anual es un frio misterio que terminara con la biología de su visitante. ¿Y luego? Iris P esperara una caja de chocolate o unas flores del siguiente de la zaga.

Los compromisos se mantienen en esta ciudad que es mitad fábula y mitad trampa de forasteros.


 

Fin de la serie Agosto y su transformación en un libro

 

 

by j re crivello

Amigos, cuando acaba Agosto sentimos un pellizquín. En este intenso mes he escrito la serie Agosto, y será libro. Agradezco a los lectores y amigos, y a los escritores que participaron en ella: Frank Spoiler Sánchez Olga NMNuñez Carmen Martínez Gimeno Julio G. Castillo Miguel Ángel MorenoRafael R. Costa Carmen Villamarín Gianni Allegra Lola Mariné Carmen Cervera María José Moreno Me lo he pasado francamente bien y las visitas no han superado el millón, pero la calidad no se mide ¿O si se mide?

La serie de Agosto del año pasado la terminamos con el siguiente dialogo:

 

Santiago Fernandez Rodriguez “Juan, cohones, se huele, en el cuello, en el pecho, en… De una mujer. Inclusi hay. Quien le gusta ese olor. Decía Coco Chanel que una mujer va suficientemente vestida si lleva tacones y unas gotas de Chanel 10. ¡Vaa frio!”

Juan re-crivello: “De tanto ejercicio de la ironía nos convertiremos en sátiros y nuestras almas vagaran por esas tierras”.

 

Agosto 14 (28) ¡QUE HEAVY!

 

by j re crivello

 

Estamos ante una expresión que se ha metido en casi todas las capas de la sociedad. Digamos que sirve para señalar una anomalía que nos causa impacto o admiración. Hace unos días le pregunte a un alumno por sus compañeros y en la descripción incluyo a su colega de la derecha definiéndole como: “es un jebiata”. Es esta una dimensión presente en el comportamiento de una parte de la juventud, de las tribus urbanas como dicen los sociólogos progres. Y como se puede ser Heavy, la red nos da unas pautas para el entrenamiento del Jebi:

“Sé que en verano hace calor, pero ni se te ocurra llevar pantalones cortos. Llevaras los elásticos y la chupa sin mangas aunque estemos a 50 grados y veas camellos y tuaregs por la calle. Nadie dijo que ser jebi fuera fácil, pil-trafilla. Para desarrollar resistencia a las altas temperaturas, te irás cada día a eso de las tres de la tarde a un sitio bien caliente (una pista de baloncesto al aire libre o también una vía de tren, que las traviesas se calientan que da gusto) con una botella de anís y tu walkman con la cinta de manowar, te sentaras a pleno sol y te la beberás (perdón, te la PRIVARÁS) entera. Al principio te costará un poco, pero a base de lingotazos iras resistiendo. Con el tiempo y las botellas de anís, desarrollaras además de tolerancia al calor, una voz cazallera q ya la querría Lemmy Kilminster para él” (1).

La estética también necesita sus instalaciones que deberá incluir según la descripción siguiente: “una planta del local, bastante grande y bien equipado. Decoración como medieval. Telaraña, tarántulas y cuervos de mentira, velitas, farolitos, telares y con muchos póster enmarcados de grupos heavys. También una máquina de juegos de dardos y dos barras para beber. Tres televisores donde ponen dvds de videoclips y directos. Iluminación ideal, ni muy oscura ni mucha luz” (2) Y en música “desde hard rock ochentero, pasando por thrash metal del fuerte, black metal, death metal, nu metal,power metal, rock nacional, rock clásico en plan Led Zeppelin o AC/DC, heavy metal a lo Manowar…”(2).

La propuesta de precios rompe con la clásica del bar de los adultos, a saber una botella o lata de 33cl, digamos que el sueño de un jebie estaría sintetizado en la metáfora que describe el consumo en un bar del recorrido:

“si vais un grupillo de amigos, podéis pedir una caja de cerveza y beber los botellines en la bodega”(2).

De una forma u otra ser jebi es estar en una onda grupal que inmuniza al participe de los compromisos y responsabilidades. Es un impasse que acumula músculo y resistencia ante la cambiante y competitiva sociedad.

 

¿Vd. tiene un corazón jebi?

 

Notas:

(1)http://kaosrock666.blogspot.com/2007/09/guia-definitiva-de-como-ser-heavy.html

(2) http://jebimental.blogspot.com/

Agosto 14 (28) Leyes

by j re crivello

Ley para las bodas homosexuales, ya la tenemos. Cuando no tendrían que ser diferentes ni merecer una. Ley para ejercer la prostitución. No existe, pero si abundantes garitos y policía dedicada a ella. Ley para no fumar en público. La hemos establecido para marginar a los dependientes de la droga y recordarles que no se pueden quitar esta dificultad. Ley para no comprar y consumir droga. Y tenemos a miles de funcionarios persiguiendo el 5% del consumo global. Ley del burka. Para que ella se quede en casa y no se atreva a salir vestida como desea. Ley para prohibir las corridas de toros. Aquello que ofende al animal y le martiriza. Y… ¿la próxima ley? ¿Qué vamos a reglamentar? Las masturbación en los gimnasios aún está al caer, y la de quitarse la cera de las orejas a escondidas, es una propuesta. Sería interesante hacer una ley general y prohibirlo todo. Hasta los gases incómodos en la soledad del portátil.

1) Por ejemplo: Por esta Ley prohibimos todo lo que sea prohibible a las opiniones del ciudadano medio, quien solo ve Tele 5 y sus señores ocupados en opinar sobre los amores o traiciones de los miembros del Star.

2) Por ejemplo: Prohibimos que se hagan cosas que no están bien. Y en este saco metemos todo.

O quitamos leyes y señores encargados de hacerlas cumplir hasta dejar tan pocas que nuestra vida sea más sencilla y austera.

Agosto 14 (27) UN PEU COURT ET UTILE POUR PERDRE LA MÉMOIRE

 

 by j re crivello

“L’amnésie est un phénomène hispanique courant concernant la période qui couvre 1936 jusqu’à la mort de Francisco Franco Y Bahamonte. Facile. Trop facile”.

Este es el comentario que dejo uno de mis lectores en mi blog en Le Monde. Y… debo confesar que me quede frio. Después de tantos años uno sigue dudando entre perdonar o reivindicar. Cada vez que a algún político se le ocurre desmontar un símbolo franquista, mi sangre se altera. A veces parecería que quisiéramos hacer desaparecer ese largo periodo de sufrimiento y odio.

¿Cómo?  ¡Le quitamos y ya está!

De las aceras, de los despachos, de todo sitio físico que nos recuerde aquel momento de solida bronca entre hermanos, o entre tíos o primos.

Pero la historia la escriben los vencedores en un primer momento. Luego la fealdad impúdica del asesinato, se nos aparece. Pero no tan solo para el franquismo, también para el periodo de la izquierda. Y puestos a contar, había una época que uno creía en la bondad de la izquierda. En su buen hacer. Pero el monstruo del estalinismo fue llenando de cadáveres, la ilusión de una nueva sociedad. Luego los pragmáticos de la maquinaria y el coche oficial, calentaron los restos de aquel sueño.

No es que la amnesia nos afecte. Es que hemos perdido la capacidad de crítica ante la imbecilidad, o el tono mediocre. La Elite se ha diluido en el pozo sin fondo de los realiti shows. Todo se muestra y repite hasta el hartazgo.

Mientras, los muertos descansan en paz. Los vivos maquinan como subsistir en un mundo débil y sin héroes.

Así fue.¿Así será?

 

 

Agosto 14 (26) Rio Jasón

by j re crivello

Un cierto tipo lleno de mierda, se acerco hasta mi lado. Eran las 12 de la noche. Su fealdad era incomparable. La galantería de pedirme un cigarro, se me antojaba difícil de sobrellevar. Hice el ademan de invitarle, sacando del bolsillo el paquete de Fortuna. Había comenzado a fumar  –nuevamente- hace dos días. De decir, que tuve ganas de regalarle, aquel dichoso epitafio que llevaba hace horas. ¿Para despedirme de tanta culpa? Pero ni hizo falta, el muy canalla tiro de él, quedándose hasta el último. Iba a gritarle, ante la descortesía, pero su sonrisa me contuvo.

“Sabe Ud. que está a punto de tirarse de este puente –dijo.

No le respondí. Solo me aparte un poco, tal vez dudaba de aquella afirmación. Pero si en algo debía darle la razón, es que respiraba por una herida de amor. Antes de girarse –por la derecha, me miro una vez más. De un salto, trepo por la defensa de acero que nos separaba del vacío y busco la dirección del agua 50 metros más allá. Quise detenerle. ¿O su paso evitaba el mío? El viento cargaba con fuerza en mi cara. No fui capaz más que llorarle, ni por unos minutos. Desapareció como un sapo. Me quede tieso pensando en el fin de la sopa, allí donde la cuchara raspa. Donde vemos que ella contesta nuestras preguntas más tontas. Un sonido lejano me dijo que debía regresar. ¿Hacia dónde? No tan lejano como el miedo, que vi en su rostro. Era: abigarrado, de lana y pus. De derrota y muerte.

Cada noche, esta acera me volverá a llamar. A la cita que me quito mi compadre. Al fin. A, la entrevista de golpe seco y húmedo, del Rio Jasón.

Agosto 14 (26) Jekyll and Mr Hyde


by j re crivello

 

“_¿Viene de parte del doctor Jekyll? –le pregunté.
-Sí –me contestó.
Jamás lo había visto antes. Me llamó la atención además de la espantosa expresión de su rostro, la extraña y subjetiva perturbación causada por su proximidad. Aquella persona iba vestida de tal manera…” (1)

Imaginamos que uno de nosotros se transforma en otra persona y actúa de una manera incorrecta, con el paso del tiempo los cambios de los usos sociales han derribado las separaciones tan exageradas de etiquetas, sexualidad, e intercambio, que estamos al final de una larga de cena de intentos por restablecer los límites de la moral. Ya ni la cárcel es un medio que intimide.
Un hermano mientras cuidaba de sus dos hermanos menores los violo. (Nota de un periódico hace dos días)
Antes estas noticias reales aparecían de tanto en tanto, ahora son titulares de tan solo segundos y su resultado es una suma que añadimos a la sorpresa. Ha desaparecido la fuerza de la desaprobación social y la fuerza física de la obligación de visitar la cárcel. Y el sistema penitenciario está saturado; como si en nuestras sociedades resistiéramos, a escasos milímetros del colapso social. Antiguamente (por citar en el año 1800) a la guerra iban los ladrones y todos los Mr Hyde, los monarcas suponían que enviar a los campesinos era destruir la fuerza y la riqueza de la sociedad. Algunos suponen que estoy planteando una sociedad higienista que ingresa, aniquila o esteriliza a todos los miembros asociales. No, simplemente observo que estamos pasando a una sociedad donde los límites del mal o del bien son cada vez más difusos y se impone la tesis de Hume, cuando sitúa que la moral no es universal sino emocional y por ello es variable y se encuentra sujeta a interpretaciones.
No es inútil insinuar… “Después de unas cuantas transformaciones a Hyde, y viceversa, Jekyll se acostumbró a realizar regularmente la metamorfosis con el fin de poder entregarse a placeres antisociales prohibidos, que nunca se permitiría en la persona de Jekyll.”

Notas:
Pág. 41 Dr. Jekyll and Mr Hyde R. Louis Stevenson Edit. La Vanguardia

Agosto 14 (25) ¿Hay alguna parte de nuestra sociedad que desea ser dominada por Kurtz?

by j re crivello

 

Este artículo está cargado de enigmas… mi obligación es escribir, los lectores situar y analizar

“En pocos días la Expedición Eldorado se internó en la inmutable jungla. Mucho después llegaron noticias de que todos los burros habían muerto. No sé nada del destino de los animales de menos valor. No pregunté. Cada vez estaba más agitado ante la perspectiva de conocer a Kurtz muy pronto”. (1) Apocalypse Now

Todos amamos y cuidamos de un kurtz interior. Y ese profundo foso de inseguridades y venalidades calcula fielmente los seguidores permitidos en la tribu que nos rodea. Fascinantes a veces, o en otros calculadores, siempre, el fantasma de Vietnam nos asola. Cuando un conflicto se apaga otro le sucede, a veces lo creamos agitando una diferencia, luego le agregamos una bandera y suponemos que nuestra especialidad es ser únicos e independientes. Solo nos queda inflamar la tierra –con consulta o sin ella. Ya antes de votar, de decidir, nuestra imaginación está dominada por este fuego por el conflicto. Nos domina Kurtz. El nos habla “como el fluir falso desde el corazón, de una oscuridad impenetrable”.

Las grandes decisiones surgen a partir de sentirse convencidos de una idea y dejar que esta sea dominada por “la emoción de Kurtz”, pero la historia nos señala que llevan a grandes fracasos. Y el tiempo perdido desgarra la sociedad en dos mitades que se abaten por un sueño.

 

Notas:

(1)Pág. 27 Apocalypse Now Edit La Vanguardia. El Corazón de las Tinieblas Joseph Conrad.

Solo la democracia y el respeto a las minorías alejan de nuestras vidas la “emoción de kurtz”

Agosto 14 (24) Es Ud. ¿necio u optimista?

by j. re crivello

 

Entonces ¿por qué dice que “el verdadero rostro de la vida es una hoguera”? Es una expresión un poco sorprendente.

Marguerite Yourcenar: Me sorprende que le sorprenda. La vida tiene de la hoguera el calor (ese calor que los muertos ya no tienen), los sobresaltos, la mezcla resplandeciente de luz y de humo negro y, como el fuego, se alimenta de la destrucción, es devoradora. […] Cómo no pensar en la sublime meditación budista: “El mundo está en llamas, ¡oh hermanos! El fuego de la ignorancia, el fuego del odio, el fuego de la envidia, el fuego del rencor…” (1)

J re crivello: La hoguera es una suma de enredos, y cuajan devorando cada sueño. En esta espiral, solo entendemos esta frase de Marguerite, si hemos pasado los 50. La quietud mental se construye en nuestro interior lentamente y de aquellos días, los interminables anhelos de la juventud, nos aparecen claros y oscuros. Al caminar uno comprende, el arbitrio nacido de la cruel pelea entre necios y optimistas. Tal vez alguno de ellos alimente el fuego vital.

Es Ud. ¿necio u optimista? Medite su respuesta… pues: “el verdadero rostro de la vida es una hoguera”

Any way

 

 

Nota.

(1)

Agosto: El Bar de Tulio Conti

 

 by j re crivello

Era el clásico bar donde los italianos mataban las horas jugando a partidas de truco. Al salir, y cruzar la calle para apartarse unos metros, la impaciencia de La Pampa, se imponía hasta al grillo más decente. Era un vasto territorio, complejo, extenso y lunar. Por atrevido, podríamos afirmar que era hasta más una fantasía europea que un fiel reflejo de su atrevida vida natural. Era: ¡la América! Un reclamo para el hambre que sufría la longeva espátula, adornada y lisa, de la Italia de finales de siglo. En ese periodo que comienza alrededor de 1880 y se extiende hasta 1935, previa guerra y el fascismo (1), una tranquila marea de emigrantes (2), poblaría los deltas, las aguas o la planicie brusca, absurda pero virgen de la Pampa.

¿Mito o leyenda?

El bar, de Don Tulio, constituiría el centro del esquivo sueño americano. Ubicado en una pequeña ciudad: Oliva. Un particular asiento de la razón y la locura conviviendo de espalda y divididos por una alambrada. Pero, hablamos de la dura batalla de los agricultores, escapados unos años antes de la fe fascista. De la borrachera que atraería un inmenso bufón –Mussolini- a la integra sociedad italiana. Aquellos –los agricultores-, idos, marchados, alejados de la hoguera de revancha y odio. Aquellos transformados en sencillos parroquianos que abarrotaban sus mesas. Al final de la tarde, un trago largo les bañaría el cogote. Un líquido de carburo, sal y etílico sabor, servido por Don Tulio.

Mientras en el exterior, allí donde La Pampa grita. Allí donde bandadas de pájaros mascan el trigo., un sol indecente esperaba a esta legión de nuevos habitantes. Serían demasiadas las noches, en la cual, la enagua falsa y áspera, o el sudor del gentilhombre clamarían por la grasa de amor y vertebra ansiosa.

Esta legión, compuesta de millones de fanáticos, escaparía del hambre y del aburrimiento. Habían predicho –o dado la espalda- cual tajada de melón, de la muerte, de la primera guerra y el cansancio espiritual, que les llevaría a someterse a sus compatriotas a la aventura fascista (3).

Don Tulio servía vino, licor y cola. Creo recordar desde antes de 1935. La fotografía que acompaña a este artículo, nos muestra a parroquianos mirando hacia el objetivo. Es una leve observación, porque no, al agujero negro de la imagen que les capta en una pausa de su ilusión o molicie en la aventura. Ellos presienten que al ángel caído europeo, se le estropearían las fuerzas al matarse entre sí.

Notas:

(1)Como dice Isaiah Berlin, la Rebelión Romántica ha ido socavando los pilares de la tradición occidental ofreciendo como alternativa «la autoafirmación romántica, el nacionalismo, el culto a los héroes y los líderes, y al final… fascismo e irracionalismo brutal y la opresión de las minorías». En ausencia de reglas objetivas las nuevas reglas las hacen los propios rebeldes: «Los fines no son valores objetivos… Los fines no son descubiertos en absoluto, sino construidos, no se encuentran sino que se crean»… llega a inspirar la política del Estado. http://es.wikipedia.org/wiki/Cruzada_del_36

(2)Por ley de 1901, el Parlamento italiano aprobó una intervención orgánica destinada a reflejarse sobre toda la legislación sucesiva y protegió los momentos iniciales de la partida y el viaje, vedando la actividad de los agentes que fueron sustituidos por los navieros. No obstante los controles y precauciones tomadas, los resultados no fueron los esperados debido a la incapacidad demostrada por los organismos diplomáticos designados a tal fin, que no comprendieron las condiciones y los problemas que llevaban consigo los emigrantes, debiendo sumarle a ello la falta de asistencia tutelar en los países de arribo. Si bien esta ley no fue adecuada para los intereses emigratorios, dio lugar a otras asistencias asignadas a asociaciones privadas, laicas o religiosas, originándose así las llamadas de Socorro, siendo la más importante la denominada Societá Umanitaria di Milano, que organizó una red de secretariados estratégicamente ubicados en las áreas de mayor emigración temporal. El periodo 1880-1930 marca un elevado predominio masculino de aproximadamente 264 hombres por cada 100 mujeres, fundamentalmente hombres solos (agricultores, jornaleros, artesanos, comerciantes, profesionales o no) quienes más tarde se encargarían de recuperar a los familiares que restaban en Italia, notándose por tal motivo un fuerte retorno transitorio. La década del 30, hasta los comienzos de la segunda guerra mundial, se caracterizó por el reagrupamiento familiar y su asentamiento en una tierra segura y pacífica. La proximidad de una nueva acción bélica recalentaba a Europa y desde Italia, como de otros países europeos, se reinicia la emigración, esta vez con predominio de judíos italianos, desde pocos meses antes de que el gobierno fascista promulgara las primeras leyes raciales y discriminatorias, a las puertas de una impía persecución nazi. Por entonces comenzaban a ser despedidos de sus actividades laborales, políticas y militares, no se les permitía ejercer sus profesiones ni asistir a las escuelas comunes. […]. Desde la alianza firmada entre Mussolini y Alemania, los partidarios fascistas ejercieron abuso en la prensa radial y escrita para difundir una campaña difamatoria y miles de italianos se convirtieron así en” peligrosos judíos y sionistas”. En junio de 1938 se creó en Roma la Dirección General de Demografía y Raza, la cual excluía a los judíos italianos de la raza aria. El 17 de noviembre del mismo año, Vittorio Emanuele III promulgó el fatídico decreto-ley N° 1728 acerca de las “Disposiciones para la defensa de la raza italiana” que prohibía los matrimonios entre ciudadanos italianos de “raza” aria con personas pertenecientes a “otra raza”, en clara alusión a los judíos, e incluía varios artículos negativos sobre sus derechos a una vida digna.
Entre 1938 y 1948, fueron miles los integrantes de esta comunidad que ingresaron a la Argentina,

http://www.geocities.com/marilisan/la-inmigracion-italiana-en-Argentina.html

(2)La gran inmigración que tuvo inicio en 1870 estuvo ligada a los procesos de transformación que tuvieron lugar en el campo […] italiano. Se discute si esta ola migratoria fue causada mas por factores internos que externos, o sea si se ha tratado de un proceso de expulsión de Italia de masas que no encontraban ya las condiciones elementales de supervivencia, o a un proceso de atracción da parte de la “Mérica” (así, simplemente, los inmigrantes definían en sus cartas a la nueva tierra) sobre las personas que querían mejorar sus condiciones de vida.

http://www.adsic.it/2007/11/20/inmigracion-italiana-en-la-argentina/

(3)Las remesas (de dinero) ejercieron una función anti cíclica positiva sobre el ahorro en las distintas regiones de Italia y especialmente en las áreas septentrionales. Más vinculadas con las posibilidades abiertas en los espacios de destino que con el devenir de la economía peninsular, siguieron una evolución propia y no necesariamente en conexión con el ahorro interno.

Es sabido que los espacios de emigración de Italia Septentrional (encabezados por Liguria,

Piamonte, Veneto y Lombardia) y Central (Lazio, Toscana), lideraron los valores medios per cápita de las remesas que llegaron desde el exterior en las primeras décadas del novecientos. Las remesas tuvieron en primer lugar un impacto directo en la expansión de los consumos alimenticios de la población rural y cuando fue posible, en mejoras en la producción agrícola. La compra de propiedades fue más la excepción que la regla en las áreas de pequeña propiedad de montaña septentrionales. http://www.fcecon.unr.edu.ar/investigacion/jornadas/archivos/frid11jornadas.PDF

Dialecto que surge de la mezcla entre el castellano, el italiano y los dialectos de los emigrantes: lunfardohttp://es.geocities.com/jfgerio/inmigrantes2.htm

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: