Buscar

Barcelona / j re crivello

Categoría

escritores Indies

Drácula (los lectores y los escritores)

by j re crivello

 

“El profesor le interrumpió con una pregunta.

_ ¿Cómo?

_Haciendo que ocurrieran esas cosas, como con las moscas: él las enviaba a mi habitación cuando brillaba el sol. Moscas grandes y gordas, con acero y zafiros en las alas; y grandes mariposas nocturnas con calaveras y huesos cruzados en el lomo”. Pág. 349 drácula Bran Stocker

Podríamos considerar que el texto que nos precede es un sueño, pero aparece en un libro. En estos días me da vuelta en la cabeza la frase de una escritora conocida: “hay más escritores que lectores” Y siento cierto rechazo ante esta afirmación, puesto que la fantasía es un árbol difícil de capturar y lleno de trampas. Este árbol de la vida atestigua insólitos paisajes, diálogos raros, o profundos, o inexistentes escenarios que cada lector atrapa y con el vuelve a disparar su vida. Alguno se pregunta, ¿si no existieran los creadores de estos paisajes donde residiríamos?

De ser unos inútiles monos que acampábamos encima del árbol en la vieja África, perplejos por la comida, la lucha tribal y el sexo en la prole, decidimos bajar y caminar. Al raso, cada vez un poquito más hasta ocupar un planeta. ¿Que nos atrajo en esos pasos más alejados del refugio?

La fascinante fantasía del que ocurrirá si me alejo y renuevo mi energía dos pasos más allá. Pues los escritores somos esa especie. En decadencia, solitarios, raros y amantes del detalle. Monos humanos que la cultura le rodea e impulsa hacia… la fantasía.

Por ello, opino que hay más lectores que escritores. Algunos van, se alejan y otros siguen esas infernales pistas del Mas Allá.

 

Estimado lector, si le apetece deme su opinión en https://www.facebook.com/recrivello.juan

Anuncios

Carta a mis amigos escritores y lectores

¿A alguien se le ocurriría entrar en una librería, coger del estante el último bestseller y llevárselo bajo el brazo? No, es un “delito”…llevárselo en digital, también. (De un escritor conocido)

Hemos iniciado una campaña hace unos días y el resultado es escaso. La apoyan casi 50 escritores con 100.000 seguidores en las diferentes redes sociales. A veces me pregunto ¿qué es lo que influye en los comportamientos de nuestros lectores que impide que respeten los derechos de autor?

La primera conclusión es que los escritores no vemos este problema como algo real, como algo que afecte nuestras vidas. Y aceptamos trabajar y producir contenidos por precios exiguos y con páginas Web que roban nuestro material y lo publican obteniendo millones de visitas.

Y cuando se trata de obtener miles de firmas para frenar el robo, los escritores no somos capaces de transmitir esta necesidad a nuestros lectores.

Y luego realizamos grandes cadenas de discursos en las redes para polemizar si aquello está bien o la campaña es muy directa (no sea que se ofenda alguien)

Pues bien, parece que están ganando la partida quienes por sus actitudes pasivas consideran que es mejor mantener el actual estado de cosas. ¿Así será?

Y…

La cultura se hundirá en la mediocridad (pues sus creadores se dedicaran a fabricar zapatos o beber té) y la vitalidad de nuestra sociedad se irá apagando y la creación será reemplazada por la capacidad de creación de autores de países vecinos que si respetan los derechos de autor y aplauden la cultura.

La campaña será cerrada el próximo viernes. Gracias a todos

J re crivello

Aún estamos a tiempo de influir.

#‎NotfunnyGooglecontenidospirateadosen https://www.change.org/p/google-solicitamos-la-retirada-de-las-p%C3%A1ginas-y-o-links-que-permiten-la-descarga-gratis-de-nuestros-libros-sin-nuestra-autorizaci%C3%B3n

 

Hijos de Atenea (nuevo libro de Mercedes Pinto M.)

“Después de reflexionar durante tiempo y valorar todas las posibilidades teniendo en cuenta el momento editorial actual, me decidí por autopublicar mi última novela. Tenía con ella un pequeño compromiso, pero hablé con mi editora y comprendió mi decisión. Sé que publicar sola y en digital tiene muchas desventajas, no soy tan ingenua, entre ellas que la edición en papel queda muy lejos, pero aun así pienso que es una decisión acertada. Ha sido más de un año de trabajo, los dos últimos meses una locura debido a las correcciones, portada, sinopsis, book tráiler… Pero ya está en Amazon disponible para los lectores”. Mercedes Pinto

HIJOS DE ATENEA, el primer bosquimano que aprendió a leer y a escribir.

«Me gustó aquel juego, me producía una inexplicable satisfacción comprobar mi propio progreso. Memoricé el abecedario en unas horas, tengo una memoria excelente, y a partir de ahí todo fue divertimento: Papalú señalaba un objeto, luego lo pronunciaba y después yo escribía en la tierra. Imitaba cada una de sus enseñanzas con entusiasmo, y él era feliz, sabía que en la sabana se estaba produciendo un milagro y que algún día daría su fruto. Estaba tan orgulloso de su alumno como de sí mismo».

NOVEDAD EN AMAZON myBook.to/hijosdeatenea

María José Moreno, escritora

 

 

El mercado editorial está destrozado, los creadores se agrupan por familias o deambulan en soledad. Aunque en su momento estos mini reportajes fueron parte de un boom llamado Indie, he preferido que el tiempo muestre a sus reales protagonistas y también he decidido agregar a otros escritores que he tenido el placer de conocer en estos últimos dos años. Mi oficio de escritor me acerca y aleja a veces de alguno de ellos, pero un creador es un ser esforzado y dotado de cultura en busca de su lector.  

J. Re-Crivello

Con vosotros…

Ciudad: Córdoba. España

1)   ¿Cuántas veces pública al año?

Hasta ahora he publicado 1 obra por año desde el 2011 espero no romper la tradición este en el 2014.

2) ¿Utiliza las redes como elemento de relación con el lector?

Hasta hace muy poco solo usaba las redes. Desde que publiqué en papel he tenido ocasión de entrar en contacto personal con los lectores

¿Qué le aporta este contacto?

Yo me inicié en las redes sociales como autora autopublicada por lo que para mí constituyen un medio extraordinario para entrar en contacto con los lectores. La retroalimentación entre lector y escritor es extraordinaria en las redes.  Aún tienen la última palabra de la novela en su retina cuando ya te están comunicando las impresiones que les ha causado la novela. El contacto es fluído, directo, dsin intermediarios y eso aporta frescura. Yo aprendo mucho con ellos.

3) Si tuviera que mencionar que le une a los demás escritores Hispanic Indies con una frase corta…

Hace un tiempo a esta misma pregunta dije “uno para todos y todos para uno”, añoro aquellos momentos.

4) ¿Cómo definiría su obra literaria:

Mi obra literaria es muy variada. Desde la novela intimista al thriller psicológico pasando por la novela de humor. En todos los estilos me he sentido muy a gusto escribiendo.

La Caricia de Tánatos es un thriller psicológico. La primera novela que escribí y la última que he publicado. En ella quería plasmar el MAL en alguno de sus aspectos particulares, en este caso a través del maltrato psicológico. En esta novela los protagonistas tanto principales como secundarios son de gran fuerza y con algo común, un pasado desestabilizador. La protagonista es Mercedes, psicóloga, marcada por su infancia y por hechos que le suceden en su vida. Enfrente su antagonista Marcos, un psicópata. Lleva una vida tranquila hasta que todo su mundo se le pone boca abajo y se ve arrastrada hasta esa tela de araña que es la maldad.

Bajo los Tilos es la segunda novela que escribí y la que más éxito ha tenido. Después de ser número uno de Amazon y más de 13.000 descargas ha salido publicada en papel bajo el sello Vergara de ediciones B. Es una novela intimista donde los personajes están al servicio de sus sentimientos. Todo parte de una desafortunada muerte, la de Elena, cuando viajaba en avión a Nueva York y nadie de su familia sabía que había emprendido dicho viaje. A partir de ahí, su hija María, embarazada, comienza a bucear en el pasado de su madre hasta dar con el por qué del viaje y llega a conocer el secreto que tan celosamente su madre había guardado.

Vida y milagros de un ex es la tercera que escribí y la primera que publiqué. Es una novela corta de humor protagonizada por una persona excepcional, Baldomero. Baldomero es gafe y todo le sale mal. Su vida está marcada por la partícula ex: ex marido, ex amante, ex cocainómano, ex vendedor…, a lo largo de una jornada le acompañamos en su nuevo trabajo de taxista por las calles de Sevilla. Es un personaje entrañable con el que los lectores empatizan fácilmente. Otro personaje especial es Cándida, su madre, con la que mantienes una peculiar relación.

Libros y links:

La Caricia de Tánatos:

Amazon http://viewbook.at/B00CQ1IYC2

Bajo los Tilos

Amazon: 
http://viewBook.at/B00DUYGUQQ

En todas las librerías

Vida y milagros de un ex:

Amazon:http://viewBook.at/B00DUYGUSY

Blog: www.mjmorenodiaz.com

 

 

 

 

PEQUEÑOS TERRORES de Javier Haro Herraiz

 

 Javier Haro Herraiz autor de: BLACK PSYCHO , JINGLE HELL y otros

EXTRAÑA RELACIÓN: El mundo no entiende lo nuestro, no quiere entender nuestro amor. Un amor puro y verdadero. La gente murmura a nuestras espaldas, cuando nos besamos sentados en el parque; dicen que estoy loco porque te acaricio las manos, blancas y suaves, y las aprieto entre las mías, o cepillo tus cabellos mientras miramos por la ventana de tu dormitorio antes de ir a dormir. No pueden entenderlo por la única razón de que tú estás muerta… ¿Te parece lógico, cariño?

&&&&&

LA ÚLTIMA DISCUSIÓN CONYUGAL: El señor J.P., con el ceño fruncido y cara de pocos amigos, sale del calabozo donde ha pasado toda la noche tras la denuncia de uno de sus vecinos, que dio parte a la Policía de que él y su “mujercita” estaban teniendo otra de sus discusiones conyugales.

Ha prometido al Juez de Guardia no más escándalos, no más discusiones, después ha sonreído a su Señoría.

Silbando, sale del Juzgado y camina hasta su casa, silbando introduce la llave en la cerradura, abre la puerta y entra en su hogar.

―No más discusiones Ja, Ja, Ja –el señor J.P. se sienta en el cómodo sofá de su sala de estar, enciende la televisión, y mira de reojo el cadáver degollado de su querida “mujercita”―, no más discusiones conyugales.

#####

TENER CONTENTO A PAPÁ: Me gusta tener contento a papá, porque me compra juguetes, helados y caramelos, y yo siempre le obedezco. Como aquella vez que le ayudé a dormir al perrito que ladraba tanto, o cuando ayudo a la abuelita a bajar las maletas del coche cada vez que viene a visitarnos, o le doy un beso a mamá y rezo mis oraciones antes de irme a dormir.

Por eso, la próxima vez que mi hermanito llore y despierte a papá a media noche, dormiré al niño como dormimos al perrito que ladraba, porque así, papá estará contento y me comprará más regalos.

)))))

JUGAR EN EL JARDÍN: Siempre le gustó jugar en el jardín de la parte trasera de su vieja casa y arreglar, con su buena madre, los macizos de flores, desde las rosas a las margaritas, y desde los gladiolos a los alhelíes.

Le encantó jugar al escondite con sus amigos entre los rosales, y subirse a los árboles, para columpiarse de las ramas más altas mientras, su padre lo miraba desde abajo, sonriendo.

Si, el jardín era su lugar predilecto, por eso, cuando cometió su primer asesinato, no le fue difícil excavar una fosa en él y plantar sobre la misma otro hermoso macizo de rosas; así lo hizo también cuando cometió todos los demás asesinatos, los veinte asesinatos.

Y su querido jardín siempre estuvo bien cuidado, limpio y arreglado con sumo esmero, hasta el día en que fue condenado a morir en la horca.

Por fortuna, el Juez fue benevolente, y le permitió un último deseo: Ser colgado de la rama más alta de su árbol preferido de su amado jardín, y enterrado bajo el hermoso macizo de rosas donde jugaba  al escondite cuando era niño.

“””””

LA BUFANDA: Te dispones a salir para la calle y coges tu bufanda nueva al notar el frío que reina en el exterior; rodeas con ella tu cuello y caminas hacia la puerta.

De repente, una sensación de ahogo te obliga a detenerte y empiezas a notar como te oprime la garganta, notas la falta de aire, jadeas intentando respirar, tu piel comienza a adquirir un feo tono azulado, tus ojos amenazan con salirse de sus órbitas, y tu lengua cuelga fuera de tu boca, hinchada y amoratada mientras tus manos, antes de morir, aferran la prenda de lana y caes al suelo, al tiempo que recuerdas el llamativo slogan que te hizo comprar la bufanda: “¡¡¡Compre nuestra bufanda, con ella jamás volverá a pasar frío!!!”, y comprendes que es cierto porque: …Los muertos no tienen frío.

!!!!!

LA SEMILLA: Acababan de ofrecértela a muy buen precio en una vieja y sucia floristería del centro del pueblo. Era una extraña semilla, muy pequeña, con forma de pipa de girasol, de un precioso color azulado.

La plantaste en una maceta en cuanto llegaste a tu casa, y la regaste con agua limpia, y la alimentaste con abonos de la mejor calidad.

Aquella misma noche, de madrugada, escuchaste un ruido en tu habitación e intentaste incorporarte en tu cama sin conseguirlo. Gruesas enredaderas rodeaban  tu cuerpo, sujetándote a tu lecho mientras, tallos más finos y afilados se clavaban en tu carne, y se metían por tus oídos, tus orificios nasales, tu boca y tus ojos y desgarraban y destrozaban tu cuerpo, por dentro y por fuera.

A la mañana siguiente, cuando alguien entró en tu habitación, lo único que encontró fue tu cama destrozada, y una maceta volcada junto a la misma.

=====

UNA CHICA NORMAL: Ella, a primera vista, no parece nada especial, y así lo cree también ella, hasta el día fatídico en que, aquellos dos gamberros intentan hacerle daño.

De repente, sus bellos ojos azules empiezan a brillar como ascuas encendidas, sus manos se curvan y deforman, hasta adquirir la forma de terribles garras de alguna bestia sanguinaria, armadas con largas uñas, afiladas como cuchillos de carnicero mientras, de su boca asoman cuatro caninos de aspecto amenazador.

Chorros de sangre salpicando su destrozada blusa, mientras desgarra, destroza y despedaza los frágiles cuerpos de los dos muchachos, y bebe su sangre, y come su carne.

Un placer inmenso recorre todo su cuerpo, al ver la sangre de sus víctimas manchando sus bonitas ropas de niña normal e inocente.

Ella ha dejado de ser una chica normal.

%%%%%

S.O.S.: Me llamo XXX, y estoy en grave peligro; esas cosas me rodean por doquier. Son horribles, asquerosas. Sus ojos rojos se clavan en mí fijamente, siguiéndome a todas partes.

Esta mañana, muy temprano, han comenzado a atacarme; mientras dormía han clavado sus afilados dientes en mis pantorrillas y en mis muslos, mientras subían hasta mi garganta.

Ya es tarde, si alguien llegase a leer esto, que no se preocupe en venir a ayudarme. Ellos ya habrán dado buena cuenta de mi cuerpo.

/////

SE DESLIZA: Lo sientes cerca de ti, acariciando tu cuerpo, rodeándote, cubriéndote. Notas su tacto húmedo y gelatinoso, frío. Se desliza, lentamente, por encima de tu carne, asfixiándote, quemando tu piel, absorbiendo tu carne, hasta llegar a tus huesos para machacarlos y reducirlos a polvo.

Después, se desliza lentamente, buscando otra víctima.

$$$$$

LA CURIOSIDAD MATÓ AL…: Eres curioso por naturaleza, sabes que no tendrás una oportunidad tan buena como esta para entrar en el jardín de la vieja casona abandonada y explorarlo.

El enorme cartel metálico de la entrada te advierte: “NO PASAR”, pero no haces el menor caso.

Con ágil salto, cruzas por encima de la valla.

Tus pies, una vez tocan el suelo, comienzan a hundirse. Arenas movedizas.

En poco tiempo, sólo tu cabeza asoma fuera del charco.

En un último y desesperado intento por pedir ayuda, abres la boca para gritar, pero lo único que sale de tu garganta es un débil maullido.

“”””

TIC―TAC: Sientes tu cabeza a punto de estallar por culpa del maldito reloj de pared que te bombardea, sin tregua, con su incesante tic―tac. Día tras día, noche tras noche, sin descanso.

Finalmente, un día se detiene, pero…, ¿ha sido el reloj o has sido tú?

 

Link a su blog 

Planeta Zapatero (nueva obra de Juan re crivello)

planeta zapatero

Planeta Zapatero, un diario personal del fin de los años felices (2007/10) ¡ya tiene portada! ¡Gracias a un excelente ilustrador y pintor Barcelonés! Mario Krmpotic Valenchic  estará publicado el 13 de diciembre

 

Va un fragmento:

16/2/10
“De aquel pasado estilo –los 14 años de crecimiento- y del atrevido don de mostrar no ha quedado más que pecado y miedo.
El pecado ha explotado rápido y se ha ido por las alcantarillas. Ya pocos se atreven a mostrar sus dones materiales. Sin decirlo, cada familia busca desesperada un sitio donde asentarse con seguridad y esmero.
El miedo no se ha ido. Está presente en la búsqueda del equilibrio, del presupuesto ajustado. De un espíritu por conseguir que el Euro rinda y exprese su potencial. Se esquiva lo caro y la fantasía. Se recorren multitud de comercios o grandes superficies que extreman sus ofertas.
Se ama igual, pero se hace el amor menos. Un ¿15% menos?. Y se fingen muchos orgasmos. ¡Ay! (1)”
Notas:

(1)”Y asegura que, como ya sucedió durante la crisis de los noventa, se está observando un ligero repunte de pacientes en las consultas de los sexólogos”

TNTe (en papel)

 

 

 

TNTe_Cover_for_Kindle

 

No es la mejor portada, pero la editora de portadas de Create Espace de Amazon no da más juego…

Os presento a… Olga Núñez Miret. ¿Por qué escribo?

 

OLGA

Un gran autor, fascinante bloggero, y excelente persona, Juan Recrivello, ha sido tan amable de ofrecerme un hueco en su ocupada agenda de blogs. Muchísimas gracias a ti, y por supuesto a tus lectores.

Estos días he estado pensando bastante (a pesar de no tener demasiado tiempo). Creo que en parte es lo que aquí (vivo en Inglaterra, una parte que se llama Yorkshire…Si os gustan las Brönte y especialmente Cumbres Borrascosas, pues por ahí) llaman “mid-life crisis”, la crisis de la madurez. No me apetece seguir con mi trabajo (y lo voy a dejar en unos meses), dejé el gimnasio y ahora me entreno en casa, he cambiado el color de pelo…

Por otra parte, llevo un año con esto de la auto-publicación, y como suele pasar con este tipo de aniversarios, he estado pensando.

Yo siempre he escrito. He amado la lectura desde pequeña, y nada me hacía más feliz que el que me regalasen un libro. Empecé a escribir cuando tenía 8 o 9 años y nunca lo dejé, aunque he tenido temporadas en que he escrito más que otras, dependiendo de lo que estaba haciendo. Algunas historias se las enseñé a parientes y amigas. Otras solo las leí yo. Escribía a mano, luego a máquina…

Por  cuestión de trabajo (encontrar trabajo de médico en España a principios de los 90 no era fácil y yo quería formarme como psiquiatra) vine a Inglaterra en 1992. El inglés se convirtió en mi lengua oficial, y recuerdo perfectamente un día en que paseaba por las cercanías del hospital donde trabajaba, yo sola, y me di cuenta de que estaba pensando en inglés. Unos años más tarde hice un cursillo de escritura creativa y empecé a escribir historias (cortas) en inglés. Y cuando estudié la carrera de Literatura Americana y luego hice el Doctorado sobre las películas de David Mamet, seguí leyendo, y escribiendo, aunque casi siempre en inglés.

De tanto en tanto pensé en publicar mis escritos, pero siempre entre el trabajo, los estudios, buscar casa, el gimnasio, mudarse… nunca lo exploré a fondo. Envié algunos artículos e historias aquí y allá, me publicaron algunas reseñas, pero poco más.

Escribí una novela que confiaba sería la primera de una serie juvenil e intenté buscar agente. Una me dijo que sí y luego no, y cansada de buscar exploré lo de la auto-publicación. Desde que publiqué El hombre que nunca existió (también en inglés, The Man Who Never Was), he publicado tres novelas cortas en inglés (de la serie Escaping Psychiatry que estoy traduciendo al español y las publicaré en un solo volumen), una novela juvenil (Gemela Maldad) y una novela romántica con tres finales a escoger Click Me Happy! (Feliz al primer clic!).

Me sigue encantando escribir. ¿Por qué escribo? Porque me gusta contar historias. La verdad es que es una manera de contarme historias a mí misma. Se me suelen ocurrir ideas del tipo… ¿qué pasaría si…? O se me ocurre una escena y me pongo a pensar cómo llegaron los personajes allí, quiénes son… O una situación… A veces las ideas se me ocurren y se queda la cosa ahí. Cuando mi cerebro se empeña en darle vueltas al asunto, suelo decidir que quizás valdría la pena empezar a escribir y ver qué pasa. A veces no pasa gran cosa. A veces es una historia corta, a veces algo más largo… Y a veces empiezo y, o se me acaban las ideas, u otra más urgente aparece y hay que empezar a escribir sobre eso.

Sí, escribir me sigue encantando. El problema es que si publicas un libro, ya que te has molestado en hacerlo, te gustaría que alguien lo llegara a leer. Y te informas, y te das cuenta de que hay toneladas de libros a la venta, y aunque hay muchos lectores, si no saben que tu libro existe, no van a comprarlo. Y lees sobre marketing, y promociones, y… De hecho escribí un post sobre ello. Os dejaré el enlace. Acabas harto de auto-promoción. Y las redes sociales… Conoces a gente de lo más agradable, que comparten cosas, gente que está en el mismo negocio que tú, y por supuesto, gente que te pide dinero, gente que te ofrece ‘sexo en vivo’, y gente que te pide que hagas ‘like’ aquí y allá, que compartas esto o lo otro, y gente que intenta venderte lo mismo que tú intentas venderles. Y te preguntas ¿qué tiene esto que ver con escribir? Por supuesto si alguna de las cosas que he hecho hasta ahora (videos, audios, blogs, portadas profesionales, apuntarme aquí, allá…) hubieran resultado en ventas fabulosas, no me lo plantearía, pero…la verdad es que no. Para nada.

Me gustan mis historias. Sé que por definición no soy objetiva. Pero he leído mucho y he estudiado literatura. Sé que habrá gente a la que les gustaran mis libros y gente a las que no. Una reseña de Click, en inglés, hace poco, se titula Not too bad (No está mal). Pues eso. No espero ganar nunca el Pulitzer, el Booker, o el Planeta. Más que nada, no quiero aburrir a la gente, porque no me quiero aburrir a mí misma. Si algo me aburre, lo dejo.

Así que no os daré más la lata. Os dejo enlaces al artículo que os comentaba, a mi página de web y a mi página de autora en Amazon (la información está primero en inglés y luego en español). Si tenéis curiosidad, echadles un vistazo. Y si no… Pues hay muchos escritores. Seguid leyendo. Yo seguiré escribiendo.

Muchas gracias a Juan y a todos por leerme.

Enlace al artículo:

http://olganm.wordpress.com/2013/05/21/estas-harto-de-promociones-de-libros/

Página de web:

http://www.OlgaNM.com

Página de Amazon:

http://www.amazon.com/Olga-Núñez-Miret/e/B009UC58G0

 

un mal-oliente libro

Es tarde, me pongo el abrigo y la librería está cerrada, pongo en google @juanrecrivello en amazon.es y me descargo su mal-oliente libro sobre Kennedy. Lo imprimo, sus ciento y pico de folios casi atascan la Cannon. Y leo en el water un fragmento:

“–Hace frío. No era muy alto. Me ofreció una lata de Pepsi. Convino que una vez abierta le echara dos gotitas de ginebra Dos Pasos. Aquello sabía a gloria, la bruma flotaba sobre nosotros, aunque intuía una sólida tormenta a punto de estallar. Él comenzó la conversación y dijo:

–Acepte su entrevista porque es el único seguidor que tengo de España. Llevaba un sombrero de galerías Lafayette, y las arrugas le bordeaban los ojos hasta meterse detrás de una mata de pelo gris y débil. Mi conclusión…”

Al girarme observo que se ha terminado el papel higiénico, utilizó la pagina 12 y 13. Luego un sonido metálico me distrae, fuera llueve, la gente corretea sin sentido, bajaré hasta mi panadera preferida, su chisme del día alegrará mi soledad. Le regalaré el libro, Hace 30 años los carniceros envolvían los filetes con papel de periódico. ¡Que asco!

Una furiosa izquierdista, ya está a la venta en papel por 4.97 Euros y te llega en tres días!

 

Una furiosa izquierdista, ya está a la venta en papel por 4.97 Euros y te llega en tres días!
http://www.amazon.es/furiosa-izquierdista-poso-plato-Ensayos/dp/149270041X/ref=tmm_pap_title_0?ie=UTF8&qid=1379576022&sr=1-5

Cómo ayudar a un escritor en Internet

Artículo de Miguel Rodríguez Clap, ayudando a él ayudas a los demás escritores (juan re crivello)

Lo que voy a escribir aquí es lo que yo desearía para mí, claro, pero también es válido para que apoyeis a vuestros escritores favoritos, sobre todo a los que como yo, luchamos sin medios en este océano tan lleno de tiburones. Somos muchos los que hemos optado por la autoedición o por editoriales pequeñas. Somos, sobre todo, los que estamos empezando y los que más necesitamos vuestra ayuda.

Estos autores solemos recibir buenas críticas, en general, pero no llegamos al gran público. Estamos muy limitados pero internet y las redes sociales pueden ser grandes aliados. Sin embargo, por sí solas de nada sirven. Necesitamos a los lectores. Os necesitamos. Y si te gusta una obra de un autor que es desconocido, tienes una gran oportunidad para ayudarle. Sin hacer grandes cosas, podéis ayudarnos mucho. Aquí os doy algunas idea para que apoyéis a los autores que os gustan.

Blog del autor

Muchos de los escritores tenemos un blog, no sólo porque queramos anunciar nuestras obras, sino porque siempre sentimos necesidad de escribir. En él solemos ofrecer reseñas de nuestras obras y/o entrevistas, pero también avances, relatos, otros materiales que podréis disfrutar y juzgar, escritos que os ayudarán a conocernos mejor y también, por qué no, a aficionaros más a nuestro modo de escribir. Además, tiene mucha opción para el feedback o retroalimentación, ya que podéis comentar y “hablar” directamente con nosotros, haciéndonos llegar vuestras críticas y sugerencias. Vuestra ayuda nos es muy apreciada.

Y no nos engañemos, muchas veces, antes que la calidad, la gente busca cantidad. No es lo mismo si alguien encuentra tu blog y ve que tiene 10 seguidores que si tiene 1000. Que tanta gente sea seguidora de tu blog parece indicar que ahí hay calidad. Si de verdad crees que ese escritor merece la pena, hazte seguidor de su blog. Puedes empezar por éste si lo deseas.

Twitter

De todas las redes sociales, ésta es, para mi gusto, la que mejor nos relaciona a escritores y lectores. La inmediatez de twitter agiliza todo muchísimo y esa retroalimentación de la que hablaba antes se multiplica por diez. Es un contacto mucho más directo y conciso. Y existen muchas formas de ayudar al escritor.

1. Hazte seguidor. Si tienes cuenta en twitter sigue al autor en cuestión (mi cuenta es@MiguelRClap). Como he dicho antes, agradecemos mucho el contacto con el lector. Es, probablemente, nuestra recompensa más preciada ya que el poco dinero que podamos ganar lo solemos reinvertir en mover la novela. Por experiencia sé que un piropo de un lector llena muchísimo y te hace feliz. Con las cuentas en twitter ocurre lo mismo que con los blog: a más followers, más interés suscita en la gente.

2. Recomienda al escritor o su novela. Agradecemos mucho que, de vez en cuando, alguien que no seas tú mismo recomiende tu novela. Y si añadís la cuenta del autor, mucho mejor porque así nos enteramos. Seguro que sueles colgar canciones o videos que te gustan. Esto es lo mismo, una recomendación porque algo te ha gustado. O recomienda seguir al autor. Así nos haces llegar a personas que, de otro modo, nos sería imposible. Y ése es nuestro objetivo real: llegar a cuantas más personas mejor. El famoso #FF es un buen aliado los viernes para ayudarnos.

3. Retweetea. Muchas veces publicamos cosas a través de nuestra cuenta de twitter y una gran ayuda es que vosotros lo retweeteéis porque, igual que antes, nos hacéis llegar a gente a la que desconocemos. Solemos poner pequeñas promos de las novelas, links a las páginas de compra, a los booktráiler, etc. Puede que tengas 100 followers y que a uno le guste. No sabéis lo que nos ayuda esto.

Con todo esto nos dáis mucha más voz de la que realmente tenemos o, mejor dicho, nos servís de altavoz para llegar a la gente a la que no podemos llegar por nosotros mismos.

Facebook

El caso de facebook es similar pero, aquí, los autores solemos crear páginas de las novelas para separarlo de nuestro perfil personal. Por ejemplo, “Sombras y honor (La espada de la serpiente)”tiene su fan-page en facebook. Dándole a me gusta hace crecer el número de seguidores y, además de poder acceder a las actualizaciones que el autor hace en todas sus plataformas, nos ayudáis a crecer. Las ayudas son básicamente las mismas: dale a “Me gusta”, comenta en la página, comparte los contenidos con todos esos contactos a los que nosotros no podemos llegar, recomiéndala de vez en cuando por ti mismo…

Amazon
Parto de la base de que has leído la novela y que te ha gustado. ¿Sabes una gran forma de ayudarnos? Publica una pequeña reseña en los sitios web en los que se venden. He puestoAmazon porque casi todos vendemos aquí (yo, por el momento, únicamente), pero se puede hacer en todas las plataformas online. Es una grandísima ayuda que dejes tu opinión en la página del libro en Amazon y la valores bien con muchas estrellas. La gente, a la hora de comprar, se guía por las temáticas que le gustan, pero no es lo mismo si llega, por ejemplo, a mi novela y ve una opinión que si ve 15 buenas opiniones. Esto, on el precio competitivo que solemos tener, ayuda al lector a decidirse a comprar. ¡Por favor, escribe tu opinion y valóranos!

Otros blogs

Si tienes tu propio blog, publicar una reseña o una recomendación nos puede ayudar muchísimo. Si participas en otros blogs, danos a conocer si te gusta nuestra obra. La idea es siempre la misma: eres nuestro altavoz. Sin ti nos cuesta muchísimo llegar a gente desconocida. Eres nuestro puente.

En general, tod@s pasamos mucho tiempo en internet y hacer estas pequeñas cosas no te lleva mucho tiempo. Quién sabe si un retweet tuyo o un comentario en un blog nos hace crecer y llegar a mucha más gente y, aunque supongo que será algo general, hablo sólo por mí para deciros que jamás olvido a la gente que me ayuda y os agradezco de antemano, por pequeña que sea, esa ayuda.

Una furiosa Izquierdista (nuevo libro de Juan re crivello)

Descripción del producto

Juan re crivello, publica un nuevo ensayo en el cual desmenuza las relaciones humanas, según propia confesión “este es el libro más emocional que he escrito –aparte de los cuentos y novelas- y quien lo lea al final acabara tomando decisiones de cambio en su vida personal. Me imagino que está furiosa izquierdista es nuestra atrevida vida que está sometida al fin de las relaciones familiares clásicas o de los amores para toda la vida”
Pero el libro posee joyas tales como:
“Batman era gris y feo pero tenía un coche maqueado. Nada más, con solo esta frase un galán de 11, me invita a recordar el cómic de principios de los 70. No se movían, eran pintura y papel. Ni el 3D podrá ahora ser tan fuerte en los recuerdos. Para nosotros, el malo nos atraía con su inocencia, su desprecio, su inagotable cantidad de inventos para quedarse con todo. Le veíamos apoderarse de la prisa, del fuego, de las maderas de la ciudad y del poder. Para nosotros representaba un consumado ascensor social, le seguíamos para llegar con él ¡hasta lo máximo!, comparable a una suprema de pollo en cuanto a sabor. Pero al caernos del lado del mal, todos intuíamos que se acercaba el triunfo del bien, y nuestro corazón resbalaba compensando el atrevimiento”.

Escritores Indies Reunión Barcelona

1330 Horas; comida con 25 escritores en Barcelona, los más sutil del movimiento Indie(y lo siento por los que no habeis podido venir) Hablaremos de nuestra madrasta “Amazon”, de los proyectos, de nuestros amados lectores y de la familia (¿o de las emociones). Me pondré pantalon corto y camiseta gris y me lavare los dientes tres veces Judith Priay Maribel Pont Juan Manuel Matos Ricardo Ricardo Plantagenet Médano Sonia López José Enrique Serrano Expósito José Luis Palma Fernando Gamboa Gonzalez Isabel Mata Musik Frank Spoiler Sánchez Lola Mariné Mercedes Gallego  David Lucas Jose Docavo Alberti Juan Carlos Romero Mestre Marc Fontanillas-Baella Alejandro Cano RubioMaria Català Serra Josep Capsir Julio García Castillo and me: juan Alberto Re Crivello

La Esquinica: capitulo 13 a cargo de Juan Re Crivello “Tengo que largarme amorsito”

Amigos: Juan Re crivello continua está historia de Merche Ruiz y el comisario Moravia, y regresa a la escena el “bar Toni” del barrio de Gracia. Ya solo queda el final a cargo de Mercedes Gallego   En esta serie que siete escritores Indies Juanjo Díaz Tubert Mercedes Gallego David Lucas Frank Spoiler  Josep Capsir Isabel Mata Musik  Os invitamos…

Capítulo 13

Juan Re Crivello

El Inspector Moravia estaba cansado, en su mano tenía la carta de la Generalitat que le apartaban a partir del próximo día que entrará el siguiente caso de asesinato, con fecha de las 00:07 de la mañana. Para su Jefe la explicación era sencilla “te han aplicado los recortes de personal”, pero el intuía que Fuentes le había dejado colgado y el político de turno de la nueva hornada de los nacionalistas de Izquierda “no quería ningún muerto por las calles”. Pero este era su caso, el único que no había resuelto. En su cabeza daba vueltas el viaje a Costa Rica; el papel en la película porno junto a su ayudante Candela y Pepe Contreras; los dos amantes de Merche Ruiz, el tal Guerwin/Popeye y Gerardo Rios. Este último catalogado en sus archivos como: “el cadáver que cayó del cielo”, del cual aún conservaban en un lateral de la comisaria la fotografía de su pene inmenso y deformado. Pero también, en el Instituto de Conservación de cadáveres de Barcelona, el cuerpo del hermano de Gerardo Rios, quien por cierto era el verdadero asesinado en esta tragicomedia de enredos múltiples. Todos los indicios señalaban que se interpuso y fue desplazado al vacío cayendo en la céntrica calle Bailen. Muchos datos inconexos, pero todos daban con Merche Ruiz, ambos Popeye y Gerardo Rios eran sus amantes. Y luego las notas del muerto que aparecían en lugares insólitos. Por ello decidió encaminarse de nuevo al centro del huracán: el Bar Toni.

Entro y se sentó al lado de la amplia ventana que daba a las calles de Bailen y Padre Claret. Hizo una llamada a Merche Ruiz y quedaron para verse en unos minutos. Esa mañana, su ayudante Candela, que era donde dormía la tal Merche no respondía a su móvil. Al preguntarle a Merche, ella respondió: “se fue a la peluquería, luego tenia cita con un amorsito que hace años que no ve”. Todo muy raro, intento que fuera un coche patrulla hasta la casa pero estaban desbordados por los asaltos a los cajeros automáticos que surgían como hongos en cada esquina de la ciudad. El político de turno “el que no quiere muertos en las calles”, si tendrá una explosión social como esto siga así –fue su conclusión apresurada–. Hacía calor y estaba harto, se desabrocho la corbata y el cuello de la camisa. A su mente vino el recuerdo de su época de policía joven, cuando le enviaban al Barrio Chino, donde las putas le morreaban para comprarle favores y se dejaba arrastrar hasta detrás de la calle Las Tapias. Eran años guarros e indecentes. De salida de un franquismo deshilachado. Luego le trasladaron al Ensanche. Fueron las Olimpiadas y Barcelona estaba tan acelerada que la cocaína se cortaba con las tarjetas VISA en los lavabos de los bares del diseño. Y estos dos últimos, en el cual le enviaban a casos raros, de seguimiento, de corrupción, o de pesquisas a rivales para destapar el 3% que se pagaban los dueños de la política de cartel. ¿O del Cartel? –exclamó en voz baja. Y este caso. Este –en concreto–, de un tipo aplastado contra el cemento, en un barrio donde se apiñan, los gitanos catalanes, los jóvenes sin trabajo y los neo-hippies de los años 70 que ya están de vuelta de todo. Pidió una cola con el doble de Whisky. Al diablo con la frase: “estoy de servicio”, hasta se desato los cordones de los zapatos, como Nadal cuando termina de jugar un partido de tenis.  Alguien entro y pregunto por él. Toni el dueño le señalo. Merche Ruiz estaba de muy buen ver, para Moravia estas mujeres llenas de cierta carga animal le fascinaban.

–Hola

–¿Quiere una copa? Hizo una señal y Toni trajo un whisky doble. Para Moravia, la blusa de Merche ajustada, de un rojo brillante marcaba círculos de atracción. Espió con diplomacia sus caderas, embutidas en una falda negra. ¿Y los zapatos? ¡Rojos!, de pico de aguja. Ella percibió su recorrido, pero no se molestó, inclusive preguntó:

– ¿Se desata los cordones como Nadal?

–Si

–Mi primo lo hace igual

– ¡Ah!

–Y en mi caso –continuo Merche– lo hago al llegar a casa, cuando estoy sola, me ataca la ansiedad y asalto la nevera.

– ¿Cada noche?

– Si… ¿estoy sola?

–Es Ud. muy guapa… aparte de estar sola.

–A veces, cambiamos de hombre y no aparece aquel deseado que le reemplace.

–El muerto que vino del cielo, era…

–Un amigo. El hermano de Popeye, mi ex. ¿Le enterraron?

–No, le he visitado ayer –respondió Moravia para continuar–. Está en la nevera, tiene un tono azulado, me acerque hasta su nariz y…

– ¿Olía?

–Tal vez a alcohol o a un cierto perfume. Llevaba un tapón en uno de los orificios nasales. Llame al forense y con mucho esfuerzo le abrió para sacar algo. Y Moravia se detuvo. Se miraron. Toni sirvió dos copas. Nadie hablaba. Al retirarse el dueño del bar, Merche preguntó:

–Que tenía en aquel agujero.

–Un papel

– ¿Decía algo? –preguntó Merche

– ¡Estoy cabreado! La risa de Merche le llevo a escupir el whisky que acababa de beber. Para Moravia en cambio fue repasar miles de situaciones insólitas; pero ninguna que un muerto dejara sus emociones escritas en su nariz. Se detuvo en los labios carnosos de Merche. Bailaban, se rozaban y de vez en cuando dejaba ver una hilera de dientes brillantes. A veces, la lengua los regaba de izquierda a derecha. Ella dijo:

– ¿Qué piensa?

–Que tal vez, el muerto intuía que aquello acabaría mal.

– ¿Se tiró de la terraza por amor? –dijo Merche. Había cambiado de lado y llevaba gafas oscuras pero insistía en quitárselas cada cinco minutos.

– ¿También fue su amante? –preguntó Moravia

– ¿Soy su sospechosa principal? La pregunta de Merche fue ligera, parecía insinuar que aquel amante no era su amante, tan solo un planeador que cogió aire para ver el barrio desde el cielo.

–Siempre he pensado que Ud. era y es muy atractiva. Está en mi lista. Toni trajo el tercer whisky para ambos. Merche pregunto:

– ¿Nos levantaremos de aquí con tanta bebida? ¿O nos dejaremos caer? Sus ojos brillaban, para Moravia estaba en la recta final, debía dejarse llevar para ver si esa mujer era la asesina o tan solo un señuelo que molestaba y le distraía. Le quedaba poco tiempo, apenas entrara otro caso de asesinato estaría en la calle, por ello dijo:

– ¿Dónde vamos?

–Al mismo piso. Tengo la llave –respondió Merche.

–Estoy de servicio –rio Moravia de buena gana. Pero aquel no era buen recurso, regresar al domicilio del muerto después de tanto tiempo le recordó la frase tan a gusto de los guionistas de cine… el asesino regresa a la escena.

Al abrir la puerta, todo estaba igual. “¿De quién es el piso?”

–Mío –dijo ella–. Lo compre al ponerlo en subasta. Me gusta la zona, pero aún no me he instalado. Al fondo, por donde entra tanto sol, da a la calle Bailen. En esa habitación hay un colchón en el suelo. Merche fue hasta la nevera y saco una botella de cerveza de litro. La abrió y ambos bebieron un trago de pie. Ella le tomo de la mano llevándole hasta el único sitio que entraba luz y presumía de existir un mueble. Al lado del colchón ambos se miraron. Merche le atrajo y repaso con su lengua cada espacio de su cara. Moravia incomodo dejaba hacer. El sol entraba creando una semi penumbra. Ella se desvistió. Y luego vacío sobre su cabeza la botella de cerveza.

Despertaron a las tres de la madrugada, hacia frio, se abrigaron con una manta de color marrón. Moravia percibió que olía igual que el perfume del muerto de la tarde anterior. Y dijo:

–Es una manta bonita.

–Es mía. La deje aquí cuando compre el piso. Es mi preferida cuando veo la tele en el sillón de mi casa. Moravia se puso de pie, encendió un cigarrillo cerca de la ventana. Su calzoncillo por detrás colgaba desgarrado de la noche tan intensa.

La Esquinica: capitulo 12 a cargo de Josep Capsir

Amigos: Josep Capsir continua está historia de Merche Ruiz y el comisario Moravia, y regresa a la escena el “bar Toni” del barrio de Gracia, capital de los neo-hippies de los años 70. Ya solo quedan, Juan Re Crivello y Mercedes Gallego ¡que se han comprometido a entregarlos cada tres días!  En esta serie que siete escritores Indies Juanjo Díaz Tubert Mercedes Gallego David Lucas Frank Spoiler  Josep Capsir Isabel Mata Musik y Juan Alberto Re Crivello han resuelto brindar a sus lectores cada 4 días Os invitamos…

Capítulo 12

Josep Capsir

Las ruedas del coche patrulla crujían por el camino de piedras que conducía a la finca del Concejal Menys. Al final del sendero, una extensa zona ajardinada escoltada con alineadas hileras de pinos se abría ante los ojos de Pepe y Moravia. Una señorial verja de hierro forjado de unos dos metros de alto flanqueaba la entrada, en cuya parte central, un escudo familiar con las iniciales del concejal dividía las dos magnas puertas. En el lado izquierdo, incrustado en uno de los muros que sujetaban la verja, había un interfono con cámara. Pepe pulsó el timbre y se escuchó un leve zumbido.

―¿Qué quieren? ―Se escuchó una voz metálica.

―Somos policías. Queremos hablar con el concejal. ―Inquirió Pepe con voz severa.

Tras varios segundos de silencio, las dos puertas que dividían la verja se abrieron con exasperante lentitud y el coche avanzó medio centenar de metros hasta alcanzar la entrada principal, tras bordear una pequeña plazoleta presidida por una magnífica fuente de granito de estilo renacentista. En la puerta les aguardaba un hombre fornido, de cabeza rapada y cara de pocos amigos que vestía un traje de corte italiano de color negro y camisa del mismo color, adornada con una corbata estrecha de tonos grises y blancos.

―¿Tenían cita con el Señor Menys? ―Preguntó el hombre.

―¿Cita? Somos policías, nosotros no pedimos cita. ―Contestó Moravia con firmeza. ―¿Está el Señor Menys?

El gorila de la entrada vaciló unos instantes y acto seguido habló con alguien a través de un micrófono inalámbrico que llevaba pinzado a su solapa. Presionó su oreja para acomodar el auricular y tras asentir les invitó a pasar con cara de hastío. Tras la puerta de entrada, pudieron admirar la exquisita decoración de una enorme sala flanqueada por media docena de sillas victorianas. Al final de la sala se divisaba un ventanal que parecía conducir a un jardín interior cubierto, panelado en madera y engalanado con estucados rústicos en el techo. El hombre les acompañó hasta él y abrió la cristalera para que pudiesen pasar. Al cruzar el umbral, el sonido de un burbujeo de agua les hizo girarse hacia su derecha. Ambos policías no pudieron evitar mirarse entre sí con una mezcla de estupor y envidia. Un hombre de unos cincuenta años, de pelo cano y perfectamente bronceado les observaba a través de sus gafas de sol desde el jacuzzi. Se recostaba en un lateral con los brazos extendidos acompañado por dos mujeres de bandera que le acariciaban el pecho juguetonamente.

―¿Es usted el Señor Menys? ―Inquirió Moravia tras varios segundos de desconcierto.

El hombre ladeó una sonrisa e hizo un leve gesto con la mano para que sus acompañantes salieran inmediatamente de su regazo. Chasqueó sus dedos y el gorila de la entrada se acercó a él con un albornoz para cubrir el fibroso cuerpo del edil. El hombre les invitó a acompañarle hasta una elegante zona “chill out”. Una mesa central de madera de teca presidía unas banquetas del mismo material sobre las que descansaban varios cojines de tonos blancos y azules.

―¿Quieren tomar algo? ―Les ofreció el conejal, al tiempo que una de sus mujeres le servía un gin tónic en una distinguida copa balón.

Los dos agentes se miraron estupefactos, sorprendidos por la serenidad que mostraba el hombre. No era exactamente el tipo de actitud habitual de alguien que recibía la visita de la policía. ―«Como me imaginaba, este hombre será un hueso duro de roer» ―Profetizó Moravia para sus adentros.

―No, gracias ―declinó la invitación Moravia ―estamos de servicio.

―Pues bien, ustedes dirán…

―Estamos investigando el asesinato de un hombre y uno de los principales sospechosos es el dueño de un bar que usted frecuenta. ¿Conoce usted a Toni?

―No suelo frecuentar demasiados bares, señores. Como podrán ustedes apreciar, mi residencia es el mejor sitio que conozco para tomarme una copa. ¿No creen?

Moravia evitó contestar el subterfugio del político y echó mano al bolsillo de su chaqueta para sacar una fotografía.

―Este es Toni, ¿le conoce?

El concejal levantó sus gafas para apoyarlas sobre su cabeza, extendió un brazo para coger la fotografía y la observó detenidamente durante varios segundos, dio un buen trago a su gin tónic y le devolvió la foto a Moravia.

―¿Y bien? ―Se impacientó Moravia.

―Me suena su cara. ―Dijo al fin con voz calmada. ―Conozco a mucha gente y no soy un buen fisonomista. ¿Dónde trabaja?

―Le suena el nombre de “Bar Toni” ―Interpeló Pepe.

―El Bar Toni es un negocio ruinoso, debería haberlo cerrado hace tiempo.

―Entonces, ¿es usted el propietario del local? ―Volvió a intervenir Moravia.

―¿Tan mal comieron? ―Se burló el edil.

―A ver, Señor Menys, vaya usted al grano. No tenemos todo el día, así que, o empieza a colaborar ahora mismo o le tomamos declaración en comisaría sin sus “churris”, sin su gorila y sin su copa.

A Menys pareció no afectarle demasiado la amenaza de Moravia, volvió a ponerse las gafas de sol y volvió a echar un trago de su copa.

―Se come bien y barato, es un buen garito para la gente de a pie. ―Empezó a explicar el político. ―Por desgracia, el encargado que puse en ese local no lo ha sabido explotar bien.

―¡El encargado es Toni! ―Golpeó la mesa Pepe con su puño.

Inmediatamente, el fornido hombre que les había abierto la puerta deslizó la mano al interior de su chaqueta y provocó que Moravia sacase su arma y apuntase directamente al gorila.

―¿Tiene usted un arma bajo la chaqueta? ―Gritó Moravia.

―Esto es una propiedad privada ―le interrumpió Menys. ―Si no me equivoco, no hay ninguna ley que prohíba que uno de mis hombres lleve un arma para protegerme. Tengo un cargo público y el servicio de escolta lo paga el ayuntamiento.

Moravia hizo un gesto de desaprobación, aunque sabía que el escurridizo concejal llevaba razón, la salvaguarda de cargos públicos dependía directamente del Ministerio del Interior y la situación, aunque peligrosa, era reglamentaria. Bajó el arma y le dedicó una mirada furibunda al guardaespaldas antes de guardarla en su cinto.

―De acuerdo, pero déme el arma, la custodiaré mientras estemos aquí y cuando marchemos se la devolveremos.

El hombre esbozó una sonrisa burlona y sacó la pistola del bolsillo de su americana con dos dedos y la dejó caer en las manos de Pepe. Éste comprobó que estaba asegurada y la guardó en el bolsillo de su chaqueta.

―¿Qué le parece si empezamos a hablar? ―Se cruzó de brazos Moravia.

―Sí, creo que el de la foto es Toni, el encargado del bar ―se frotó el mentón ―no es un tipo muy sociable pero lleva bien el negocio.

―¿Cuándo y dónde le conoció? ―Siguió preguntando Pepe.

―El día que lo contraté y aquí, justo donde usted está sentado. ―Respondió sin pestañear.

―¿Por qué lo contrato? ―Volvió a la carga Pepe.

―Tenía un buen currículum

―¿Nos está vacilando? ―Intervino Moravia.

Menys frunció el ceño y se acabó la bebida en varios tragos consecutivos, encendió un cigarrillo y se cruzó de brazos.

―Ustedes preguntan, yo contesto. ―Dijo sin más.

―¿Está al corriente de actividades ilícitas en su local? ―Moravia fue al grano.

―¿Ilícitas? En mis locales no servimos garrafón. ―Se escabulló nuevamente el concejal

―¡Maldita sea! No hablo de garrafón, Señor Menys. Hablo de prostitución, de una red de trata de blancas, de drogas y de un asesinato.

Por primera vez, al concejal pareció incomodarle un poco las preguntas de los policías. Dio una fuerte calada al cigarrillo y lo aplastó con violencia sobre un cenicero de cristal perfectamente tallado.

―Caballeros… ―Se levantó el edil. ―Esta reunión ha terminado. Si tienen ustedes sospechas de algún tipo de actividad ilícita en alguno de mis locales lo hacen saber al juzgado de guardia y si ellos lo encuentran conveniente ya me enviarán una citación.

―No, no han terminado las preguntas. ―Insistió Moravia.

―Oigan, han venido ustedes aquí sin ningún tipo de citación policial. ―Empezó a decir Menys en actitud conciliadora. ―Entenderá que me niegue a contestar a sus preguntas. Si les he contestado ha sido por cortesía y por mi afán como ciudadano por colaborar con la policía.

Moravia y Pepe se miraron y éste último se encogió de hombros, sin saber que actitud tomar.

―Permítame una última pregunta, concejal. ―Bajó el tono Moravia. ―¿Conoce usted a Popeye?

―¿Popeye? ―El concejal carcajeó sonoramente ―Popeye era un marino que comía espinacas. ¿Quién no conoce a Popeye?

―De acuerdo ―se levantó Moravia ―aquí acaban las preguntas. Muchas gracias por colaborar con la justicia. Es usted un ciudadano modélico.

Pepe permanecía sentado con cara de desconcierto. Moravia le hizo un gesto impertinente con la mano para que levantase y éste obedeció, aunque con el semblante serio y mascullando alguna frase ininteligible. El gorila carraspeó sin evitar esconder una mordaz sonrisa y Pepe le devolvió el arma tras extraer todas las balas.

* * *

Aún con la sorpresa en el rostro, tras descubrir la identidad de sus dos atacantes, Candela encañonaba a los dos hombres con mano firme.

―Menuda sorpresa, muchachos. ―Se jactó Candela ―Veníais a cazar y habéis caído como dos imbéciles.

Toni y Popeye yacían en el suelo aún aturdidos y miraban fijamente a los ojos de la oficial de policía. El payaso sangraba abundantemente por una ceja y el encargado del bar se frotaba el hombro que parecía tener magullado.

―El juego ha terminado. ―Rugió Candela, ladeando ligeramente su arma.

―El juego continúa, querida ―Contestó Merche a sus espaldas antes de asestarle un brusco golpe en la cabeza con un cenicero de bronce.

Candela sintió como perdía el conocimiento y como sus ojos se nublaban mientras un reguero de sangre empañaba su cara y su ropa. Luego todo oscureció y perdió el sentido.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: