Buscar

Barcelona / j re crivello

La Carpa Juanita

pisci tascitur

Ayer me re-encontré en el Carnaval con la Carpa Juanita y pude hacerme esta foto. –j re

 

“Y así era proverbio antiguo: pisce taciturnior (más callado que un pez); y los egipcios, según Pierio, lo pusieron por símbolo del silencio; y Claudiano dice que Radamanto convertía a los locuaces en peces, porque con eterno silencio compensasen lo que había errado hablando: […] Quien solio ser locuaz más de lo justo y reveló los secretos es llevado a las ondas cargadas de peces: para que con su silencio eterno expíe su voz desbordada. (1)

Este rodeo laberintico nos sitúa en la trama, la desaparición del pez que preside una ciudad. En Vilanova i La Geltrú, existía una carpa que bebía vino de un porrón. Le llamaban la Carpa Juanita. Su dueño se fue a la mar y ella triste durante un tiempo guardo el secreto.

La ciudad respiro sobresaltada. Los locuaces, los parlanchines, ya no temieron al infierno, ni al castigo.

Con su marcha, un frio glacial perturbo el cemento que conduce al museo donde le alojaban. El cartel de la entrada palideció, el sendero que los colegiales, o que los turistas visitaban, se desdoblo ante las raíces de los pinos.

En la ciudad nadie cuestionó su marcha. Un rio de charlatanes fue aumentando hasta asfixiar al torpe y al inteligente. Solo el necio fue capaz de aguantar aquel aceite de mango que se adhería a cada mortal. La Carpa Juanita solo dejaría un recuerdo. Un grafiti al final de la calle antes de echarse al mar. Por poco tiempo. La compañía eléctrica prepara el cambio de esa sub-estación. El hachazo dejara los escombros. El viento y la brisa marina harán lo que resta del futuro.

La ciudad enferma de sabiduría, carecerá en el futuro de quien expíe su voz.

 

Notas:

(1)Sor Juana Inés de la Cruz. Extraído del libro del mismo nombre de Octavio Paz. Editorial Biblioteca Breve/Seix Barral

 

Anuncios

IMG_20180211_111205

Nuevos y antiguos feligreses

6ec02f13f4b853151a0ea119c74d7aaa

Esta serie de artículos aparecieron en 2009/10 en el blog de El País: La torpeza de la Iguana. Comprendo que son muy personales, pero en lo singular está lo universal -j re

En un patinazo cometido por la tarde, aún recuerdo aquellas paredes hoscas y frías de la Iglesia. Era una cita, tal vez convocaban al rezo. Era un bautizo. Cura antiguo. Pocos feligreses, le miraban anteponiendo su poco concierto con Dios a las palabras duras y alejadas. De este explicador de historias. Primero, se metió en unos rezos. Luego dio fe del creador. Hablo de los 11 apóstoles. Luego los padrinos y las madrinas se acercaron hasta él. Nueva recomendación de la necesidad de dar constancia del alicaído verbo a su futuro ahijado. Y poco más. En el espacio de la cita, además estaban convocadas: la pila bautismal; la nueva España. En un lado del pasillo, en bancos de madera, los emigrantes de segunda generación y en el otro lado, la primera generación, más autóctona, más diversa y mezclada de la Cataluña que presume de nacionalismo y esta cuajada de texturas y razas. Ni unos ni otros se consideraron hermanos en la fe. Era una convención y punto. No-os mezcléis, ni favores, ni ruegos y si alguna mirada para entrever la condición social, o las jerarquías.

Al salir, dejaríamos aquella nave desierta. La cuna de las convenciones de la izquierda obrera y bronca contra Franco. Allí nació Comisiones Obreras. Allí está el Español de Cornellá como dice un jugador nacionalista. Pero ahora esta vacía y sin historia nueva. Solo un magisterio antiguo que sostiene los sacramentos. Los otros, los ¿magisterios políticos? Ya se han pasado al edificio del frente, con calefacción, confortables sillones y buenos cochazos. Digo, me refiero, -le indico, amigo lector- a los santones de la izquierda comunista y socialista que dominan el Ayuntamiento desde hace 30 años.

 

Huele

3accf08caa5276e1fc4112a0ce8e06f9

by j re crivello

Huele. A carmín intenso y fécula de pan. El vecino ha decidido regar su cuerpo de aceite de plátano, para enfundarse de amor. O, tal vez, fabrica un inmenso bocadillo para arremangarse ante tanta inquietud frente a lo que vendrá.

Sea por uno u otro, esta noche se presenta abstemia. Se ha acabado el alcohol, la droga ya no me sienta, mi pájaro esta oxidado y triste en la jaula. Y… ella ya no llama, debido a que posee otro amor tierno y guapo. Tierno y alegre. Me he quedado solo. En este resto de aplauso, ante una actriz torpe, de vodevil. De astucia para ganar dinero de los turistas.

¡Ya me pueden llamar los que venden platos pre-cocinados!. No estoy. No esta ella, que se ha marchado, porque soy vil y muero ante la presión diaria.

Suena el timbre. Abro la puerta. Del otro lado una mujer canalla, de la vida. Se ofrece por un servicio. Le rechazo. Con ello me aparto de un sermón estúpido de domingo.

Suena otra vez. Abro. Allí esta ella. De ojos verdes, de cama dura y jabón de la cadena Día. Dice: “Me he arrepentido”. “Te quiero a ti y tu poca novedad”.

Yo le beso. Me creo su historia. Soy feliz y me acuerdo de mi abuela de cara dorada del sol de los Alpes, quién me decía: Juanchi: ¡Porco Dio!.

Never

4d03e45587e62dca38972d95dbb53b68

El pupitre imagina la respuesta, con el paso del tiempo. De allí, regresan, ante el paso de cronos: seres alcoholizados; amas de casa hastiadas; practicantes de gimnasio en pos de la forma; actores triunfadores –pero muy solos; cantantes de ópera; dentistas de salmón atascado en la muela del juicio; médicos sin vacuna, ni gripe A, pero fumadores anónimos; políticos descafeinados para ganar votos; calvos almidonados con pelo de plástico; paseadores de perros que dialogan con un ser imaginario que imaginan en el interior del chucho; coristas con varices y nalgas rellenas de pan frito; nauseabundos violadores con miedo a ser detenidos; sacerdotes con sotana y juego crónico del deseo. Ellos y más. Cercanos al suicidio, o aun amantes de su caramelo escogido.

Never

Palabra que es tesoro y a la vez una reprimenda. Caminaremos con el papel de plata en el bolsillo, todo es plástico y a la vez aluminio. Hasta los chuchos imaginarios que nos hablan en la calles tosen sin más. Y… Ud. y yo, nos damos cita para dialogar.

@Never

La isla de la vida

ecaa78ce7a92a3bb677038bb724557e9

by j re crivello

A veces escapamos de sueños y caemos prisioneros de otros. Nada es en esta vida tan insistente como las sucesivas historias en las que navegamos. Por ejemplo, ¿es difícil que ninguno de nosotros no haya estado alguna vez cerca de la muerte?; o por accidente o alguna otra causa. En mi caso recuerdo, muy pequeño que me llevaron al rio y no sabía nadar y sentí que el agua me arrastraba y pude amarrarme a unos hierbajos en una isla de un terreno pequeño. Pero lo importante es lo que uno siente en esos momentos, y es algo así como:

Ahora me estoy yendo, solo depende de mí seguir atado a la vida. Una frase lapidaria si la pensamos en un niño de no más de 8 años.

Esos momentos, tal vez todos los hemos sentido. Todos hemos pasado por esa isla imaginaria donde sobrevivir una tarea titánica de segundos y aferrarse a la vida está unido a nuestra íntima cuestión: ¿Debo seguir? Por eso a veces cuando escucho casos de personas que han caído en la depresión y no son capaces de salir de su casa, regreso a aquella isla donde me aferre a la vida y pienso cuan capaz somos de amar la fuerza del instante que nos provee de vida.

#¡Hágalo!

Me cuenta su instante de vida en los comentarios… Le espero.

Les presento un nuevo libro de 2018 de Editorial Fleming

Mel Goméz nos lleva a un mundo donde sobrevivir es una condición para muchas mujeres. Lo publicaremos a mitad de 2018. En Fleming descubrimos el talento -j re

El árbol de los panties blancos

Hombres

38789aac284316974eb4fb42657e99fe

by j re crivello

Al leer textos antiguos no puede uno menos que confirmar que la escritura es una moda que acompaña a las mentes. Por ello cuando escribo no dejo de pensar si esta tormenta amainara y detrás de ella surgirán otras cargadas de intensos ruegos.  Lo efímero está presente en cada escalera que subimos o bajamos. Al ver la ceremonia de los Goya, las mujeres era el tema. Y con ello todas las guerras que daremos en la sociedad para que primero equiparemos los géneros y luego tal vez para olvidarnos de ello.

José Ortega y Gasset repasa en su libro en 1927 las diferentes modas referidas a la sociedad dominada por los hombres, en la época de Pericles “se vive en público: ágora, gimnasio, campamento, trirreme. El hombre maduro asiste a los juegos de los efebos desnudos y se habitúa a discernir las más finas calidades de la belleza varonil” (1) Es una etapa en que la mujer aparece masculinizada, dirá Ortega y Gasset pues sigue los dictados de esa moda.

Alguno pretenderá que hable de la mujer, tal vez no caiga en el error, pero si observare que vivimos una época donde los hombres se han canibalizado a ellos mismos, están los clásicos, por llamarles de alguna manera, comen pan, controlan la barriga y hablan de lo de siempre: de futbol, luego aquellos que buscan afanosamente regresar al periodo de Pericles: culto al cuerpo, afán y método de imitación de otros y alimentación para crear efebos particulares. Y por último los hombres del tercer sexo, aquellos que han sobrevivido al destierro y la marginación social y aparecen victoriosos en los Mass Media como portadores de la cultura hedonista.

Hay para elegir. Nos queda también otro estilo, el hombre: “no debe separarse, hasta la muerte, de la crin de su caballo y pasará su vida a la sombra de la lanza”

#¿Me dejo alguno?

Presento un nuevo libro de editorial Fleming

Alana portada-1

La fecha es noviembre, pero Esteban Suarez no le teme a esa fecha. Adelanto un fragmento y portada provisional. ¿Ud. aún no tiene editor), le espero. – j re

“El ruido de caballos al galope, le llamo la atención.

—! Señor! Grito una voz ruda asomándose por la puerta, — Tenemos visitas

— ¡Quedaros aquí! Dijo su padre. —Luego continuaremos esta conversación, cogió la espada, se colocó la capa y se marchó.

Los jinetes se detuvieron frente a los soldados que custodiaban la entrada a la aldea, el más alto un hombre entrado en la edad madura con el rostro demacrado por el cansancio y el frio, desmonto con un movimiento ágil y le entrego las riendas a su compañero.

—Os saludo valientes guerreros dijo con voz ronca, que Lug os proteja; —Soy Vercasivelauno de los Avernos.  Tengo un mensaje importante para Aviorix, señor de Bigoles. Los soldados ni se inmutaron

—Yo soy Aviorix dijo el padre de Alana abriéndose paso entre sus soldados, el Averno lo miro sorprendido, él era alto y fuerte pero Aviorix le sacaba una cabeza y su espalda era mucho más  ancha y musculosa;  llevaba el pelo largo hasta los hombros, barba descuidada y bigotes largos y poblados. Aviorix, le devolvió la mirada sin quitar la mano de la empuñadura,  lo examino con cuidado y tras un breve silencio lo invito a seguirlo.

Se adentraron por unas callejuelas entre la barraca de los mercaderes y los artesanos, el olor a madera quemada, el golpeteo del metal fraguado y el olor a pieles secas le recordó su aldea,  el Averno se relajó. Breogan curioso los acompañaba ocultándose entre las tiendas” Fragmento

Puigdemont & Waterloo ¿coincidencias?

02c7bce49d383ec95a24d28ffceb83d2

by j re crivello

Aquel fue mi error. El gran Bonaparte, al combatir la monarquía con una República de sangre y destierro. En cada nueva conquista me alejaría de mi antiguo objetivo. Pero, mientras más me obcecaba, aparecía ante mí, un vasto continente muerto en la trampa monárquica. De su inacción nacería nuestra furia.

Napoleón se detuvo en su monologo. Pudo observar como Santa Helena estaba dormida. El vientre plomizo de la isla le había traído algunas cartas. Se preguntó: ¿Por qué siempre me destierran a una isla? Su mano temblorosa había recogido de su boca un vomito de sangre. Ya su estómago no soportaba tanta carga de un brutal líquido que intuía le consumía. En un delicado papel escribiría: “He mirado desde la bruma que preside mi encierro. Hoy, tal vez no pueda demorar otro día. Me tortura este abandono solitario y terco en que, me han sumido”.

Bruselas es como un oxido que te corroe lentamente. En dos meses 30 horas de sol. Soy un presidente estéril, caído en desgracia donde la profecía me persigue. Cada twitter es una nueva casa de los fantasmas, cada visita un pliego de condiciones para que firme mi destierro a la isla de Helena. Camino por las noches en derredor: y hay niebla, de día niebla. La legitimidad aparece en mis manos y se esparce cual arena fina.

Todos dicen ponerme en su lista. Allí arriba, pero sus puñales imitan la danza del frio asesino. Me parezco a Napoleón, donde, un largo destierro confundirá la vision. Las metáforas son grandilocuentes, por ello he alquilado en Waterloo esta casa, allí creare una Republica de gestos. Puigdemont se distrae de su soliloquio, lejos Waterloo es un destino que le confunde con Napoleón.

Mujeres y hombres al borde de un ataque de nervios

6858da10c3910f1821e2381a28e1662f

“El mundo es un lugar perfecto excepto por una cosa, que los hombres mienten y abandonan a las mujeres” Almodóvar.

Frases rituales. O ritual que practican los hombres. Pero, siempre lo rotundo esconde miserias y tergiversaciones. Según un estudio (1), un niño/a, a partir de los seis años miente cada hora y media. Según A.J.L en el periódico El Mundo (2), “mentir es una fase del desarrollo de la personalidad [que] demuestra que el niño no sólo comprende cuál es la realidad, sino que es capaz de fabricar una alternativa”.

De lo cual, los hombres mentimos por estar acostumbrados a crear propuestas impredecibles, o escenarios que cambien la rutina, o sucedáneos del mundo real. Durante años –el siglo XX- hemos padecido una suerte de inmoralidad. Decían y dicen que creábamos las guerras y marchábamos dispuestos a morir o regresar como héroes. El siglo XXI, se ha abierto con explicaciones del estilo: “al influir, las mujeres llevaremos a la civilización al sosiego”. Parecería que la hormona de la testosterona nos domina hasta la vejez, allí, somos más sabios, prudentes, tiernos… y decadentes.

Las banalidades, las generalizaciones, probablemente nos llevan a estos territorios.

¿Es el mundo que nos rodea perfecto? Ellas, las féminas incidirán con tanta fuerza en construir un mundo más suave. Tal vez no. Es más sugerente –o a mí me parece, estimado lector, que deberíamos aceptar como más interesante, un mundo de equilibrio inestable entre los sexos. De mentiras por ambas partes. De visualizaciones positivas entre ambos.

¿Y la mentira donde queda en todo esto?

“Cooperar y también competir con los congéneres requiere, en cierto modo, explorar, anticipar y manipular el comportamiento ajeno. Ello implica una habilidad cognitiva –rudimentaria en el caso de los antropoides– de acceso o reconocimiento del estado mental del otro [1].

#Es nuestro mundo perfecto…

Nota: Dedico este artículo a los creadores de la nueva Moral, por ejemplo los que quieren eliminar del Diccionario palabras: mujer fácil u otras. Ver link

(2)El Mundo

(1) Fuente: ¿Qué es la teoría de la mente. Autores J. Tirapu-Ustárroz a, G. Pérez-Sayes a, M. Erekatxo-Bilbao a, C. Pelegrín-Valero b Ver también: Moore C, Frye D. The acquisition and utility of theories of mind. In Frye D, Moore C, eds. Children’s theories of mind. Hillsdale: Erlbaum; 1991. p. 1-14.

Entrevista a Joseph knox autor de novela negra en La Vanguardia

66f88274ce4329fc669ec502493f0fad

True Crime / Serie Negra / Barcelona

Entrevista a Joseph knox en La Vanguardia

Varias noches de alcohol y drogas en la ciudad de Manchester fueron el germen de la historia que ha dado a conocer a Joseph Knox como nuevo autor revelación de la novela negra británica. La joven promesa del género, de 31 años, retrata en su primera obra, Sirenas (Roja y Negra), una sórdida ciudad con gran tráfico de estupefacientes y explotación de mujeres.

Un mundo que él mismo conoció de cerca mientras trabajaba en uno de los bares más grandes de Manchester, época en la que frecuentó alocadas fiestas que también le sirvieron de inspiración. La trama argumental está protagonizada por un investigador caído en desgracia –Aidan Waits-, habitual consumidor de anfetaminas, que se ve abocado a inmiscuirse en una arriesgada misión: rescatar de las garras del narcotráfico a la hija de un influyente político a la vez que lucha por sobrevivir en un ambiente policíaco corrupto.

Durante su estancia en Barcelona para participar en el festival BCNegra, Knox ha explicado que la ciudad que muestra en Sirenas es una cierta interpretación de la Gran Bretaña postindustrial, en la que “se han instalado los prejuicios, el racismo y la rabia reaccionaria, que encaja muy bien con ese auge de la derecha y la situación de ‘brexit’, con un país desencantado y que está siguiendo los peores instintos. En mi novela hay un conjunto de personajes que no se libran de ese mal instinto, que condeno y no apoyo”, ha comentado el librero.

– ¿Se esperaba esta acogida de la crítica y el público?

– No, para nada. Sirenas es un libro escrito a lo largo de ocho años, y durante buena parte de ese tiempo nunca pensé que lo terminaría. Mi familia ni siquiera se creía que existiera la novela, pensaban que era una fantasía de mi mente. Yo, simplemente, soñaba en llegar el final. El hecho de que haya sido publicada y traducida a otros idiomas me parece un privilegio absoluto, y que, además, a los críticos les guste es la guinda del pastel, así que me siento muy afortunado.

– Pero usted empezó a escribir desde que era un niño…

Sí, yo siempre he padecido insomnio y mis padres se dieron cuenta de que la mejor manera de que no causara problemas a las tres de la madrugada era comprarme libros. Y de allí pasamos a los cuadernos en los que empecé a anotar chistes que inventaba, que eran pésimos, pero fue una buena práctica para empezar a escribir.

– ¿Qué le llevó a interesarse por la novela negra?

– Yo creo que me atrae lo miserable (ríe). La verdad es que siempre he mirado el lado oscuro de la vida, y cuando supe que quería escribir ficción, la novela negra me dio un abanico muy amplio de cosas de las que tirar. Lo que realmente me encanta es la investigación alrededor de los personajes, es decir, una novela de detectives como Sirenas es la excusa perfecta para meterse bajo los secretos que todos tenemos. Y eso es muy divertido.

– ¿Cree que es difícil hacerse un hueco en este tipo de literatura?

– La gente no acaba de captar exactamente quién eres o cómo eres hasta que llegas a la cuarta o quinta entrega de una serie. Sirenas es un libro muy oscuro, muy urbano, que habla de la explotación y del poder. El tipo de novela que igual no estaré escribiendo de aquí a dos o cuatro años porque espero que la serie evolucione y cambie. A veces me he preguntado si la percepción crítica hacia mi persona irá hacia arriba o hacia abajo, y creo que la manera de no decaer es hacer algo distinto, un desafío.

“Siempre he mirado el lado oscuro de la vida”

– ¿Por qué el protagonista de la novela, Aidan Waits, es ideal para infiltrarse en una red de narcotráfico?

– Él es un policía encubierto en una misión, y creo que sus superiores estarían bastante contentos con que desapareciera. Y al sobrevivir, lo que hace es cabrearlos aún más. Creo que buena parte de la tensión del libro radica en este punto. Aunque es un detective, no actúa realmente como policía porque está muy solo. Y por otro lado, los delincuentes a los que investiga lo matarían si supieran lo que está haciendo. Una situación dramática potencial.

– ¿Por qué escogió el nombre de “Sirenas” para referirse a las mujeres que protagonizan su libro?

– Yo quería escribir novela negra siguiendo la tradición de Raymond Chandler, pero el problema con estos escritores clásicos es que buena parte de los personajes femeninos –basados en la idea de femme fatale– no funcionan en la actualidad, porque a menudo la única motivación que tienen es ser objetos sexuales, conseguir dinero o traicionar a un hombre. Mientras que los hombres en estas novelas utilizan mucho más el cerebro, tienen más personalidad que las mujeres por el poder que se les concede y porque es su única manera de manipular el sistema y de intentar tener una vida que funcione.

– ¿Y cómo son las mujeres jóvenes que aparecen en ‘Sirenas’?

– Están un poco atrapadas por diferentes motivos: a veces por su aspecto, por su realidad económica, y otras veces simplemente por el tipo de actitud sexista que impera a su alrededor. Por tanto, lo que quiero mostrar es la falta de opciones de estas chicas que se enfrentan a situaciones duras, especialmente, en este mundo peligroso. Así que Sirenas me vino a la mente como título porque en la novela hay peligro, sensualidad, y muestra también ese viaje de Aidan, que se ve atraído hacia ellas aunque quieran destruirle como las sirenas míticas. Este nombre también les da un sentido de poder y de peligro.

– ¿Qué parte de la novela es ficción y qué parte es realidad?

– El libro empezó prácticamente como periodismo porque estuve trabajando desde las diez de la noche a las cinco de la madrugada en uno de los bares más grandes de Manchester, donde había muchos problemas con drogas y violencia. Así que allí vi buena parte de ese lado oscuro de la ciudad. Pero también las fiestas en casas privadas que aparecen en la novela están inspiradas en fiestas reales en las que participé y en cómo la gente las vivía. Evidentemente fui dándole una pátina de ficción.

Capisayos: ¡Oh Carnaval!

carnaval-de-vilanova-comparses-de-vilanova-2016

(CAPISAYO.- (Kitchwa: Kapisayu)) Vestidura corta, que servía de capa y también de sayo.

Es carnaval, (y este viernes comienza en (Vilanova i La Geltrú) mientras algunos se van a un baile de mantones de precios burgueses los demás (el astuto pueblo) salimos a las 11 de la noche a correr por las calles en comparsa, o de dos en dos. Y es aquí donde aparece la vestimenta, el capisayo, algo que nos transforma de civiles a bandoleros, o a nuevos guiris apartados de la vida rutinaria.

Dios dijo: “Que haya un firmamento en medio de las aguas, para que establezca una separación entre ellas”. Y así sucedió. Dios hizo el firmamento, y este separó las aguas que están debajo de él, de las que están encima de él; y Dios llamó cielo al firmamento. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el segundo día. El Génesis (antiguo Testamento)

Por ello, este viernes separaremos las aguas de la peste; la lluvia se transformará en caramelos y las gentes no burguesas venidas de la rutina, saldrán de sus casas para agujerear las creencias por una semana; para dictar que la raza de los humanos es aun libre. Esa será la ciencia en una semana. Una nueva y rotunda abstinencia ante la rutina que practican las gentes durante el seco y frio año laboral.

¡Bienvenido Carnaval!

Hasta Puigdemont se peinará el flequillo. ¡Damos fe!

Nota: Para aquellos que son cristianos, no ofendemos al tomar nota del antiguo Testamento. ¿Y si ofendemos? Pues estamos ocultos bajo capisayos.

La aldea Líquida: ¿Agresividad?

cover La aldea Líquida-1

Este libro sigue su camino… by j re crivello

“El prójimo no le representa (para el ser humano) un posible colaborador y objeto sexual, sino también un motivo de tentación para satisfacer en él su agresividad, para explotar su capacidad de trabajo sin retribuirla, para aprovecharlo sexualmente sin su consentimiento, para apoderarse de sus bienes, para humillarlo, para ocasionarle sufrimientos, martirizarlo y matarlos”. S Freud, El malestar de la Cultura.

Tal vez poco que agregar a este párrafo de Freud, ¿o sí? La aldea digital es una fiel imagen de esta situación. Las tribus poseen la fuerza que les dota esta agresividad y nos diferencia del mundo animal, por ello esta fase de nuestro desarrollo nos prepara para conquistar la Galaxia. El mito de Star War es un pecado lejano pues la lucha en la fuerza, entre su componente malo y bueno es tan solo una suave condición ante lo que nos espera. El futuro será construido en la competencia feroz de tribus aisladas en la red y con capacidad de coaligarse. La agresividad será uno de los elementos más valorados en este tablero, pero diremos que dos valores competirán con aquel, el talento y el trabajo colaborativo. No toca hablar hoy de estos dos, sino de aquel que nos impulsó por África hasta llegar a Europa cuando éramos simios.

Frud solo agrega que a diferencia de la comunidad de la naturaleza nosotros conocemos las leyes de aquella y podemos aplicarlas a-de-cua-da-mente. Las dudas al respecto nos asaltan sobre nuestra capacidad de aplicarlas, pero diremos que la aldea digital estará cubierta de regulaciones y auto-regulaciones, diremos de leyes, y de la Inteligencia Artificial que trabaja por detrás seleccionando nuestros gustos y afinidades (el Algoritmo de la satisfacción del consumidor o como Ud. quiera definirle) pero las tribus maquinan rompiendo aquellas restricciones.

La agresividad es también creativa, nos guste o no. Los señores de la izquierda, antiguallas de la moral del siglo XX asistirán desconcertados ante la magnitud de la violencia desatada. Nada será como antes. Las peleas de marcianitos de los primeros videojuegos colonizaran la red, y basta un ejemplo con los recorridos de los soldados en su entrenamiento diario que aparecen en pantallas dando las pautas para que las tribus les ataquen.

Todo nos conduce a una nueva Edad Media, dicho de otra manera:

#Deberemos aumentar los controles sobre lo que compartimos o lo que mostramos, construyendo comunidades de monjes aislados para protegernos de las tribus.

La agresividad surgirá por doquier amenazando nuestras vidas. La red otrora fuente de libertad se comportará como irascible, odiosa y maquinal. La tradicional llave que echamos antes de salir de nuestras casas aparecerá en nuestras arquitecturas de red. Trump es un suave vocablo ante lo que le reemplazará. Es más real el modelo Putin para hablar de nuestro futuro.

¿Su tribu ya está preparada para lo digital?

c3db4bd69e027d8747d67c58e4da055a

Esta semana amigos, los artículos van de preguntas intensas respecto a lo que vivimos. ¡Crack! buena semana a todos -j re

Los llamados lenguajes animales mandan avisos o señales útiles para la supervivencia del grupo. […] Lo característico del lenguaje humano es que sirve  para decir los que queremos decir, sea lo que fuere. (Savater, las preguntas de la vida)

Los humanos, hablamos pero trasmitimos en nuestro lenguaje una gran cantidad de ideas que son la base del conflicto y la diversidad. Al comunicar aparece la teoría, la observación, la moral y la capacidad de juzgar y posiblemente las pautas para abordar la tecnología o el conocimiento futuro.

Somos parlanchines, pues nos hemos fundado como una civilización que quiere explicar sus reflexiones o descubrimientos a otros. Dirá Savater que “buscamos objetivar un mundo comunicable de realidades determinadas en el que otros participan”  Ello nos lleva a considerar que esta construcción ha desarrollado la cultura como segunda piel y en ella a su vez ha surgido la aldea digital. En ese magma independiente y apartado de la legislación surgirán las luchas futuras de las tribus y sus esferas de influencia.

¿Tribus? Es probable. Ellas aniquilaran o chantajearan a sus adversarios. O bien les cerraran la energía que les mantiene asaltando -en la red-, los controles de las maquinas que las producen y están interconectas, o les enviaran un misil dormido en un hangar ruso o americano al cual han robado sus códigos. Un cumulo de despropósitos se abatirá desde esta realidad objetivable e invadirá la cultura física que le dio vida. El mundo virtual coexistirá con pesadas máquinas virtuales (la Inteligencia Artificial) aun intentando ser una realidad autónoma y debatiéndose entre crecer o ser sujetos pasivos.

¿Los desenchufamos? Alguno pensará que ello es posible. Ya hemos atravesado ese tiempo que mediamos desde el prisma humano, ya nuestros juegos de los años 50 de cowboy, te mato me matas están superados. Ahora vivimos la época de según Savater: “no habitamos simplemente un medio biológico sino un mundo de realidades independientes y significativas incluso cuando no se hallan efectivamente presentes”

¿Qué hacemos? –diría Lenin. Tal vez, vivir la transición del lenguaje como comunicación al lenguaje incrustado en la aldea digital. Y este será otro salto de los humanos. ¡Nos vemos!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: