Buscar

Barcelona / j re crivello

Chernobil: Mor -01

chernobil 2011
Una máscara de gas niño y una muñeca en la ciudad abandonada de Prypiat, 2011. | Foto por Agencias

Al quedar Chernobil desierto los lobos le están invadiendo –j re

Normalmente salgo de noche para visitar la ciudad de Pripyat y recoger cosas abandonadas para reciclar y con ello evito las miradas y el control de los vigilantes ocasionales del área de exclusión forzosa. Pero llevo dos noches con él sentado en una ladera no muy alta haciendo de guardia. Es joven, de color gris con tonos negros. Me imagino que responde a mi causa después de haber matado a uno de su camada. Es el lobo guía, único, más listo que los demás, imaginativo y audaz que ha llevado a su gente a cubrir los espacios donde la radiación mengua o se aleja. Este es su territorio y yo formo parte de él, de su fuerza, de sus fronteras y de su futuro. ¿Querrá un pacto? Son dos noches que me asedia, de lejos distingo su hocico levantado, sus ojos de un verde metal, llenos de inusual fuerza, la del destino quizás. A la tercer noche decido salir, está a 100 metros de mi casa de madera por el lado oriental donde las gallinas se reguardan en un coto cerrado y protegido por alambres de electricidad que instale hace meses pero que retan a la inteligencia de Mor: así le he bautizado, es un nombre inusual, lleno de sentido de la vida.

Me acerco 50 metros y en sus orejas detecto la reacción al acecho, intento transmitir una sentencia de tranquilidad dejando en el suelo lentamente mi carabina. Hay poca luz en derredor, entre ambos, solo una luna inmensa que se desploma y barre la tierra dolorida y cubierta de radioactividad. Mi aparato de detectar radio suena cansino y muestra una señal razonable. Ya me he acostumbrado al sonido solo me detengo cuando se dispara y me avisa de un peligro exagerado. Avanzo otros 10 metros, su hocico se extrema, se desliza abriendo para  ver su dentadura blanca y libre. Y un ruido, de desconfianza. Tantas veces oído en nuestros perros, los canidos que poblaron las estepas o los valles asiáticos; coyotes, lobos o perros asilvestrados. En esta zona he visto perros salvajes abandonados por los dueños de Pripyat vagan solitarios y flacos, no tienen la fuerza, la inteligencia y el instinto del lobo que tengo delante. Digo en voz baja

— ¡Mor! ¿Hablamos? Una pregunta que el responde con su pata derecha, la mueve delante y atrás. Me acerco hasta tres metros. Es grande, lleno de fuerza. Mirada directa, parece que veo en su interior a otro humano, pero de un sentido diferente. Nos quedamos un rato sin decir nada. Insisto: Mor, ¿te jode que te mate tu manada? Una pregunta trivial. Digo luego de una tacada: Me llamo Oleg, y he venido para quedarme. No tendré hijos, comeré alce si te parece, no invadiré tus territorios de caza… ni tú, mis lechugas o mis gallinas. Me encuentro ridículo hablando tan cerca de la pura violencia. ¿Qué pacto puedo establecer con alguien que conoce una sola inteligencia? De repente Mor, levanta y baja su cabeza. Se inclina sucesivamente como si insistiera que estoy en sus manos pero su inteligencia es tan inusual que detecta que represento su único interlocutor de su vida, de su futuro. En este vasto territorio que necesitara 20.000 años para volver a ser de los humanos; intuyo que ha aceptado compartirlo con un visitante, en el cual su talento es con quien vivirá una parte de su camino. Se gira y se marcha.

#La verde pradera de Chernóbil aguanta un bosque denso, animales, y a Mor. ¿La radioactividad nos sumerge a todos en una sopa efervescente?

Anuncios

Mujeres (¿Y los hombres?) y final de la serie

c227c38ddaf38372b3b1cc34db482ae4

_Me ha llamado M y me ha dicho que asistirá al Máster de I. Emocional

_ ¿Estarás contenta? –pregunto su marido.

_Si.

 

No soy un experto en hablar de ellas. Aunque los hombres no hacemos más que hablar todo el santo día de… féminas, de las esposas, de las ex. Hay para todos los gustos. En mi caso agregaría, de mis lectoras.

De un material sutil esta hecho

El pecado de Eva.

Y nosotros tan, adanes

Asumimos su invitación –la manzana

Cual aparición de la cultura(1).

Deberíamos convenir que el comienzo del mito –de donde desgajan la manzana, pertenecía al árbol de la ciencia. Hoy las mujeres están en todos lados. ¡Qué pobre era aquella sociedad que las intuía en el fogón y algo más!

Da espanto pensar, que la igualdad fuese una maldita nuez que no dejaba más papel que la invitación al infierno. Al mito de Eva –diremos.

Pero son otros tiempos. Los hombres marchamos en una ligera crisis de identidad. En cambio las mujeres han descubierto sus objetivos, su placer y un campo: la creatividad. Los varones de 16 a 19 años están aletargados y dominados por los videojuegos. ¿Creen que el mundo le será dado? Las mujeres de la misma edad buscan con acierto, aumentar su formación y su perfil.

Pero si vamos a cualquier recepción, o a estudiar, o inclusive observamos en las Fuerzas Armadas, ellas están dispuestas a conquistar su profesionalidad. Como siga esto así, ¡habrá que establecer una discriminación positiva para los hombres! O… encerrarlos en un territorio indio. Para que asistan a su decadencia con alcohol barato y cine porno. O se acompañen con su nueva deidad: los videojuegos.

¿Y los de 40 para delante? ¡Uy, estoy entre ellos! Estos hombres han descubierto los geles, las cremas, la calva brillante, el musculito, la metro sexualidad. Han sustituido los videojuegos por otro potingues (2). En cambio, ellas, cultivan la amistad, la formación, y se envían powers que nos dan envidia.

Se me ha acabado la tinta… póngale color, Ud., amigo lector –que intuyo si es masculino, no se atreverá. Póngale color, amiga lectora…

Notas

(1) «De todo árbol del huerto podrás comer; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás» (Génesis 2:17)

(2)Es que la crisis de identidad no se soluciona con potingues. Esta expresión la entendemos como: alimento: cualquier sustancia que toma o recibe un ser vivo para su nutrición. O tratándose de cosas inmateriales, fomento, sostén. Word reference. Com

Fleming Editorial

El proyecto va tomando forma… Comparto dos pantallazos de la web. En la de escritores aparecen los primeros tres, pero suman 20! (veinte) los que participan. -j re

portada

tres primeros escritores

“Si te enamoras de mí, despídete de ti” -03

25ee3693a20930924560840f796246cb

 He hecho un salto en la serie, escribir sobre las mujeres -me tocaba hoy- es cuando menos un atrevimiento, pero cuidado me quedan dos días (jueves y viernes) -j re

Infernal y corrosiva frase de Jordi Labanda aparecida en el Magazine. El compromiso no es la magia más practicada en nuestros días. Acercarse a otro u otra es fascinante, alegre y hasta una tormenta de nervios y excitación. La cara lavada y el truco de lavanda fresca y melosa nos llevan hasta la hipoteca, los niños o la garrafa de agua del súper. No estamos preparados para soportar los largos momentos de abulia y desinterés genital. O las tentaciones de libertad del síndrome del cine, o del domingo triste y aburrido.

Los años pasan y la juventud se estremece. Los niños pequeños, alegres y solícitos dan paso a adolescentes egoístas y precoces en todo. Es el tiempo de las uvas ricas en miel, pero ajenas a la ternura. Se debe decidir cuál es el límite –y… ¡en segundos! Se debe enfrentar la bronca diaria. La pareja tambalea, y surgen las onduladas capas del tránsito maduro y esporádico.

¿Ya te has despedido de ti? ¡No! surgen las voces de regreso al pecado, o la ternura pálida de los cincuentones que ya han criado a sus hijos. ¡Aparecen unas fiestas inmensas! De lechón dorado y cacahuete. Son los 50, o los 25 de casados, o… ¡qué se yo! El hambre de poder y miseria da paso al gimnasio y la dieta sana. Es la caminata de muérdago, es su mano que se desliza por debajo de la sábana. Es orilla y viento ¿de salmón? que camina hacia los 60.

Ud., amigo/a, ¿con cuál se queda?

Hombres (o padres, o amantes) & el amor

f969260432f617367c90a829da9b1af8

Mañana la serie explora Mujeres -j re.

Hace unos días una amiga estableció una frase que aun da vueltas en mi cabeza: los hombres no producen amor, son las mujeres. Y aquí terminaría este artículo sino fuera porque una parte de mis lectores son hombres. No seré defensor de causas ajenas, pero he mirado mi ombligo y somos pocos productores de esta emoción. ¿He quedado bien? No muy mal… Cuando era pequeño y estaba abandonado en casa de esas dos abuelas famosas, me sentaba en un banco de hierro en un balcón de casi 80 metros de largo en casa de una propiedad de mi abuelo –el hotel Patria- y desde allí miraba en dirección a una jungla de cemento, que pasaba a 25 metros bajo mis pies. Era la carretera por donde circulaba media Argentina y contaba los autobuses uno, tras otro. Lentamente, sin pensar que el mundo se había olvidado de mí y me fundaba, me creaba en una profunda soledad.

Cuando los hombres –aunque seamos niños- llegamos tan bajo, el alma se encoge hasta ver que su oxigeno solo puede crecer desde el amor. Por ello creo que los masculinos, seamos maridos, amantes o padres trabajamos esta emoción tan cálida y presente en ellas desde la soledad, desde el corazón que nos conecta a lo femenino. Son nuestras madres quienes nos han dicho al oído: ¡ama, pues yo te amo!

Hijos -01

170e06aef15c8021e2319bc1be213aaa

by j re crivello

La serie se compone de niños, hombres y mujeres. Dedico este artículo a Esther S, catalizadora del pasado y el futuro

La soledad de un niño —cuando sus padres se pelean todo el día, es como una gran ensenada donde las olas se disparan pero regresan a su origen. En aquella casa viví con mis padres dos años y construí una caja de la ira que me acompañaría toda la vida. Los niños somos seres tan extremados en nuestros afectos que suponemos que el mundo es un caramelo gigante capaz de servir de gasolina. En esas edades sobrevivir es decidir cuál será tu alimento para los siguientes días. Yo elegí la rabia. Alguno se sorprenderá o añadirá un matiz al constatar que su vida fue presidida por el amor u otra emoción.

En aquella larga y oscura noche no me perdí. Dos agradables y gentiles mujeres: mis abuelas comprendieron que mi soledad y hastío podía ser llenado de amor. Ellas me enseñaron a amar. Ellas juraron –y dieron- un sentimiento que solo las mujeres saben dar y alimentar existe en nuestras vidas.

Cuando miro hacia atrás –e intento entender y aceptar a mis padres, también regresa ese caudal de amor. Los humanos al crecer unimos nuestras vidas  a constelaciones familiares, luego el tiempo es el manto que cubre los aciertos y desaciertos.

Aquel amor dado por ellas (Francesca y Domenica) hoy me permite aceptar los errores de dos almas que me parieron pero sufrían una atolondrada combinación.

 

Nota

Si eres padre o madre en proceso de separación, que ello no te ofusque, dile a tu hijo que le amas.

Debates: Sueño que…: Umberto Eco & J. Re Crivello. Anotaciones al margen -04

34066f6b02edd761e7cd80ce2848bd2c

Umberto Eco. “Sueño que tras un black-out total, que inmoviliza a todo el mundo civilizado, en la búsqueda enloquecida de responsabilidades y en un intento de reaccionar ante una amenaza, se desencadena una guerra mundial. […] De aquellas que la técnica nos permite hacer hoy día, con zonas enteras del planeta desertizadas por las radiaciones, con al menos la mitad de la población mundial desaparecida.

[…]

Con esta luz escasa, y posiblemente junto a un caminillo mantenido sin prisas talando aquí y allá por la noche leeré a mis nietos, que no dispondrán de televisión, viejos cuentos de hadas hallados en el desván, o les explicaré como era el mundo antes de la guerra”. Umberto Eco, pág. 360 A paso del cangrejo. Edit. Debate

J. re crivello: Sueño que solo queda un pueblo, los indios diaguitas (2). No conocen la tecnología a base de carbono y combustibles perecederos –fósiles-, los ríos se deslizan, las aves no atacan, los elefantes caminan en los horarios que no hay siesta. En ese sueño mi familia se ha trasladado y es feliz, los niños han repudiado al chicle y las mujeres son dueñas de su vida en una sociedad equilibrada donde los roles macho&hembra han dado paso a roles de “tu ganas, yo gano”.

[…]

Con luz escasa nos sentamos a la vera del fuego, se ven las estrellas y hemos conectado con tres civilizaciones de fuera del Sistema Solar y nos han permitido seguir viviendo en la adolescencia. Leemos un señor alemán que habla del regreso a la vida natural y a la perspectiva (1). Es nuestro único libro. Hemos decidido leer una página cada noche. Soy el mayor y casi ciego me permiten describir como era el mundo antes de la guerra, en el silencio tan abrumador siempre comienzo leyendo esta frase:

Había una vez un grupo de individuos que…

Notas

(2) Diaguita (voz quechua) es el epónimo impuesto por los incas y divulgado luego por los conquistadores españoles para un conjunto de pueblos independientes que hablaban un idioma común —el cacán—, autodenominados pazioca o paccioca. Se ubicaban en los actuales noroeste de Argentina —especialmente en los valles Calchaquíes— y en el Norte Chico de Chile.

A partir de 850, desarrollaron arqueológicamente la cultura santamariana que se caracterizó por su gran riqueza, por sus poblados organizados, por el uso de metales y la alfarería. Opusieron resistencia tanto a la conquista del Imperio inca —entre 1471 y 1533, tras la denominada tercera expansión del imperio incaico— como a la del Imperio español —entre 1560 y 1667, durante las Guerras Calchaquíes—.

 

 

Debates: Zygmunt Bauman / Juan Re Crivello: Identidad virtual y física: Los miedos. -03

d14d37cd1d41908c01b2f7aa6c984960

Zygmunt Bauman: Facebook tiene más de 1.000 millones de cuentas, una invitación a mostrar las identidades, los pensamientos, los gustos, las opciones en público. Y la grandeza de gente como Orwell o Huxley es que captaron los miedos de su generación. […] Esos miedos no causan pesadillas a las generaciones más jóvenes. Tienen miedo de ser abandonados por sus compañero, de perder el trabajo, ser innecesarios para la economía, perder su casa… esos son los miedos”.

Re Crivello: Los miedos anteriores eran referidos al fin de la civilización, o al control estatal (Orwell, 1984; el paso del milenio, año 2000; o una revolución, comunismo, maoísmo que alterara el marco de valores). Los actuales como -bien apunta Bauman- son individualistas, van unidos al rechazo, a la exclusión, la pérdida del status. Esto está en abierta contradicción con la explosión de las identidades en la red. Todos sugerimos –en la red- que respondemos a un modelo interesante, en nuestros corazones vibra una celebritie que desea triunfar y ser deseada. Pero a veces olvidamos que esta sociabilidad es una conexión, como dice Bauman “on line” y sumergidos en esta pertenencia a la aldea virtual nuestra soledad aumenta y con ello nuestros miedos al rechazo. Ello nos sitúa prisioneros de la fábula de Sodoma, en la cual nuestra curiosidad al llevarnos por caminos diferentes puede paralizarnos.

En un pasaje de la Biblia se relata como Sodoma y Gomorra fueron destruidas conjuntamente con Adma y Zeboím (Deuteronomio 29.23). Lot huyó de Sodoma antes de su destrucción, avisado por ángeles de Yahveh. Su mujer de nombre Edith al darse la vuelta (desobedeciendo el mandato de Yahveh) se convirtió en estatua de sal, en castigo divino por su curiosidad, quedando ahí mientras el resto de su familia abandonaba el lugar. (1)

En esa disyuntiva nos encontramos ante el fin de la familia y la aparición de la individualidad que encuentra su carácter y vitalidad en ser “hijo de la gente”, y en la cual las redes son su vehículo y las minorías su expresión.

  • Fuente Wickipedia

Debates: ¿Hacia dónde va el capitalismo?: J. Rifkin/ J. Re crivello / Carlos Marx -02

2862cb7a56f26567246b0916765838f5

No es precisamente el primero en anticipar el fin del capitalismo, introduce el debate, Pablo Suanzes, El País

J. Rifkin: El capitalismo tal y como lo hemos conocido va a desaparecer. Ya está pasando en sectores e industrias clave. En 2050, en apenas 35 años, tendremos una nueva economía híbrida colaborativa. El capitalismo no desaparecerá, pero se transformará completamente. Ya ocurre pero no somos capaces de verlo.

J Re crivello: El capitalismo se auto fundará, aunque tal vez es un desacierto hablar que mudará la piel. ¿Qué sucederá en 35 años? Tal vez siendo prudentes nos encontraremos con tres espacios: la economía colaborativa, el capitalismo del soft o economía desmaterializada de atributos físicos -ya intuida por Marx cuando planteaba la desvalorización mercantil en El Capital- y el capitalismo salvaje que conquistará nuevos espacios.

Carlos Marx: Empieza a asomar el presentimiento que la sociedad actual, muy lejos de ser un sólido cristal, es un organismo susceptible de cambio y siempre en vías de transformación. (1)Pág. 297

¿Sin que nadie lo haya derrotado? Al mundo le ha ido bastante bien con el capitalismo si se compara con las alternativas.

J Rifkin: Hay una paradoja dentro del sistema, una que antes ni podíamos imaginar. El fin del capitalismo actual no viene de la mano de enemigos o rivales, sino de su propio éxito.

J re crivello: Viene del éxito de sus agentes sociales que aprecian construir sus relaciones en una economía que valore sus esfuerzos en algo común: el dinero. Y… ¿que está detrás? Un núcleo común, el tiempo de trabajo aplicado a la producción de una Mercancía física o virtual.

Carlos Marx: Thomas Hobbes en el Leviatán nos dice: el valor de un hombre, lo que en él hay de precioso, es como todo lo demás su precio, es decir, lo que se daría por el uso de su fuerza. Estudiando el valor de la fuerza de trabajo muestra la imposibilidad de llegar a una igualdad de salarios en el marco de la competencia. (2)Pág. 287

Eso sí que no había pasado nunca antes.

J Rifkin: Los grandes cambios de paradigma en la historia, en el sentido original de Thomas Kuhn, han sido muy pocos, pero todos tienen un denominador común: primero aparecen nuevas tecnologías de comunicación que permite organizar la actividad económica, pero también la vida en general, de forma más eficiente. En segundo lugar, un cambio tecnológico en la energía. Y en tercer lugar, un cambio en el transporte. Cuando las tres cosas pasan al tiempo, cambian nuestra forma de entender el espacio y el tiempo.

Ponga un ejemplo.

J Rifkin: Pasó con la Revolución Industrial del XIX, donde se pasó de la impresión manual a la mecánica. Los costes fijos eran muy altos, pero el coste de una impresión concreta pasó a ser muy bajo. Por eso se podía imprimir en masa. Luego llegó el telégrafo, a la vez que un carbón barato. Y eso se suma al tren. La combinación creó una plataforma totalmente diferente. Un modelo que necesitaba mucho capital, y por eso se multiplicó las empresas y sus accionistas. En el siglo XX llega la electricidad centralizada, los medios de comunicación como la televisión, petróleo barato y los coches y camiones en el transporte de mercancías. Y ahora internet, el Internet de las Cosas, que los engloba todos y va a poner en contacto a cientos de millones de personas en tiempo real.

J re crivello: El nuevo paradigma es robinsoniano, grandes islas artificiales interconectadas por la red. Y donde surge el business (los negocios, de empresas o negocios colaborativos). Se reinventa sobre un mar de conexiones de individuos y cosas. Estamos al comienzo de la transición que incluye una civilización de hombre monos, hombres bio (mitad físico y mitad implante) y robots. Ese capitalismo se compone de una revolución tecnológica que atraerá a la Galaxia al foco: la Tierra y luego se dispersara a su vez.

Por lo tanto es muy antiguo y nuevo. España descubrió América y en Inglaterra se tejió la malla capitalista basadas en sus nuevas relaciones, tecnología y energía. Para aquellos que creen en lo religioso (o Dios, o la revolución) el mundo que vendrá no será democrático puede hasta que sea tecnocrático-autoritario.

Carlos Marx: Una formación social no desaparece nunca antes que se hayan desarrollado todas las formas productivas que es capaz de contener… Por ese motivo la humanidad sólo se plantea los problemas que puede resolver pág. (3) 238

Notas:

La entrevista completa a J Rifkin puede encontrarla en El País bajo el título “’El capitalismo tal y como lo conocemos va a desaparecer’ realizada por Pablo Suanzes. Bio: Jeremy Rifkin (1943, Denver, Colorado) es un sociólogo, economista, escritor, orador, asesor político y activista estadounidense. Rifkin investiga el impacto de los cambios científicos y tecnológicos en la economía, la fuerza de trabajo, la sociedad y el medio ambiente. Uno de sus libros de más éxito y reconocimiento es El fin del trabajo, de1995.1

Carlos Marx: Las frases aparecen en sus cartas publicadas en el libro Marx, su vida y obra, Jean Ellestein, Edit Argos, Edit. Marzo de 1985.

J re crivello. Posee abundantes libros y artículos donde reflexiona hacia dónde va la civilización mono/humana/bio y las consecuencias de un capitalismo individualista y sin límites. Próximo libro a publicar: Capita(lis)mo

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: