Buscar

Barcelona / j re crivello

Myriam Stefford

aviadora-1

By J re crivello

Casi todos los artículos comienzan con un e-mail y luego una invitación a re-publicar una artículo antiguo, dira: “Gabriel Waisberg 11 de julio a las 8:45 Denunciar

“El dato que tengo es que el mes que viene José Frattini (periodista documentalista y escritor amigo mío) presenta el documental sobre Myriam en Argentina, otro dato reciente es que un nieto de Raúl Barón Biza (Santiago Mogán) está reclamando legalmente la restitución de “El Ala” (monumento a Myriam Stefford de 82 metros) que fuera adquirido ilegalmente por una empresa, imágenes tengo varias, si quieres las envío a vuestra casilla de e.mail. Un abrazo”

Debía de tener cerca de 10 años y me llevaron unos días de visita a Alta Gracia. En los años 60, esta villa serena y tranquila, se distinguía por producir una bebida refrescante llamada Terma Cola. El fabricante, era una antigua amistad de mi familia, tal vez desde allí surgiría este relato. La bebida era un jarabe edulcorado, dulce, de tono parecido a la Coca Cola que la diluían con agua o sifón.

La formula secreta se componía de extractos vegetales que -según decían- los ríos serranos alimentaban con sus aguas dulces y curativas. Pero como buen turista también me acercaron hasta un monumento que fue construido, en memoria de una piloto de avión fallecida en los años 30. Su esposo, el Barón Biza, un acaudalado señor lo erigió para recordarle.

Desde aquel momento, quede prisionero del influjo de ese extraño amor.

Debo decir que subir los 200 escalones y luego bajar hasta el sótano para ver donde descansan los restos –de su amada, me produjo una impresión que definiría, como la visión de una locura incierta e insegura, en la cual aparece el amor y la resistencia en admitir la pérdida.

Esta ciudad, además fue el domicilio donde vivieron algunos años el Che Guevara y el famoso músico español Manuel de Falla. ¿Habrán  sentido, lo mismo que este humilde servidor?

Sea de una manera u otra, el barón fue un millonario que nació en 1899 en la ciudad de Córdoba (Argentina). Este interesante personaje responde al arquetipo del millonario, que en los años 30 –del siglo XX- ya había visitado varios países. Su actividad va desde la política, a la escritura o el simple juerguista. Era también un exponente del sueño argentino; de las vacas, el trigo y una oligarquía enriquecida por la cuota de mercado que obtenía el país en el reparto mundial. Le tocaría vivir en el periodo mas blasfemo de la cultura elitista de aquella época, y la inmigración multicolor, que el sueño de los europeos expresan por América. Ese momento se dará de bruces con la aparición del peronismo a finales del año 1945 y el comienzo de un nuevo imaginario ¿o un nuevo dueño?: la dictadura democrática, al estilo del Chávez  actual.

Dirá al respecto Ricardo Canaleti en el periódico Clarín que el Barón Biza(1): “en 1928 conoció en Venecia a Rosa Martha Rossi Hoffmann, una novel actriz austriaca (¿o suiza?(2) que usaba el apodo de Myriam Stefford. En la basílica San Marcos, de esa ciudad se casaron en 1930, pero se radicaron en Córdoba.

“La Stefford , en 1931, antes de terminar su curso de piloto de avión y dos días antes del primer aniversario de casados, se mató con su pequeño biplaza alemán bautizado Chingolo II, en San Juan. Fue sepultada en el camino que une Alta Gracia con la ciudad de Córdoba”.

La tumba no pasa inadvertida, pues el Barón, en su memoria, hizo levantar un obelisco de granito y mármol de 82 metros. Se dice que allí también están sepultadas todas las joyas de Myriam, hasta el famoso diamante Cruz del Sur de 45 quilates”.

¿Con ello surgirá el mito?.

Para algunos estaría asociado a las joyas enterradas en la base del monumento. Pero nuestro Barón proseguirá su epopeya personal publicando varios libros, que serán juzgados por ser demasiados audaces para la época. En uno de los que ha tenido acceso este autor nos dice:

–“¿Es posible, Sergio, que usted hable así… que me niegue un mendrugo cuando su mesa está repleta… que me niegue usted que tanto tiene?

–Y bien –me respondió colérico– dices que yo soy rico… Es cierto, mi fortuna es inmensa, pero el hecho de que yo posea dinero no me obliga a llenar la boca de los hambrientos, ni a vestir a los desnudos… ¿Acaso la razón de tener impone la obligación de dar?. Implora ayuda al clero, a los ensotanados… a lo que piden para dar… y verás cómo ellos también te la niegan.

Nadie da nada por nada en la vida”.

Una singular descripción del egoísmo de la sociedad de comienzos del siglo XX. Pero preferimos recordar –los que hallamos visitado el monumento,  la fuerza mística que impone la escalera, que nos transporta en sus 82 metros hasta dar con un ventanuco estrecho, desde donde divisamos una tierra ondulada y firme. Visión tan recia –la del altivo espacio de amor, como el recuerdo de una de las primeras aviadoras de SudAmérica.

(1)http://clarin.com/diario/2005/11/10/policiales/g-04601.htm

(2)Nota del autor

Imágenes de Myriam Stefford y el barón Biza que acompañan al artículo:http://retratodelinfierno.typepad.com/retratodelinfierno/2008/03/myriam-stefford.html

Foros:

http://foro.elaleph.com/viewtopic.php?t=29529

Hey pops!

¡Lleva tu culo a Marte!

2bb1901e47866f96352dd2401434cc38

Artículo que he publicado en Mundiario y que plantea la próxima gran escapada. By j re crivello

Stephen Hawking llegó a decir, con su voz sintetizada emitida por un ordenador, que la vida inteligente es tan poco frecuente que aún no ha aparecido en la Tierra.

Esta larga frase aparecida en un periódico digital me puso en la pista de siempre. ¿Iremos o no iremos? Por casualidad hice la pregunta a mi ayudante digital de la Inteligencia Artificial con quién escribo los artículos para MUNDIARIO. Car Rawson tosió —ahora ha aprendido a toser como los humanos cuando no sabe la respuesta—, pero en unos segundos vacío toda la red y obtuvo una respuesta:

“La tecnología de vela solar que se está desarrollando con el proyecto Breakthrough Starship podría acelerar naves a un 20% de la velocidad de la luz y llegar a Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar donde el año pasado se descubrió un planeta potencialmente habitable, en unos veinte años” y cuál sería la sorpresa que era de Stephen Hawking. Por ello me dirigí a un profesor de física y mates que es mi cuñado y sonriendo respondió:

No será aumentando la velocidad, sino atravesando o curvando el espacio. Y si fuéramos a la velocidad de la luz, lo que viajaría es la luz no nuestra masa. Y me dio el ejemplo del haz de luz que crean los fotones al abrirse el ascensor y si intercedemos la puerta no se cierra. Salí de allí y tan solo mire por internet un proyecto de la NASA.

En el último simposio del NIAC (NASA Innovative Advanced Concepts), el profesor Phillip Lubin, científico de la NASA que trabaja en el programa Deep-In (Directed Energy Interstellar Precursor ha explicado que la propulsión fotónica se basa en un sistema de láseres que producirían la energía necesaria para impulsar una nave, por lo que se eliminaría el uso de los actuales motores a base de combustibles, que son pesados y ocupan gran parte de espacio en una nave y reduciría el viaje a Marte a tres días, pero… ¡ay! solo soportarían este viaje tan solo los robots.

Una risa nasal de Car Rawson y un ¡ahí! ¡Ahí decía yo! Mostro que la I. A. y Car Rawson podrán ir antes que nosotros. Pero fiel al estilo humano respondí: ¡pondré mi culo en Marte!

 

Nota;

Gracias, Juan Delgado por la clase de física.

Link al artículo

http://www.mundiario.com/articulo/sociedad/lleva-culo-marte-get-your-ass-to-mars/20170621201742092705.html

 

Mi nueva editorial…

FlemingEd!publi

¡Gracias! He mencionado que fundaría una editorial de la nada. Si, ¡de la nada! Y me han llegado 5 manuscritos de 5 escritores. El talento confía en el talento. Espero no defraudaros, pero será en octubre, aunque ya podemos trabajar poco a poco.

¿Estarás tú entre ellos? Haremos libros para gente que ama la lectura

Email de contacto: fleminglabwork@gmail.com

 

Lo que nos quema: la soledad —04

7e45aabb068730dd2c9ed0b913d2c0ef

By j re crivello

“Alrededor de la noche acentúa su desamparo. La Pampa no goza ni de una estrella ni de un grillo. Sólo rompe el silencio, en las tinieblas cercanas, el balido de un animal que podría ser una cabra salvaje. Temeroso, Walter silba a su caballo” (pág. 92, Manuel Mujica Láinez, Misteriosa Buenos Aires)

Se abre paso en las noches, o nos demuele con su sonrisa en los días calurosos. La soledad es una turba de visitantes que persiste en decirnos que la vida puede ser difícil. Para ello nos rodeamos del ruido, de los intercambios, de la generación del Like, quienes se sacan fotos una tras otra y las publican. Dicen, ¡no estoy solo! Es un canto inmoral a las pertenencias: me tengo, le tengo, nos tenemos. Otros muestran sus encantos, sus intimidades, sus fobias. Pero detrás de cada uno habita ella, la salvaje soledad que engominada y con colonia de olor a lavanda nos rodea y habla cual fruta exótica.

¿No hay solución? No hay recetas, solo un llano estéril y largo parecido al mito de La Pampa de la que habla Mujica Láinez, y tal vez para algunos: un perro, o un gato o… una gata. Las preferencias se muestran en el circo humano, tal vez es mejor intentar enfrentarse a ella, digo a la soledad. A veces en esas raras ocasiones me hago un café, luego lo bebo despacio y le miro a su cara: Ves, ya no te temo —exclamo.

Lo que nos quema: las ausencias —03

5e9a7ba53e0c98dd140a50d9378934d5

by j re crivello

El frío de junio hace tiritar los árboles y las plantas, bajo un cielo fúnebre y unas estrellas que también tiritan, casi celestes. Ya se despobló el jardín. (Pág. 229, Manuel Mujica Láinez Misteriosa Buenos Aires)

Se han ido, se han marchado, el paso del tiempo aleja seres que estaban cerca, nos explicaban sus vidas, sus sueños. En nuestra memoria, ella tan altiva y precisa, nos re-envía cada tanto sus voces, sus astucias, necedades o brincos de amor. Hoy vivimos una gran insistencia en vivir: ¡Hoy! ¡Hoy! Gritan desde las redes, y consumimos ese hoy en cantidades hasta inclusive toxicas.

El ritmo de los futuros sueños, o de los planes de futuro, o de los proyectos tiende a convertirse en un presente demasiado rápido. Por ello los proyectos no se maduran, las parejas se separan, los bienes se dividen. La Modernidad líquida nos convierte en jugadores del presente. En mi Instagram pasan miles de fotos del presente, se suceden unas a otras, se queman, se empujan, se derriten. Y si el futuro es difícil de asistirle, al pasado algunos le abandonan en carreteras escogidas para ello. Le niegan.

Los ausentes claman venganza. Nos recuerdan que por ellos estamos en esta coctelera al que se le derriten los polos. ¿Les visitamos?

Nota: Es miércoles y este artículo se asoma triste… ya sé, tenéis sed de presente.

En octubre nacerá mi editorial: FlemingEd

FlemingEd!

Todo surgió en este e mail:

Estaba pensando: ¿Por qué no haces una editorial? Un ente aparte de tu persona. No sé cómo son las leyes sobre eso en España, por supuesto. Pero si puedes revisar, una editorial, una corporación independiente de ti y que no te comprometa. No sé si me explico. De ese modo puedes negociar con los escritores que quieras y representarlos. No sé, piénsalo. Tienes mucha gente con talento. 

Un abrazo. Melba G

Mira que quieres liarme Melba… Podría hacerlo fácil pues Fleming es una S. L. que tiene 150 alumnos y luego están los alumnos de FlemingLAb, (+ de 33) escritores. Me lo pensaré… tal vez lo ponga entre los proyectos de después del verano y consultaré a mi gestor pues creo eso (el tema legal es fácil)… J re

Y lo que surge en un e mail entre una escritora de FlemingLAB ya ha pasado al capítulo de proyectos de octubre. Era una comprobación natural del talento que me rodea y se activa disfrutando. Con ello comparto la futura FlemingEd, si alguno desea hacer un comentario es bienvenido.

Email para consultas del futuro proyecto, de vuestros proyectos de editar, o inclusive de deseos de participar en la editorial.

fleminglabwork@gmail.com

Saludos j re

Lo que nos quema: el algoritmo y la Doble Realidad

34066f6b02edd761e7cd80ce2848bd2c
Eyes of the soul

by j re crivello

Calculé que regresaría al desván, pero el azar me situó en el cuarto destinado a la pulpería, sobre una barrica de vino de Cuyo. Una semana transcurrió y me despedí definitivamente del mareante pedestal. (pág 194, Manuel Mujica Láinez, Misteriosa Buenos Aires)

Las redes construyen mitos y seguidores. Algunos son inmutables y de calidad, y otros se muestran con papeles intermedios. Para todos existe el minuto de gloria, desde el travieso desliz de una nalga a la foto descarnada de su ingreso en un hospital. La generación del Like se prodiga mostrándose desde el pedestal. La Doble Realidad se retroalimenta (1). Mientras me muestro la red me ofrece lo parecido, lo que es similar, lo que posee mis gustos. El algoritmo me retiene, me seduce, me incluye. Las comunidades están expuestas a la participación y al giro provocador, templado o soez, da igual. Un tal Pablo en Instagram sube imágenes de señoras depiladas alegres y llenas de salsa. Y una, y otra… Será que mi algoritmo me ha cazado, además de leer tengo una edad difícil, es como la lista que me retiene entre los que tienen edad para tener problemas auditivos y me llaman, me ofrecen los mejores aparatos para la sordera. La Doble Realidad se asoma, me rodea, me cita y por ella aparece un sinfín de necesidades humanas.

Me quema esta lastimera perdida de la privacidad. Ellos me conocen, me intuyen, me detectan. Uno de mis hijos (el ingeniero informático) hace unos meses abandono Face. Me dijo: — ¡no quiero que comercien con mis datos! Aquello que me pareció una boutade, hoy cuando me persiguen las lolitas, los audífonos, las consultas para viajar a Bariloche en agosto y etc, le doy la razón.

¡Quiero que me devuelvan mis datos privados!

 

Nota: defino como doble realidad a la malla que tejen los algoritmos de la Inteligencia Artificial para retenernos en una atmosfera fabricada en estándares basados en mis datos privados. Aparecerá en mi próximo libro: Car Rawson y la I. A.

Lo que nos quema: los triunfadores —02

50b2128e261ac86b925662085bf7f11c

by j re crivello

—¿Cuándo iremos a Buenos Aires, Majestad?

La nueva reina de Portugal, entrecerraba los párpados, como una gata. Ya no sería suya la corona de América:

—Pronto, Silvestre, pronto… ¿Estás cansado?

—Muy cansado, Majestad (pág 2015, Manuel Mujica Láinez, Misteriosa Buenos Aires)

 

Ronaldo se va del Madrid, aduce algo que solo podemos valorar los españoles venidos de fuera. Aquellos que hemos nacido en otros mundos y luego nuestro crecimiento se ha asociado a esta espléndida sociedad. La sociedad española vive grandes gestas, ama la vida, triunfa siendo fiel a su estilo, y combina algo difícil de concebir: un mundo de toreros en desaparición, vírgenes y procesiones, grandes deportistas en cientos de actividades siendo números uno, o cocineros que aman la vida y dan lecciones de creatividad y buen hacer. Pero allí está su sanidad, sus industrias (el 90% de los 3 millones de coches hechos aquí se venden fuera) o sus jóvenes.

Los jóvenes españoles están vestidos de traje y danza. Pero el relato se termina aquí, esta sociedad no acepta al triunfador, y le cuesta verse como triunfadora. Su pasión es igualar. Hay una panda de estimados reformistas de izquierda que quieren igualar. Despojar. No reconocer que el triunfador es la sed y la ciencia de cualquier sociedad.

En estos días asistimos a una escena: el dueño del imperio Zara dona 300 millones de Euros para aparatos para combatir el cáncer y los reformistas le rechazan. Pero no rechazan su donación, rechazan la obra descomunal de un grupo de españoles (100.000 empleados) que ha construido el mayor conglomerado de distribución mundial. ¡Es como si lo suecos rechazaran a Ikea!

Por ello como gran español de corazón, espero que los jóvenes se quiten este gran defecto y aplaudan a quien triunfa. A quien al conquistar su idea conquista a los demás.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: