Buscar

Barcelona / j re crivello

ugh, un ticket

Anuncios

Cataluña: La paz se hace con enemigos amargos -Isaac Rabin-

044086c7df86b7480902495d66a8088c

Me temo amigos que no puedo dejar de escribir respecto a este tema y pido disculpas por ello. -j re crivello

No hablaremos del conflicto árabe-israelí, sino cuando las diferencias llegan a la acera de bandos en los cuales uno de ellos se acerca al límite, y considerara al otro de menor calidad espiritual, con ello da luz al: supremacismo. Luego incuba el odio y un alma cargada de diferencias. Las lamentaciones se agrupan en una tensión que llena a la victima de promesas o fines antiguos que forman una nube donde se guardan ropas antiguas.

Esta solicitud de colmar el rencor encuentra su líder. Él somete a las viejas aspiraciones a más deseo de satisfacción ampliando su esfera de poder y  de objetivos. Lo que era una diferencia se enquista y el conflicto no soluciona los intereses nacidos de la fe. Pues la fe es tan solo una palabra que sujeta las emociones y lleva a la guerra.

Durante dos guerras mundiales los alemanes fueron en pos de la fe y solo la derrota cambio sus ideas por aceptar las diferencias y la democracia. La Guerra Civil —en el caso español concluyó con una amarga derrota de toda la sociedad por más que la consideráramos como la victoria de uno respecto del otro. Los años de la post-guerra mostraron que no había vencidos y reconstruir una sociedad en convivencia era una tarea de gigantes.

¿A cuento de qué viene todo esto? Tal vez se cierne un conflicto alrededor de Barcelona en la cual un 47% de esa sociedad supone que las experiencias aciagas de alemanes y españoles anteriormente no son suficiente aviso.

Tal vez si… o tal vez no.

Phillip Roth: “¿Por qué no ciegas ese pozo y cavas en otro lugar en busca de inspiración?”*

574f57afc0df952042f4b8e3db85e7c4

by j re crivello

“Los hombres envueltos en la tentación sexual son uno de los aspectos de la vida masculina sobre los que he escrito en algunos de mis libros. Los hombres que responden al insistente llamado del placer sexual, plagados de deseos vergonzantes y de la temeridad de la lujuria obsesiva, maravillados incluso con el señuelo del tabú; durante décadas me he imaginado una pequeña cofradía de hombres perturbados, poseídos por fuerzas enardecedoras con las que deben negociar y a las que deben oponerse”. Y concluía: “En consecuencia, ninguna de las conductas más extremas sobre las que he leído últimamente en los periódicos me ha sorprendido”*.

Tal vez alguno pensará que estoy hablando de escritura o de escritores, pero esta forma de acceder a las diferentes facetas de la vida: es la coherencia. Un señor estos días (Pablo) se ha comprado un hermoso chalé cuando llevaba años proclamándose obrerista. Ahora es coherente, pues ha dado paso a sus deseos burgueses. En suma cegar el pozo de la inspiración puede llevarnos a desnaturalizar nuestras vidas, tal vez lo más correcto sea dejar fluir aquellos aspectos que pueden ser la fuente de nuestra vida y aceptar que allí hay material para construir una personalidad compleja y rica.

Cuando damos pasos —los escritores, a nuestros personajes la norma interna es sobrevivir a su violencia y riqueza. En Chernobil un relato no acabado, exploro la relación entre un lobo y un superviviente de la zona de exclusión. En ambos sus ricas personalidades entran en contacto para conversar sobre su realidad y el futuro de un espacio aniquilado por la acción humana. En suma, cada aspecto de nuestras vidas se reduce o amplia si somos coherentes con las fuentes de inspiración y les dejamos fluir sin miedo. Por ello, despedir a este gran escritor es darle gracias por su lección de coherencia, algo que falta en muchos de nuestros colegas humanos.

Link *Carta remitida a Phillip Roth por su hermana que decía cambiara de tema en sus libros

Chernobil y el lobo Mor Link

En Fleming editaremos “Encarna Sanchez” por Julián Fernández Cruz

Encarna Sanchez port 4

Fleming Editorial se complace en anunciar la reedición de un clásico que vendió miles de libros y está descatalogado. Julián Fernández Cruz lo ha corregido en profundidad.

En esta biografía, Julián Fernández Cruz nos permite situar la vida de Encarna Sanchéz –la periodista Nº1 de la radio de varias generaciones-  y revela oscuras tramas que le obligaron a vivir algunos años fuera de España.

Con la precisión de un cirujano J. Fernández Cruz aporta documentos inéditos para transmitir una visión particular de Encarna.

¡Gracias Julián por la confianza depositada en Fleming y en mí, cuando sabemos que las grandes editoriales van detrás de este clásico de las biografías.

–j re crivello

A la venta en julio… para leer en vacaciones.

—¿Quién eres tú?

5f062eca3840bce26c7817f03711f3c4

by j re crivello

—¿Quién eres tú? —preguntaron al mismo tiempo trescientas voces mientras veinte espadas resplandecían en manos de los fantasmas que estaban más cerca.

—Ego sum qui sum —dijo. (Alexandre Dumas, Joseph Balsamo II)

Ayer en un sueño ponía en marcha dos pantallas y la tercera, aquella que podía mostrar toda la acción se resistía y aquello repetía sin cesar la imposibilidad de asir el verdadero rostro de la verdad. Cuando nos marchamos a dormir arrastramos con nosotros, o pre-ocupaciones o significados profundos referidos al día a día o lo que nos rodea. No desvelare mi trama, ni le propongo que haga Ud. la suya. Si, nos zambulliremos en porque soy quien soy. Las veinte espadas de los fantasmas de Dumas nos acechan, preguntan si dominamos nuestras vidas o la realidad nos empuja desordenadamente de un sitio a otro. ¿Confesamos?

Muchas veces hemos dado bandazos, como si nuestra alma alcohólica no atinara a sujetar las claves que nos rodean. Dirá una coach que conozco que nuestro presente está sumido en un pasado familiar que nos hace virar ora si, ora no. Ante ello imagino que más de un mortal desea vivir sin pensar sobre ese pasado angustioso, como la tercera ventana de mi sueño que no podía poner en marcha. ¿Qué es más sano? Reventar aquel código de medias verdades o seguir inmerso en esa sopa. De angustia, de reparos, de miedos.

Si suponemos como dicen verdaderos profesionales que la vida se construye con actos de amor y estos surgen de decisiones personales, que mejor decisión que reventar el código legado por nuestra familia.

¿Sera nuestro mejor acto de amor hacia nosotros mismos? #Adelante. Si ya sé: ¿Por dónde comienzo? Tal vez por: —¿Quién eres tú?

 

Nota

Asir

verbo transitivo

formal: Tomar o agarrar a alguien o algo, especialmente con las manos.

“asir la maleta; intentó asir al perro por el rabo; en una alternativa del combate volvieron a estar de pie y separados, buscando los dos la mejor manera de asirse con ventaja”

 

El Castillo de los Windsor: apariencia y realidad

b8eda0c39cf29679a75557ac9c4b4fc7

Lo digo amigos y no es vanagloria, cada día escribo mejor (este artículo y el de ayer lo demuestran) saludos, vuestro j. Estos artículos irán en un libro que solo tiene hasta ahora un nombre: 2018

“El cohete verde de Bombay cayó del cielo. Los pasajeros descendieron. Ocho mellizos dravídicos idénticos, vestidos de color caqui, asomaron de las ocho portillas de la cabina: los camareros” (pág. 192, Aldous Huxley, un mundo feliz)

En un sueño absurdo anoche se me rompió un zapato y regrese hasta mi departamento –en la séptima planta-. Tardé dos horas en llegar, la maratón me llevo hasta el piso 14 del edificio vecino al cual estaban interconectados. Los ascensores no funcionaban e inexplicablemente las escaleras no estaban señalizadas y para alargar la angustia los pocos vecinos no respondían acertadamente.  No hablaremos de sueños, ¿tal vez de la vida?

Las largas cadenas de decisiones nos llevan a territorios que no conocemos, en alguna conscientemente damos ese paso, en otras un error nos lleva a un sueño donde convenimos con personas largos rodeos.  Las señales ambiguas o de interés para confundirnos nos rodean. Y uno se pregunta, ¿no hago nada? ¿Me mantengo en el miedo? No hay receta, uno debe según la expresión española “tirar pal ante”, con ello romperemos la cuerda que nos mantiene en una posición de empate entre rivales.

Últimamente veo la serie Suits, de ella me fascinan los diálogos chispeantes, cortos y los roles que intercambian respecto de la maldad, la bondad, la influencia y el interés. En ellas trabaja una tal Meghan Markle quien allí es abogada en desarrollo y ahora es princesa en desarrollo. Entre ambas fanfarrias está el aprendizaje emocional, en una es ficción, en la otra también es ficción, pues vivirá en el mundo de los Windsor: una familia alemana que se hace pasar por inglesa y reina desde la manipulación de los gestos.

Regresando a mi sueño nocturno, diremos que el mundo feliz, es una mezcla de representación, decisiones valientes e intuición para acertar el camino. En el sueño esa noche dormí en mi departamento. En la vida real a veces nos podemos quedar prisioneros en el Castillo de los Windsor.

Si hubiera sido mártir, ¿Dónde estaría ahora?

0175a1cc6f3ce106492c5ddd7cba8238

by j re crivello

No lo sé. Depende solo de Alá. Dicen que hay vírgenes. Buena vida. Pero yo no lo he visto, sólo lo he escuchado. (p 195. Entrevista a M. Nimer Naife, terrorista palestino. Por Henrique Zymerman/Voces desde el centro del mundo).

La venganza imaginaria tan detallada por Nietzsche siempre reaparece. Imaginamos un Mas Allá que nos liberará de las traiciones o las injusticias presentes. Luego trasladamos a esos mundos lo que desearíamos poseer: mujeres vírgenes y buena vida. Nada tan alejado de nuestro presente.

¿Es tan difícil enfrentarse a la verdad? A la vida desigual que impone la injusticia y considerar otras vías para superarla. Cada vez que un predicador acumula una montaña de mentiras; cientos, miles están dispuestos a seguirle y los telediarios cuentan las gotas de sangre dispersas, con sus zooms y a veces en directo. No es fácil dar consejos, pero deberíamos abandonar los territorios donde la vida nos impone ritos, jerarquías, luchas de banderas o peleas tribales. Ya… cuesta mucho decirle a un prisionero que debe marchar y más si ha aceptado ser víctima y vivir en el victimismo. Pero podríamos dar millones de ejemplos de personas humildes que han abandonado la venganza imaginaria y han construido otras vidas. No sé, por citar los millones de cubanos que nadaron entre un mar de tiburones y miraron otra vida en Miami. Pero tal vez Anna Frank sea su mejor ejemplo. Vivió su apuesta no aceptando que su alma fuera encarcelada.  Dirá en su Diario:

– «¡Las mujeres deben ser respetadas! En términos generales, los hombres son tenidos en gran estima en todas partes del mundo, así que ¿por qué no pueden las mujeres tener su parte? A los soldados y a los héroes de la guerra se les honra y conmemora, a los exploradores se les otorga fama inmortal, los mártires son venerados, pero ¿cuántas personas ven a las mujeres también como soldados?».

Aquellos que emigran o no aceptan la venganza futura y prefieren elaborar un presente, tal vez les guie esta frase de Anna:

«No pienso en la miseria sino en la belleza que aún permanece».

 

El editor que es amigo de Dios: Entrevista a j re crivello

img siesta mejoradan
La siesta es el mejor sitio para crear

“Voto por las mujeres, a veces cuando creo una actividad de escritura pongo trampas a los hombres para que expresen su pasado femenino”.

Entrevista:

  • ¿Cómo Ud. pasa de ese momento de no tener ningún libro como editor a publicar 20 autores en tres meses?

La pizza me estimula. Bromas aparte, nunca pensé que tuviera cualidades para lograr poner el talento de otros en valor. Todo comenzó con un Taller de Escritura que fundé –y aun dirijo, en el cual se agruparon casi treinta escritores, algunos de ellos noveles otros con varios libros en su trayectoria. Un día decidí que debía crear una empresa digital de nuevo cuño, pues la que fundé hace veinte años es física, y los que trabajan en ella tienen resistencias al cambio, o diremos son felices trabajando en formación, pues lo hacen en el trato directo con niños y jóvenes, al cual en mi caso dedico con ellos cinco horas diarias. Luego me dije: ¡Da tú el salto! Siempre recuerdo cuando me reúno con un joven escritor al que dirijo y estimulo, (pues esa es otra de mis tareas, no solo edito sino que escucho y soy complice de sus proyectos) señalando mi portátil: ¡todo comenzó aquí!, en un metro cuadrado. Eso es otra faceta que me apasiona, poder llegar a miles de lectores desde un metro cuadrado.

  • ¿Cómo elige las obras o los autores?

Por intuición, soy entre otras cosas un hombre de marketing. Lo primero que hago es hacer una portada y enviársela. El autor, en la mayoría de los casos se sorprende. Luego conversamos sobre su idea, miro su manuscrito y llegamos o no a un acuerdo. Solo sé que la libertad es posible en la medida que mi autor elegido debe ser respetado en sus decisiones íntimas, pero soy profesional y debo encontrar el camino para que acepte mejorar su obra. Algunos lo aceptan, otros padecen y alguno me abandona.

  • Con tantos títulos que hay en el mercado español: ¿es necesario seguir produciendo tal cantidad?

Se lee más que nunca (en papel) pero en digital el hambre es tremendo. Nunca prejuzgo sobre la calidad de la obra que me confían, considero que todo escritor encontrará su lector. Algunos lo miden por la cantidad, como editor lo mido por la capacidad de acompañar al autor a cumplir su sueño.

  • ¿Cómo se relaciona con ellos?

De varias formas, algunos por wattsap, otros con el Messenger, otros con e mail y tan solo uno (y autor muy vendido por cierto) por el móvil y con otros tres cara a cara. Ellos saben que mi respuesta es rápida y directa. No esquivo, digo lo que pienso. Si necesita cambios, uso una frase sencilla: vamos a hacerlo mejor. A nuestro autor esa respuesta le da confianza.

5-Es compatible ser escritor y editor, pues ¿Ud. es escritor?

Escribo cinco artículos diarios en mi blog y uno para Mundiario. Me encanta ser digital, que el lector me diga cosas. Me muevo en la red con soltura y dedico varias horas del día.

Pero soy como una cebolla, mis capas se unen e intercomunican: soy profesor por las tardes de niños y adolescentes y por las mañanas escritor y editor. Diremos tal vez que en todos, trabajo sobre la comunicación, les observo, arrastro sus pensamientos, los uno buscando reflexionar respecto a sus vidas y la mía. Trabajo con personas físicas y digitales. Y algo que me apasiona, una parte de ellos viven en otras países, en otras culturas.

  • ¿Hombres y mujeres? ¿O qué porcentaje?

En alumnas las mujeres son más listas, ellos están dominados por los videojuegos. En el Taller de Escritura, más mujeres que hombres. No es problema de cuantos, sino de aceptar que nuestra cultura sería muy pobre si solo los tipos se expresaran. Voto por las mujeres, a veces cuando creo una actividad de escritura pongo trampas a los hombres para que expresen su pasado femenino.

  • ¿Cómo?

Estaban en el vientre femenino. Antes de ser hombres compartían una relación con un amor femenino.

  • ¿Algo que agregar?

Duermo la siesta 5 minutos cada día, mi abuela nacida en Torino me lo transmitió, allí nacen mis proyectos.

 

 

Nuevos talentos: Andrés Brett González firma contrato en fleming

IMG_20180514_162413

Ya lo anunciamos hace un año, Fleming editorial publicaría a nuevos talentos, a los cuales las editoriales miran por encima del hombro. En estos días han firmado contrato varios que iremos mostrando en las redes. Andrés escribe en Venezuela, como Miguel Ángel Carrera, o Awilda Castillo, sin comprometerles y respetando su esfuerzo por sobrevivir, Fleming esta con ellos.

-j re

(Agradezco a Pedro Rodríguez por esta caza de talentos que practica junto al equipo de Fleming)

Bio:

Eduardo Andrés Brett González nació en 01 de enero de 1994, en Estado Falcón, Venezuela. El mayor de cuatro hermanos, desde pequeño mostró su afición por las caricaturas y los cómics, lo que junto con la fascinación por los libros de sus padres y abuelos terminó por despertar su interés por la literatura, especialmente la ciencia ficción y la fantasía. Cursó sus estudios en la Unidad Educativa Autónoma Simón Bolívar, donde pasó el resto de su educación básica y secundaria dibujando personajes y escribiendo historias tanto para divertir a sus amigos como por gusto propio. Ya entrando en el primer año de secundaria había leído libros como “Cien Años de Soledad”, “La Isla del tesoro”, “El Silmarillion” y su favorito “El Retrato de Dorian Gray”. En cuarto año de secundaria incursionó en la escritura formal redactando una novela corta de acción titulada “Disfraz de una Guerra”. Se graduó del liceo en el año 2010, y aunque no dejó de escribir, decidió estudiar Derecho en la Universidad de Falcón, donde se tituló en 2014 con veinte años. Durante sus años de universitario se dedicaría más que todo a escribir poemas y a la escribir en su blog, desde política hasta historias que aún continúa escribiendo y además entra en el mundo de las artes marciales, practicando mma y wushu, lo que además de convertirse en otra de su pasiones termina de definir su forma de describir la acción en sus historias. El secuestro sufrido durante cinco horas en 2016  junto a su familia le inspiró a escribir Irathum: Los hijos de la Guerra, historia con la que busca fusionar el género fantasía y ciencia ficción. No dejaría de escribir con el plan de crear un universo de novelas dentro de la misma premisa. Durante seis meses se muda al Amazonas para trabajar en los tribunales penales, decidiendo regresar en octubre del 2017 a su ciudad natal. Actualmente ejerce funciones de secretario en el Tribunal Laboral.

Death of Eternity: V. V. Virchenko

Death ofEternity-1
Libro disponible en junio para que Ud. pueda ponerlo para sujetar el vaso con su dentadura postiza por las noches -j re

A la suegra de V. V Virchenko -muchos años antes de instalarse en Barcelona, su marido le obligo a realizar un curso en la Nomenklatura local. Al evento lo organizaba el Partido Comunista controlado por la mafia del Este de Siberia, el primer día y sucesivos, le llevaron a una encantadora salita con las fotos de Marx, Lenin y Stalin. Serian unas veinte personas, la mayoría trabajadores distinguidos de las fábricas de la comarca, al que luego regalaban vales para el supermercado de los funcionarios. A ella, además le entregaron un vale para asistir una semana a un balneario de Crimea. El curso lo daba un profesor llegado de Moscú del Instituto para combatir los desvíos de la Literatura y el Arte ruso. María pudo escuchar infinidad de historias que le parecían aburridas pero al final obtuvo una conclusión: “la base económica determina la superestructura de una sociedad. Y su ideología es quien manda en su época” –y repetiría aquello a quien quisiera oírle. Ante lo cual, al ver el territorio dominado por el contrabando, María concluyo que la forma de pensar de su gente era de una ciudad sin ley. Pero ¿Cómo le diría a su amado marido que debían marcharse?

Grigori era un destacado comerciante de la zona, tenía buena relaciones con la mafia local, y sabia pagar puntualmente su protección, pero su posición era cada vez más difícil. El fin de la utopía socialista le había llevado a demasiados cambios y por ello acepto que la ley –aunque  aún pervivían las leyes socialistascomenzó a considerar que seguir sin ellas era demasiado peligroso. Antes –en la época de la URSS, el jefe del partido informaba lo que quería Moscú y todos se alegraban de la Patria Socialista, pero ahora la fuerza del coloso Chino hacia que la ruta de los contrabandistas creciera y con ello los pleitos se resolvieran en el rigor del asesinato. Su mujer, su adorada María le había hablado por primera vez de España hacia tres años y en su despacho tenía una fotografía de Barcelona. Desde que decidieran marchar, les había sido imposible vender sus propiedades y esa noche por fin tendría la entrevista con I. Sajastan, un repudiado cabeza negra de la mafia que suponía seria sensible a un acuerdo de gestión de sus intereses. “¡Era imposible vender!” –pensaba Grigori. La Nomenklatura se apoderaba de todo, pero mantenía aun en esta zona la ficción de que la propiedad no debía ser traspasada de uno a otro, solo aceptaban un alquiler, con ello las grandes fortunas del contrabando encontraban propiedades a precios ridículos. La reunión era a las siete, por ello abandono su reflexión y se vistió para ver a Sajastan. Llego al Ayuntamiento cerca de la hora convenida, el frio siberiano marcaba veinte bajo cero. Le hicieron pasar a un salón donde los tres retratos de Marx, Lenin, Stalin le miraban como focas de un circo de aquellos que actúan en las zonas cálidas de Rusia. Solo una mesa y dos sillas. En aquella inmensidad, de salón estilo estalinista, se veía ¡tan pequeño! Se abrió la puerta y un hombre con cara de oso pudo saludarle desde el fondo –a casi ¡veinte metros suyo! Se dirigió hasta la mesa y le indico se aproximara. Como se hacía en estas tierras, se dieron un abrazo y tres besos que rubricaron el comienzo de la negociación. Al sentarse, en Sajastan pudo observar sus ojos quebrados de vodka y aquel dijo:

—Grigori Stepanov tengo en mis manos el informe del profesor venido de Moscú sobre su mujer. María Ristock ha obtenido un diez de promedio y ha participado con un trabajo sobre  la base económica  y como su influencia actúa en nuestra sociedad; y  le extendió un pergamino. Y por ello –continuo-, hemos aceptado que Ud. y su mujer se trasladen a Barcelona una temporada para aprender nuevas técnicas. El Partido ha aceptado –continuó Sajastan, ceder a mi nombre la gestión de sus propiedades por la que pagare un alquiler de mutuo acuerdo. Como Ud. sabe no se puede ni vender ni comprar su titularidad, al ser un estado socialista y estar abolida la propiedad privada. En su caso –continuo-, la excepción viene desde hace 50 años cuando su padre participo en la guerra y ayudo a socializar esta región. Si está de acuerdo, le ruego firme aquí. Grigori con una letra ordenada y firme dio tres trazos redondos y puso un punto debajo de la V de Stepanov; luego I. Sajastan le dio una copia del original con un sello inmenso que ponía PCUS; lo siguiente fue con sus manos huesudas y recias, abrir el cajón y sacar una botella de vodka y dos vasos. Se lo bebieron y Sajastan pregunto:

— ¿Piensa regresar de Barcelona? Grigori midió su respuesta y dijo: “todos los veranos, el médico me ha recomendado pasar los inviernos allí que son más suaves”

—El lunes haremos el traspaso, le visitara un señor, de nombre Mijostan que se ocupara de todo –dijo Sajastan. Grigori le dio el abrazo y los tres besos de rigor. Al salir por un largo pasillo que le llevaba a la puerta del Ayuntamiento, seis ojos le escrutaban desde un lateral. Las imágenes de Marx, Lenin y Stalin se despedían, pudo avanzar hasta entrar en aquella noche gélida que bañaba la calle de nieve y viento. Y luego su corazón se disparó.

Nota

Grigori Stepanov firmaba con un punto debajo de la V cuando sus documentos eran forzados por la mafia local. Su amada María Ristock se marchó a Barcelona dos días después de que le alquilaran sus propiedades y enterrara a su marido. Al dejar su tierra dijo: До свидания!*

*¡Hasta luego!

Silvia Salafranca edita con Fleming Editorial

Relatos de una youtuber portada-1

Tenemos el placer de anunciar que Silvia Salafranca ha publicado sus relatos en e-book (y en los próximos días lo hará en papel. ¡Gracias Silvia por tu confianza!

Link a relatos de una Youtuber

Imagen de Silvia firmando el contrato

20180516_190004

Death of Eternity: V. V. Virchennko & Olga Fioronova

 

6d8dec5308235cd3848d6996a17fa5f2
Trust no one=no confies en nadie=tatuaje de Olga Fioronova

Amigos presento a otro personaje que aparecerá en mi libro de relatos de junio: Death, y es Olga fioronova. ¡Que la disfruten -j re crivello

V. Virchennko fue detenido el domingo a las 23 horas, justo al término del partido Barcelona/Real Madrid. Le esposaron y le trasladaron a la comisaria que está en plena Ramblas de Barcelona. En el interior un policía tomo sus datos, le hizo las fotos de rigor y le unto la lengua con un líquido especial para luego pasarle un algodoncito de limpiar las orejas. Su ADN seria cotejado con los rastros dejados en el apartamento de su suegra. Ella había sido asesinada el viernes a las 21:30, era una rusa que tenía casi 62 años, rubia, llena de joyas y que se peinaba en el saloncito para emigrantes de la calle San Ramón, en pleno corazón del Barrio Chino. Esta amable señora era dueña de un apartamento inmenso a dos calles de su peluquera. Había venido con su hija y V. V. Virchennko hace seis años en plena euforia de la construcción. Pero detrás dejo una buena fortuna amasada en los canales clandestinos de la Nomenklatura siberiana. Su marido fallecería antes de dar el cambio de domicilio, por lo que Madam María Ristok pudo llegar a un acuerdo con la mafia local quien por una comisión le cuidara sus negocios. Diremos también que María R, era redonda y de sangre caliente, llenaba sus vasos de vodka con una mezcla inventada por ella de limón y azúcar y solía repetir el siete. Es decir siete vasos que ponía en hilera y sorbía uno detrás de otro, luego quien le seguía el envite y más si era varón se disputaba una noche de devoción a su gentil dueña.

Para V. V. Virchenko, su suegra era una persona hostil y maleducada que manejaba el dinero a su antojo. Él consideraba que después de la crisis que se abatía en España lo correcto era volver a Rusia y poder por su parte gestionar los negocios –de Madam Ristock y tener una vida tranquila. Diremos que el ultimo dialogo entre ambos aparece en el atestado policial y es una muestra de las dificultades para que su suegra entendiera su razonamiento. En el periódico local para ser precisos publicaron un extracto dos días después del asesinato.

—María Ristock deberíamos marchar a Rusia –dijo V V Virchennko apoyado en la nevera.

—Tú puedes marcharte, mi hija y yo vivimos muy bien. En este barrio hay rusos, pakis, moros y sudamericanos y  mucho sol

—Pues entonces podría pasarnos una asignación mayor para vivir

— ¿No puedes con 5000 Euros? Eres un vago, ¡un vividor!    –clamó María. Todo lo que tienes te lo doy yo. Si fueras a Rusia a administrar nuestro patrimonio ¡la mafia te cortaría el cuello!

—María Ristock –dijo Virchennko yendo hasta la salida de la cocina: es Ud. Una… ¡desgraciada! Todo lo que tiene es de su marido. Le… Y se marchó dando un portazo. V. V. Virchenko desde aquella discusión planearía con cuidado el crimen. El viernes era el mejor día, en Barcelona la gente se va de cervezas o tiene esa alegría de final del trabajo. Subiría a su piso y le rajaría el cuello con un cuchillo que le regalo para su 60 cumpleaños, luego se iría de tapas. No se darían cuenta hasta finales del domingo cuando sus vecinos regresan de la playa y quedan para ver la tele. Si le detenían sería extraditado a Rusia pero allí con una buena suma en tres años le dejarían en la calle. Y su mujer: ¿qué diría? Ella también odiaba a su madre, solo debía esperar en Barcelona hasta que regresara. Y luego vendería todo lo de allí, para instalarse en una ciudad al lado de la playa. En general diremos que todo se cumplió, le detuvieron, le metieron en la Modelo, le extraditaron y un año después con una buena suma en Rusia le dejaron salir por un error de la policía española al confundir el ADN del cuchillo de cocina de su yerno que lo usaba para preparar la comida para los tres miembros de la familia los fines de semana.

V. V. Virchennko regresó a Barcelona y se instaló en una casita al lado de la playa cerca de Salou. Como cada sábado, mantuvo su costumbre de cocinar para su mujer y su hijo de un año. Aquel día, había comprado para hacer una paella marinera y quiso cortar los calamares en finas rodajas, en ese momento recordó el juego de cuchillos de su suegra que tenía en el garaje. Fue hasta allí y se trajo una cajita de color rojo con dos frases en ruso en su portada. Al abrirla, se disparó un fino dardo que le dio en la cara. Aquello fue posible, al sostenerse en un complejo mecanismo que se activaba con la apertura. V. V. Virchennko se rio con fuerza y se lo quito para lavarse la cara y secarse la delgada grieta que rasgaba su pómulo. Él era un hombre rubio de ojos azules y una sonrisa delicada y seductora, no era muy alto pero poseía un físico fuerte y recio. Ante tal estupidez decidió tomarse una copita de vodka y plegar el mecanismo tan astuto pero ineficaz. Sorbió su copa y cayó muerto en el acto. La mezcla de vodka y el veneno que recorría su sangre le tumbo. Su suegra María Ristock había nacido en la región de Siberia de Aga Buriatia, en su capital Aguínskoie, allí sus habitantes utilizaban los dardos para dar muerte a sus enemigos con retardo y cuando estos disfrutan de una buena copa.

V V Virchennko tampoco prestaría atención a las dos palabras en ruso que precedían la tapa de la caja: Do svidaniya! (1)

(1)Hasta luego. Pero esta historia permitirá conocer el nacimiento de una gran mafiosa, su esposa e hija de su suegra: Olga Fioronova

Death of eternity: R. Row

national-geo-january-1980-001

Amigos les presento otro personaje que aparecerá en mi libro Deah en junio: R. Row -j re

La Imagen es de National Geographic año 1980

Del profundo Oeste. Nos mira, se agita. Para R Row que en la imagen tiene 12 años su pasado es una espita abierta hacia aquella tarde en que sus padres cayeron en el fuego del granero: lo explicaríamos de manera telegráfica: “un rayo dio contra la cosecha de heno de hacía dos días y el incendio abrazo toda la granja. Una hilera de cerdos escapo por la trampilla que había dejado abierta, algunos caballos murieron chamuscados, pero alrededor de 9 cabalgaron por el rio que llevaba garganta abajo, hasta donde se refugian en un dique las alimañas de esta comarca. R Row lloraría varias tardes, hasta darse cuenta que a sus padres los había enterrado en el manto verde que ondula hasta llegar a la colina, desde la que pueden verse los finos trazos de los Menonitas, los cuales son vecinos  desde hace años. También pudo pensar que si ya no estaban sus progenitores, la granja que había tenido su familia durante generaciones se la quedaría su tío soltero. Un tipo recio, libre, acostumbrado a pelearse en el pueblo luego de dos copas, con los hombres casados con mujeres de mediana edad y… además con los Menonitas. Era un mal comienzo, vendrían días en que la paja crecería hasta llenar el surco del valle, aquel que el imaginaba desde su ventana ya desaparecida y confundía cuando joven, con las ancas de rana del abrevadero, y luego, con las suaves pantorrillas de su vecina la Menonita que se escapaba para darle algún beso a hurtadillas. ¡Estaba fastidiado! Nada era tan feo como el futuro con su tío W Row. Hizo un puchero y echo a llorar. Detrás de una maleza algo se movió. Se contuvo y dejo que aquella presencia se aclarase. Una lánguida voz dijo:

— ¿Estás solo?

—Si

—Ven, te mostrare una sopa de junco que he robado. R Row se estiro por debajo de un sándalo de textil con flores. Se parecía a ella, ¡era ella! La Menonita le encandilo con sus ojos azules y rápidos. Ella y su sonrisa de arena, le recitaron una canción:

“We been spending most our lives living in an Amish Paradise”

R Row se mantuvo alejado de la granja de su tío desde los 12 años hasta los 18. Durante aquel tiempo vivió en casa de una familia amish, muy cerca de donde vivía su amiga B. Rang. Ella era preciosa, cada dos noches se veían en el abrevadero y sus propios deseos les unían cual cascada. ¡Dame aquello, siento lo mismo que tú!, o ¡déjame ver dentro de aquel espacio cubierto de vello! Nadie conocía sus encuentros, durante el día la rutina de la comunidad y sus estrictas normas le impedían conversar. En aquella larga siesta de alejamiento de su hogar paterno, R Row sabía que a los 18 podría reclamar la casa paterna y expulsar a su tío, un miserable que veía a hurtadillas desde la colina. Tanto si fuera verano o invierno las alocadas estaciones agrandaron la fosa de odio y venganza que solo paliaba el profundo amor por B. Rang y un espacio que en verano devoraban las flores de estos árboles olorosos y alegres traídos desde América del Sur, por un pastor que vivió allí entre indios y culebras al borde de un inmenso rio que tragaba la sed, -según describía- y refería a unos que hablaban un idioma prosaico y lánguido venido de Europa. Para él, esa casucha –la de sus encuentros- era un látigo en el frio del invierno, ramas, dos mantas y una cama aérea que colgaba de dos árboles. Nadie era capaz de entrar allí, le protegían un barrizal que surgía de un manantial y unos pinchos de púas, la cual, una rozadura daba una inflamación que llamaban “de la oruga roja”. De pequeño él había roto esa profunda maleza por un árbol viejo y casi muerto y desde allí entraban sus dos almas. Y… un nervio de ternura.

— ¿Qué hacéis aquí? Bronca era la voz del pastor menonita que les descubriría. Bronca de él y sus tres acompañantes.

—Estamos viendo pasar el tiempo –respondió Brenda Rang

— ¡Quitaros de allí! Os llevaremos al pueblo y el consejo dirá. Tres días después R Row volvía a atravesar  el límite de las dos propiedades. Había sido expulsado y tenía 18 años y tres días. Al golpear la puerta de su granja, su tío le abrió. Una mirada feroz y amarrada al volcán, le guio hasta una salita llena de botellas de güisqui y un sofá raído de color marrón.

— ¿Dónde has estado estos años? –pregunto su tío

—Al lado, en casa de un menonita.

— ¡Joder! y yo buscándote por todas partes –grito su tío moviendo sus dos manos hasta retenerlas a la altura de la cabeza.

— ¿Puedo quedarme? –pregunto R Row

—Ya no queda nada para vender… ni liar –respondió su tío. Me pensaba marchar a casa de una amiga que tengo en el pueblo y cerrar esto. Ya no tengo animales, ni siembro. ¡Quédatelo! Al fin de cuentas es tuyo. R Row contestó con solo una mirada. A la mañana siguiente su tío se marchó y el atravesó el linde de la tierra en dirección a los menonitas. Primero visito al jefe del clan, una larga charla dispuso la solución. Por su parte regaló a la comunidad la mitad de sus tierras, y ellos le cedieron  algunos animales y ayuda para comenzar. Luego fue solicitar el permiso para visitar a Brenda Rang cada domingo una hora para conversar en casa de una tía.

#La colina siguió dando su fe –al final de la tarde. R Row al fin, liberaría su alma del frio que le dominaba

 

Miguel Angel Carrera publicado en Fleming Editorial

portada 1

La poesía puede ser un gran aliado, les invitamos a leer Mil vidas Vividas -hoy en e book, próximamente en papel -j re

Link a Amazon

J. Price (y el 048)

4a95ba04cb3366c608edf8729b4282c1

J Price aparece en Death of Eternity en junio -j re

J Price se compro una lata de cola y se la bebió en el metro. Poco a poco hasta que frente a su asiento dos tipos le rebanaron una oreja por 10 Euros. Ya en el Hospital el médico de guardia le pregunto: ¿No pudo recoger su oreja? En tan desespero y soledad, J Price solo pudo asegurar que en la línea 1 de metro -que va por el corazón de Barcelona- unos moros con miradas llenas de odio le dijeron: «La pondremos en el cus cus de esta noche» ¡Maldita gente!        -carraspeo antes de llorar amargamente. El médico hizo una llamada de comprobación desde ese mismo cuarto de operaciones. Era al 048, un extraño e indeciso departamento que el Ayuntamiento había creado para frenar los robos a los turistas y donde aparecían las cosas más insólitas.

Una voz de alguien que parecía masticar un chicle, le atendió y respondió a su duda

—Acaba de entrar una oreja de no más de 7 centímetros y medio envuelta en hielo. Una señora mayor de la calle Unió, 24, la recogió a la salida del Metro de Liceo. Se la envío por SEUR si Ud. paga los gastos. R. Parson dijo que sí. Un médico de urgencias era como la diosa de la fortuna, y entre ellas estaba pagar de su bolsillo la recuperación de una amarga estadística implantada por la derecha para controlar los resultados médicos. Ahora le quedaba convencer al cirujano para que se la colocara antes de las 12 horas.

—Ha llegado -dijo su ayudante instalado en recepción. Solo habían pasado 15 minutos y la oreja estaba allí. El 048 era muy eficiente –pensó. Ya le habían hablado de este servicio, capaz de encontrar desde una braga roja del ultimo carnaval, hasta objetos inútiles tales como una Biblia del cura de la tercera escalera, o hasta un Vademécum con indicaciones de cómo administrar curaciones con plantas exóticas garabateado al lado de cada medicamento de la industria química.

¡Ya está! –Se le oyó decir por el pasillo de la planta camino de la operación que devolvería la oreja a su dueño-. Pero el 048 seguía dándole vueltas en su cabeza.

#Clara y sentida forma de reciclar necesita nuestra sociedad: desde sus robos hasta sus heces.

Nota:

El reimplante comenzó a las 00:09 y pudo acabar a las 00:14. Una oreja rosada bailó con su nuevo dueño.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: