Buscar

Barcelona / j re crivello

Escritor y Editor

A la venta en mayo

Los primeros dos libros salidos de la imprenta – j re.  Imperio de Esteban Suárez Miceli, en exclusiva en fleming y en Sant Jordi

Sant Jordi y vacaciones

Hola amigos, me voy unos días de vacaciones, regreso el lunes, y el 23 estaré firmando mis libros con otros 6 escritores. Saludos y buena Semana Santa para todos y vuestras familias

J re crivello

Te esperamos en Sant Jordi -Día del Libro-. Fleming Editorial estará en La Rambla de Vilanova con 9 de sus escritores

#SantJordi2019

Presentaremos los libros de Diana Gonzalez, Valentí Gómez, j Re Crivello, Melba Gómez, Francisco J. Martin, Lucas Corso, Julián Fernández Cruz, Verónica Boletta, Esteban Suarez.

He visitado la biblioteca de mi hijo: —03 El desamor y Eduardo Punset

“Lo que sugiere la ciencia moderna no es, simplemente, que el desamor desentierra los miedos que de niño empapaban la ansiedad de la separación de la madre […] sino cuando somos adultos no disponemos de más herramientas para hacer frente al desamor que las que teníamos de niños para combatir la ansiedad de la separación” (1)

Una separación es regresar a aquellos espacios donde construimos nuestra personalidad. Es la caverna de los miedos de niño. Ud. y yo vivimos allí, ese espacio que sentíamos nuestro pero que sabíamos que algún día llegaría el momento de traspasarlo, de abandonar la relación con nuestra madre. Es el apego, y su contrario la muerte por abandono.

“De cada cien mujeres asesinadas, casi la mitad muere a manos de su marido, ex marido, novio y ex novio” (2)

¿Que despierta en los hombres el abandono, que a algunos les lleva hasta el asesinato? Es aquel momento de su niñez que se separaron de su madre. Diremos que en el adulto podría haber desarrollado, haber interaccionado con otras u otros.

Dirá al respecto Eduardo Punset en su libro que “los adultos enamorados tampoco cuentan con estas interrelaciones […] la inhibición y desconexión emocional desencadenadas por la pasión les impide ver otra cosa que no sea su bien amado” (3)

A veces me pregunto ¿Cómo pueden existir tantos asesinatos por maltrato en la sociedad española? Tal vez detrás late esta antigua ansiedad de la separación de la madre. La mayoría de los adultos poseen las mismas herramientas que cuando niños para enfrentarse, y está en la base del apego familiar y como este fue vivido.

Y en esto también las mujeres y los hombres somos diferentes. Pero Punset nos advierte, el desamor surge más nítidamente en aquellas personas que separan nítidamente el amor del deseo. ¿Existe esta gente?

Yo siempre fui muy enamoradizo ¿Y Ud.?

Notas

Eduardo Punset El Viaje al amor. Pág. 241 (1), (2) (3) Editorial Book.net

He visitado la biblioteca de mi hijo: El Sr. I —02 y la conspiración de los Números

Esta serie de artículos nacen de la lectura de los libros que hay en la habitación de uno de mis hijos en nuestra casa. El Sr. I, ya es independiente y vive en Madrid  -j re crivello

En la conspiración de los números, de Olga Roig (1) aparecen interesantes aportaciones sobre la relación entre los números y las creencias. Al abordar el 1, nos recuerda que este número pertenece al ámbito de lo divino, algo tan diferente del cero (0) al que pudimos acceder a través de su ausencia, y los primeros en descubrirlo fueron los mayas, quien utilizaban una concha en el año 36 A. de J.C.

Pero regresemos al uno, en el libro cita a la Biblia en Gálatas 3,28: No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque sois uno en Cristo Jesús” (2)

Este número es un comienzo, un acercamiento a la idea de Dios, recordemos que Kant sostiene que solo poseemos pocas pre-ideas, una es Dios, la otra, la idea de libertad. Pero no puede existir la unidad sin la dualidad. El dos es un número moderno, es el que pertenece a la Sociedad Líquida. Aquel que nos solicita compromiso y se aleja a la vez. Aquel que permite vivir sin angustia pues sabemos que es nuestra piel moderna. Pero, ¿qué pensaban los mayas con respecto al cero?: “según la mitología maya, los señores de la Noche (o Señores del Infierno) estaban comandados por la Muerte, también llamada cero (3)

Es un mito moderno, en Juego de tronos, ya observamos a los señores de la Muerte que llegan para acabar con la sociedad construida sobre la envidia, los celos, el hambre del poder. En suma, vienen en busca de la duplicidad, de esta capacidad de los humanos de inventar la cultura, la competencia, la emulación.

¿Aceptamos que la sociedad pueda estar gobernada por los números? Los mayas todo lo contaban. En la sociedad líquida donde la Inteligencia Artificial y los robots se basan en algoritmos tal vez estemos a un paso. ¿Un ejemplo?

La Unión Europea quiere introducir en 2020 el radar que mide la velocidad dentro de nuestro coche. Viajaremos regidos por un algoritmo…

¿Follaremos también?

O como hacían los mayas “cada año a modo de ritual, se organizaba una pelea a muerte entre dos hombres, uno de los cuales representaba el Cero, que siempre tenía que perder. Si ganaba, lo arrojaban por una escalera, y así garantizaban que el mundo seguía existiendo”(4)

Notas:

(1)La conspiración de los números Olga Roig, Libros Cúpula

(2) (3) (4) Ibídem obra pág. 194

Notre Dame

View this post on Instagram

So sorry to hear about #NotreDame 🖤

A post shared by Amandeep Singh (@inkquisitive) on

He visitado la biblioteca de mi hijo: El Sr. I —01

Esta serie de artículos nacen de la lectura de los libros que hay en la habitación de uno de mis hijos en nuestra casa. El Sr. I ya es independiente y vive en Madrid  -j re crivello

Hoy parto de un libro inmenso Holocausto de los autores Debórah Dwork y Robert Jan Pelt, con 600 páginas hace una construcción de este periodo negro de nuestra historia europea. Un poema de Miklós Radnóti nos plantea la crueldad de la muerte, del fin de aquellos que son diferentes y los nazis pasean por sus campos sin más. Muchos de sus familiares murieron en Auschwitz, él después de participar en tres servicios a su patria —Hungría, fue asesinado por la Organización Todt, organización austriaca al servicio de la empresa estatal nazi responsable de la construcción de las infraestructuras militares. Cuando fue encontrado muerto le acompañaba su libro de notas, allí aparecen estos poemas llenos de fe, silencio y amor a la civilización:

Caí a su lado; su cuerpo boca abajo,

Tirante ya como la cuerda a punto de romperse.

Así terminarás: un tiro en la nuca.

Y me dije susurrando: túmbate sosegado,

Pues ahora la esperanza florece dentro de la muerte.

Der springt noch auf*, me dice una voz desde arriba.

En mis oídos, sangre seca, mezclada con la inmundicia. (1)

A Radnóti lo envían a un campo de concentración en 1944 en Bor, Serbia. Ante la presión de del Ejército Rojo, los nazis crean la marcha de la muerte, un término que “ha sido utilizado extensamente en el contexto de la historia de la Segunda Guerra Mundial por víctimas e historiadores para referirse al traslado forzoso de miles de prisioneros por parte de Alemania nazi, en su mayoría judíos, de los campos de concentración nazis cerca del frente de batalla, hacia el interior de Alemania” (2). Radnoti está entre los 3200 húngaros que van en la marcha, pero el 9 de noviembre en Abda (Hungría) es fusilado junto con 11 prisioneros que le acompañan. Su libreta le acompaña y es encontrada junto con su cadáver 11 meses después en una fosa común.

Radnóti nos habla del destino común humano, de la fuerza espiritual de los que vencen a pesar de dar su vida. De una comunidad construida sobre valores, dice un fragmento de su poema:

En este caos de cambios, tú estás en mí, permanente,

Profunda en mi conciencia brillas, como un movimiento eternamente gastado

Y silencioso, como un ángel despavorido ante el gran carnaval de la muerte,

O como un insecto en el tronco podrido de un árbol, representando su funeral. (3)

Notas:

*Nota del traductor Él todavía se levanta hacia arriba Pág. 44

(1)Radnóti, The complete poetry, pág. 277

(2) (Fuente Wicki)

(3)Ibídem, pág. 277

Miguel Angel Carreras y Mil vidas al TOP 100 de Amazon

Lo que comenzó como una solicitud por mi parte hace dos días para que descargaramos de Amazon este libro de poemas de Miguel, para conocer su obra y protestar ante Maduro y defender el talento venezolano que emigra (entre ellos Miguel) ya lo he llevado al TOP 100 de Amazon

Gracias! Link para descargarlo Gratis

·  Clasificación en los más vendidos de Amazon: n°115 Gratis en Tienda Kindle (Ver el Top 100 Gratis en Tienda Kindle)

·  Clasificación en los más vendidos de Amazon: n°204 Gratis en Tienda Kindle (Ver el Top 100 Gratis en Tienda Kindle)

La dura lucha por la visibilidad

Escribir siempre he dicho que no es “un oficio de angelitos”, pero la tarea de situar los relatos en las redes de un grupo de escritores (al día de hoy 27) tampoco es tarea fácil. Algo que he aprendido es que los libros se venden poco si eres una escritora o escritor poco conocido, pero con una potente red te pueden leer mucho.

Y aquí recuerdo una frase de Melba Gómez: “los escritores queremos ser leídos” Y de esta manera fundé el proyecto MasticadoresdeLetras.

De lo que se trataba era conquistar lectores que apreciaran la calidad y poco a poco fueran subiendo las visitas. Para complicarlo un poco más serian tres Masticadores con ámbitos geográficos distintos, el de España de escritores que participan de mi tutoría en el Taller de Escritura, y a los de USA y Latinoamérica los reclutaría personalmente.

Para ello mi agenda ha crecido y contiene el mapa de las colaboraciones cada diez días de tres continentes. Ahora puedo decirlo. ¡Ya estamos aquí! La visibilidad es una red de complicidades con autores y lectores, pero tiene secretos:

Es gratuita, pues nadie gana dinero, pero si le leen. Debe ser coordinada y regular pues a los lectores les gusta seguir a quien leen. Y debe poseer una red que garantice que aquello ocurre como por magia.

Pues ya… ¡Tenemos magia!

Un siguiente aspecto ha sido montar una red potente de canales, y los canales no son sencillos, primero, es evitar que se quieran aprovechar de ello sin dar nada a cambio. Con lo cual es saber limpiar. El siguiente aportar valor, o sea que sean lectores de verdad, gente que ama leer sentado en la taza de wáter o en el tren (siempre digo que cada día se dan 250 millones de viajes en la periferia de Barcelona, que es donde vivo y todos van conectados). Muchos escritores lo conciben de una manera individual (como yo lo hice) pero las sensibilidades y estilo atraen a más lectores.

Y con ello he llegado a una comunidad de 50.000 lectores, que no estaré satisfecho hasta la cifra mágica de 100.000. Y donde están (en mi blog Barcelona/j re crivello que es un gran motor), en los tres Masticadores, en los tres grupos de Face Masticadores, Escritores Indies, La Senda, en un club de solo 100 lectores en Messenger al que se accede por invitación y en un canal cultural de Telegram.

Si amigos, la visibilidad es una ardua tarea.

¿Nos acompañas?

Puedes solicitar información en fleminglabwork@gmail.com o… aportar valor, creatividad, estilo, iniciativas.

Les invito…

Hola amigos, les invito a descargarse el poemario de Miguel Angel Carrera Farias  que estará en abierto y gratuito los días viernes, sábado y domingo.

Miguel ha tenido que emigrar de Venezuela hacia Perú con ello damos  a conocer su obra y protestamos contra este gobierno infame.

Saludos J re crivello

El link de gratuito estará disponible mañana viernes aproximadamente 10/12 horas mañana de España.

Clara y el Penedés

Amigos, aquí vivo y escribo, el Garraf, el Penedés -j re crivello

Clara amaba hasta un diminuto tallo de perejil. Luego se murió este verdor y se quedó muy sola. Ya ni atrevida, a veces intensa, dejo caer sus nalgas en una silla de color marrón, de madera y paño desgastado. En ese mismo espacio se había montado en un antiguo amor. Y sentir que uno se despoja en tan poco espacio es una aventura efímera. Ella había descorchado una botella de tres cuartos, tinto, oloroso. Del Penedés. Sin fama de gran vino, pero nacida en una viña donde las ondulaciones de la tierra acaban en el mar. En sus ricas villas costeras de Vilanova o Sitges. Muchas veces al estar ebria, las tres botellas a sus pies le vestían de miedo, de quedar borracha y necia ante el cumulo de hombres que deseaban vaciar su malhumorada caja de esperma. A todos les había rechazado. Menos a uno o dos. Eran el pasado. Eran fuertes espasmos, de risa, de fetiche, de paseos por el viñedo de sus abuelos, de sus padres, en suma, propios. Ni siquiera el trozo de pan, el aceite y el ajo, en una bandeja a su lado le cerraban el vientre. Tenía apetito. De amar, de follar. Pero desde esta silla donde veía una pradera verde que se rompía en la autopista a Barcelona, se decía: “Ni me atrevo a confesarle que le amo -desde los 5 años”. Como cuando en la esquina de la plaza se tocó su mano, desprevenida, en mi vello. Desde ese increíble y absurdo día no le vi más que de tanto en tanto. Cuando era invierno y la viña estaba seca y los terrones de tierra se rompían casi juntos al fin de la hacienda. Por las tardes le podía observar poner estacas donde las antiguas.

Nada era tan falaz como amar desprevenida de gracia. Nada era tan increíble como desde esta silla dejarse abandonar en el sueño de alguien que no sabía que le rodeaba cual avispa llena de miel y silencio. Sintió un leve sonido. El timbre de la puerta grande dejo escuchar un murmullo. Desde aquella entrada irregular hasta su posición eran pocos metros. Y, en tan solo unos segundos detrás, escuchó: “Hola”. Un tipo alto y frio estaba en el rellano. Clara no se inmuto, o intento disimular como su corazón latía despejando traviesas de ferrocarril. Abandonada a su suerte, respondió al intruso que imaginaba en aquella Hacienda que estaba en sus sueños. “Hola”.

_Tu padre me ha dejado pasar –dijo él.

_¡Ah! ¿Qué te trae por aquí?

_Te parecerá idiota, pero mi tío me dijo que estabas en la casa y me dije: Iré a saludarla

_Podrías haber usado el teléfono –dijo ella.

_Sí. Aunque me intrigaba saber cómo te había ido en la ciudad durante estos meses. –dijo, para agregar: ¿estabas allí desde diciembre?. Aquella pregunta dio vueltas, mientras ella seguía en su sitio y el de pie, brotándole la angustia. No se sintió mal. Es más, agarro una silla y la puso casi enfrente de aquel archipiélago que ella había construido. Le miro y sonrió. Ella retiro la pierna izquierda que flexionaba encima de la silla y presa del pánico, inclusive sonrió. La sed de agua del viñedo en un julio relleno de masas de sol y violentas olas de calor, daban a las hileras verdes de racimos y hojas un sentimiento pasado. Pero estaba vivo y dispuesto a madurar antes de septiembre. Ella pregunto:

_¿Haremos la vendimia juntos? El estiro su mano hasta dejar que rozara en su piel. Otra sonrisa brava e indecible volvió a salpicarles. En esta tierra de cálidos inviernos y veranos violentos -de sol, la vid rodea con su extraña pericia a sus pobladores. Ellos tejen creyendo ser los dueños de la espuma de sus caldos, pero la madre tierra hábil les convence de estar quietos unos con otros. Luego, los lazos de amor se empecinan en encontrarse y a someterse. Testigo es, el agua que bulle en la playa. Cada segundo, cada porfía de brillante sed les obliga a anudar grandes destierros en Barcelona -del que Clara regresaba cada cierto tiempo o, asomarse al amor o, a redondas noches de vital y autentica sesiones de piernas entrecruzadas hasta el alba.

Clara sintió que él ahora estaba listo para el compromiso. Se quitó el chicle. Y le besó. La planicie de vid se agitó ante la brisa que venía del mar.

La máscara -03: ¿Fin de la igualdad social?

“Tomemos un ejemplo. Supongamos que, en un momento determinado, cierto número de personas trabaja en la manufactura de alfileres. Trabajando –digamos– ocho horas por día, hacen tantos alfileres como el mundo necesita. Alguien inventa un ingenio con el cual el mismo número de personas puede hacer dos veces el número de alfileres que hacía antes. Pero el mundo no necesita duplicar ese número de alfileres: los alfileres son ya tan baratos, que difícilmente pudiera venderse alguno más a un precio inferior. En un mundo sensato, todos los implicados en la fabricación de alfileres pasarían a trabajar cuatro horas en lugar de ocho, y todo lo demás continuaría como antes. Pero en el mundo real esto se juzgaría desmoralizador. Los hombres aún trabajan ocho horas; hay demasiados alfileres; algunos patronos quiebran, y la mitad de los hombres anteriormente empleados en la fabricación de alfileres son despedidos y quedan sin trabajo. Al final, hay tanto tiempo libre como en el otro plan, pero la mitad de los hombres están absolutamente ociosos, mientras la otra mitad sigue trabajando demasiado. De este modo, queda asegurado que el inevitable tiempo libre produzca miseria por todas partes, en lugar de ser una fuente de felicidad universal. ¿Puede imaginarse algo más insensato? (Russell, 1932).

“Todo parecía buena idea: producir allí era más barato, se deshacían de los problemas laborales, podían aumentar el beneficio para los accionistas y además ganarían a medio plazo un gran mercado, el chino. Esta estupidez salió mal”. Esteban Hernández El confidencial

Y salió mal, pues vemos una gran concentración de la riqueza en manos de unos súper ricos. El modelo se ha disparado las Elites acumulan tanto poder que pocas corporaciones mantienen las decisiones en sus manos. Hemos generalizado el modelo de China al mundo. Con ello han caído los salarios de las zonas más ricas, la socialdemocracia ha estallado y solo le votan en España (donde aún ser de izquierda es una definición personal de vida o muerte)

Y el pleno empleo solo es posible en Alemania con un salario mínimo de 1400 Euros mes, pero que en Serbia o Bulgaria es de 300 y en España de 790 Euros mes. Estas disparidades han aumentado las diferencias dentro de la Unión Europea, pero han despertado una emigración masiva hacia las zonas más ricas, por ejemplo el salario medio en Cuba es de 10 dólares al mes o el promedio de Africa que va de 40 Euros a 200 Euros en Marruecos.

Con ello vivimos una centralización del capital tan aguda que hasta el Fondo Monetario ya lo advierte, y los salarios tan bajos aumentan la desigualdad convirtiendo al mundo en China y disparando hacia zonas más alejadas la producción sustituyendo a China como tractor mundial de la producción.

Ello han comenzado a disparar las presiones proteccionistas, y el ascenso de los partidos ultraderechistas. ¿Asistimos al fin de la socialdemocracia? Es probable, pero la civilización que se aproxima es impredecible, entre ella la quiebra de los sistemas de jubilación de la Europa rica. Por ejemplo España, con un déficit de pensiones del 1,5 % del PIB y una clase media agobiada por la presión fiscal. Sanchez quien gobernará ya no podrá usar la deuda como Zapatero, pues desde aquel lejano socialdemócrata a este hemos pasado de 400,000 millones a 1 billón de deuda.

Las decisiones serán duras. ¿Dejaremos de hacer alfileres? Rebajaremos las jubilaciones hasta un límite razonable como insinúan algunos economistas, o como dice el economista Santiago Niño Becerrra:

“Será una era de precariedad laboral. Al nuevo modelo al que nos dirigimos cada vez es menos necesario el trabajo. En parte, está provocado por el desarrollo tecnológico que está sustituyendo el factor trabajo. El volumen de producción estaba antes en el centro del sistema capitalista, pero ahora se está desplazando hacia la productividad, la eficiencia y la flexibilidad. Y esto tiene implicaciones muy profundas. La única manera de adaptarse a este contexto es devaluar salarios. El trabajo cada vez valdrá menos. El mismo puesto de trabajo estaba mejor pagado hace diez años. Habrá entre un 10% y un 30% que vivirán muy bien manteniendo sus puestos de trabajo vinculados a las grandes corporaciones. El resto de gente no lo pasará bien”. Link a El Economista

La máscara de la igualdad socialdemócrata habrá caído.

Mis libros Capita(lis)mo y La Aldea Líquida aparecerán en 2019

“En los próximos 30 años 150 millones de africanos emigrarán a Europa”, Stephen Smith, antropólogo, autor de “huida a Europa”. Por ello he escrito 2018 Memoria e Inmigración.

También he publicado Los Monos humanos, luego Bios y Robots, una reflexión sobre la primera etapa del cambio de humanos a Bios/Robots y las secuelas en la consciencia personal de cada uno de nosotros.

Me queda aún por publicar Capita(lis)mo, donde aparecen mis lecturas de juventud cuando con 20 años daba clases sobre El Capital De Carlos Marx, y La Aldea Líquida, una aproximación a los fenómenos de la sociedad contemporánea y sus formas de relacionarse, que continúa la reflexión de Z. Bauman.

Considero que esta etapa habrá acabado a finales de 2019.

Tal vez estos cuatro libros resumen mi forma de pensar de los últimos treinta años en los cuales he evolucionado desde la izquierda al centrismo. Y desde la visión de un capitalismo equilibrado a uno salvaje y desde una sociedad basada en las normas morales a otra laxa y frágil. La tarea puede estar cumplida, queda juzgar al lector.

J re crivello

La mascara 02: La libertad genera angustia

Amigos esta serie me incomoda, y cada día busco dotarme de paciencia para dominarla –j re

“El existencialista, cuando describe un cobarde, dice que ese cobarde es responsable de esa cobardía” Jean Paul Sartre

En cualquiera de nuestros actos nos comprometemos plenamente, pero la libertad de elección genera angustia. Consideramos que en la Sociedad Líquida la aceptación de un compromiso efímero puede liberarnos como diría Sartre de esta “pasión inútil”. Pero caminamos por unos senderos que siempre generan espacios en los cuales la soledad, el posible abandono, las refriegas de amor que no se asientan están cercanas a nosotros. Vemos en la televisión seres efímeros, acicalados, con plásticos y geles inyectados pero aburridos de esta dificultad por comprometerse con relaciones largas o profundas.

Estamos sometidos a un exceso de juventud, de querer mantenernos en una libertad de intercambios efímeros.

Esta mañana cuando iba al gimnasio, paso a mi lado una madre joven en el carro iba su hija de 6 o 7 años, y en sus manos un móvil que disparaba imágenes. Eran las 8:30. Luego imaginé que al llegar a su realidad la niña atravesaría una crisis de desapego de sus fantasías, de aquel mundo de satisfacciones efímeras y tendría que lidiar con el malo de la clase, o la buena, o las miles de etiquetas que pueblan nuestra civilización.

Y se dotaría de una máscara para sobrevivir. Tal vez allí reside nuestro desgarro, vivimos aterrados, escondidos detrás de máscaras para no mostrar nuestra autenticidad. Y si nos las quitamos, pensamos que quedaremos:

#desnudos.

Pruebe a quitársela…

¿Aparecerá este libro? ¿o lo quemaré?

Mañana La máscara -03: El capitalismo salvaje

Barcelona/ j re crivello bate otro record!

Gracias!
Acabo de superar en mi blog en tres meses la cifra de seis meses del año pasado

La máscara (La aldea Líquida)—01

“Los bosques —de donde la gente siempre había recogido combustible, fruta y el bambú con el que reparaban sus casas—se habían convertido en zonas prohibidas, vigiladas por hombres vestidos con el uniforme de alguna compañía semimilitar privada” (1)

Hablar de la privatización es como meterse en los tipos conformistas de izquierda que afirman: todo es un cenagal y con solo eliminar el capitalismo habremos solucionado nuestros males. La frase que abre este artículo esta en Tiempos líquidos de Zygmunt Bauman y aunque coincido en mucho con él, aquí manifiesta: “que la masa de seres humanos convertidos en superfluos por el triunfo del capitalismo global crece sin parar” (2). Y aunque es fácilmente comprobable este fenómeno, el capitalismo global a diferencia de aquel que conocíamos a mediados del siglo XX lo único que hace es poner en la carretera aquellas desigualdades previas de ámbito nacional. Ahora las esparce. Logra que millones de seres humanos busquen una salida a sus vidas. Pero… ya no tomaremos el Palacio de Invierno. O al menos esa no parece ser la solución.

La máscara del capitalismo incuba cambios, es difícil predecirlos. Uno puede construir un discurso de izquierda al estilo Podemos en España y le aplaudirán. Tal vez hasta logre algún escaño. Pero la imparable máquina del cambio capitalista (o del tardo capitalismo) busca otras vías, si regresamos a El capital, allí la universalización del valor (o sea convertir al planeta en capitalista) ya se ha logrado.

¿Y ahora de que se trata?

De una lucha público-privada? Tal vez no. Podríamos decir que vamos en varias direcciones:

a) Salvar al planeta de su colapso. O sea convertir a la Tierra en un gigantesco ser humano que se autorregula y recicla

b) Evitar que la libertad colapse bajo las ambiciones de los populistas que solo explican las bondades de su paraíso para hundirnos en la fe ciega.

c) Asumir que los individuos deben vivir y convivir como decía Stuart Mill, dando a los demás su cuota de felicidad y no apropiándose de ella.

d) Lograr una comunidad de mujeres y hombres más equilibrada abandonando el dominio de sexos que arrastramos desde que éramos monos.

e) Dar el salto fuera de la Tierra. Dar el salto fuera de nuestro cuerpo físico. Dar el salto a una comunidad de humanos, animales y robots.

Las tareas que nos esperan son arduas y el capitalismo es aquel que mejor se adapta a nuestra piel. Es nuestra máscara vital, a la que irremediablemente regresamos cuando decimos que deseamos escapar de él.

Por ello, tal vez sea mejor asumir que de lo que se trata es de reconocer que nuestra piel es nuestra identidad y cambiarle será más fácil. La sociedad líquida es un primer intento de asumir que los intercambios presiden nuestros destinos y que haber abandonado el reino animal nos desposeyó de máscara y decidimos rellenar ese espacio con religión, fanatismo, guerras. Hemos fracasado en esos intentos por cubrirnos, por mostrar nuestra nueva realidad.

#Los humanos conocidos han llegado a su fin.

Notas:

(1)Jeremy Seabrook, Podwer Keg in the slums, The Guardian, 1 sep de 2004

(2) Pág 45, Z Bauman, Tiempos líquidos

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: